Educación

La escuela Mitre celebra 100 años enseñando buenos valores

La escuela Mitre cumplió un siglo el 4 de abril, pero el acto oficial será este lunes. Fue una de las primeras que incorporó la modalidad NINA

Sábado 02 de Julio de 2022

La escuela Primaria N° 88 Bartolomé Mitre, en Paraná, transita el año de su centenario. Si bien el aniversario fue el 4 de abril y ya hubo una serie de actividades alusivas, el lunes a las 11 se realizará el acto oficial para celebrar 100 años al servicio de la educación, enseñando sobre todo buenos valores a los chicos.

Con gran alegría la comunidad educativa se prepara para esta instancia, a la que invitaron a autoridades provinciales y locales.

La escuela Mitre lleva 100 años al servicio de la educación..jpg
La escuela Mitre lleva 100 años al servicio de la educación.

La escuela Mitre lleva 100 años al servicio de la educación.

Ana María Loizaga es la actual directora del establecimiento y contó a UNO: “Se trata de un acto protocolar en el que vamos a recibir a los invitados para compartir una reseña de la historia de la institución y números que prepararon los talleres”.

Situada en calle Pronunciamiento 1.087, en el barrio Belgrano, la escuela se caracteriza por ser una de las primeras con modalidad NINA en la provincia. Fue hace 10 años cuando se extendió el horario de clases para incorporar distintos talleres que les posibiliten a los chicos que concurren complementar su aprendizaje, y brindando contención en este ámbito a los alumnos que viven en la zona y en otros barrios.

Los estudiantes concurren a la escuela de 8.30 a 16.30. “En el turno de la mañana se dan las horas pedagógicas del primer ciclo de la Primaria, es decir, de primer a tercer grado; y a la tarde tienen talleres. En el segundo ciclo, que corresponde a cuarto, quinto y sexto grado, es al revés: tienen los talleres por la mañana y las horas pedagógicas por la tarde. Y el nivel Inicial va a la mañana”, contó la directora.

En los talleres se realiza un acompañamiento al estudio en todas las áreas, como Matemáticas, Lengua, Ciencias Sociales y Naturales. “Después hay talleres de artes visuales, ajedrez, inglés, tecnologías de la información y al comunicación (TIC), que es toda la parte de computación; también tenemos huerta, teatro; y en otras épocas había un taller de circo que era muy lindo. Vamos variando, de acuerdo a los intereses de los chicos y demás, pero todos tienen un enfoque lúdico, es decir, enseñando a través del juego, ya que sino sería muy pesado para los chicos que vienen tantas horas”, indicó Loizaga.

La escuela Mitre fue una de las primeras en incorporar la modalidad NINA..jpg
La escuela Mitre fue una de las primeras en incorporar la modalidad NINA.

La escuela Mitre fue una de las primeras en incorporar la modalidad NINA.

Actualmente hay 150 chicos que asisten a la escuela Mitre, aunque el número suele fluctuar durante el año, según explicó la directora: “Es una característica que en el barrio, los llamamos ´golondrinas´. Por ahí los padres se van del barrio, después vuelven; hay algunas familias con conflictos, no todas”, comentó, en referencia a la situación de un barrio que históricamente estuvo signado por la postergación, y agregó: “El barrio Belgrano es conocido también como La Pasarela. Hay períodos en que hay más conflictos sociales y todo se vuelca en la escuela. Es inevitable”.

Ante este panorama, que muchas veces genera el desánimo de la comunidad, la institución educativa juega un rol fundamental en la contención social de los chicos, contribuyendo además a satisfacer en ocasiones necesidades que en los hogares con mayores dificultades no pueden, como por ejemplo el alimento: “En la escuela los chicos ingresan y desayunan, después tienen sus clases, sean talleres o las horas pedagógicas; al mediodía se les sirve un almuerzo y por la tarde, antes de retirarse, toman otra merienda”, contó la directora.

Esta situación de vulnerabilidad se hizo más evidente a partir de la pandemia, sobre todo cuando las clases presenciales fueron suspendidas y la virtualidad pasó a ser el principal soporte de trasmisión de saberes. Sobre este punto, señaló: “Cuando comenzó la pandemia, en 2020, estaba en la vicedirección, con la parte pedagógica específicamente. Y realmente fue un desafío enorme organizar la escuela de modo virtual, un trabajo titánico. Fue de un día para otro, con pocas herramientas, con poco manejo de las mismas, más allá de que algunas docentes tenían mayores conocimientos de informática”.

La escuela Mitre transita su centenario..jpg
La escuela Mitre transita su centenario.

La escuela Mitre transita su centenario.

Loizaga destacó que pudieron llevarlo adelante, redoblando los esfuerzos, para que los alumnos pudieran seguir aprendiendo, y manifestó: “Muchos tenían el problema de no tener una herramienta, un celular o una computadora para recibir las cosas. El gobierno nos acompañó con unos cuadernillos de trabajo que nos enviaban desde el Consejo General de Educación (CGE) pero muchos padres no podían buscarlos tampoco, así que se los acercábamos nosotros, llevándoselos a los que viven más lejos. Acá hay chicos de barrios como Anacleto Medina, Gaucho Rivero y de otros más alejados también, inclusive hay algunos que viven en Miguel David al final. En este proceso realmente se puso el alma, pero no es lo mismo el chico que viene a la escuela a aprender que el que lo hace desde lo virtual. Esto se nota, dejó sus huellas en los alumnos”.

En este sentido, observó: “Por ejemplo, los chiquitos que empezaron primer grado en 2020 actualmente tienen muchos problemas de aprendizaje, hay que hacerles un acompañamiento especial para muchos de ellos. Va llevar mucho tiempo revertir esto, pero estamos en eso, tenemos psicopedagogas que nos ayudan, estamos todo los días en el aula viendo cómo avanzan los chicos y buscando estrategias para que todo alcancen el nivel que esperamos de ellos”.

“Este año, por ejemplo, estamos trabajando con el Plan de Lectura implementado por el gobierno, que está muy bueno. Nos han proveído de libros para todos los chicos, cada uno tiene el suyo. Y hay todo un acompañamiento pedagógico para incrementar ese plan para fortalecer la lectura, porque con la pandemia y todo eso, en los chicos se nota el atraso que hubo en consecuencia”, dijo.

LEER MÁS: Mutual CreSer donará una bandera a la escuela Mitre

Trabajar en un contexto en el que las dificultades están a la orden del día tiene, no obstante, sus satisfacciones. Y sobre esto, Loizaga reflexionó: “Siempre pienso que la mayor paga que tenemos los docentes es ver los chicos que llegan a la meta y el cariño de ellos, porque eso es amor verdaderamente sincero. Cuando llegamos a la escuela, corren a abrazarnos o nos traen dibujitos que hicieron. Está su corazón plasmado en un dibujo y nos ponen ´te amo seño´. Para mí eso no tiene precio, va más allá de todo”.

Acto seguido, remarcó: “Por eso, estar hoy acá, en la escuela y en este momento histórico, es un orgullo y un honor para mí. Es un momento importantísimo, muy trascendente, porque si uno se pone a pensar que son 100 años que se viene sosteniendo la escuela, la educación, es algo fuerte; y en esto destacamos que las sucesivas generaciones han estado poniendo el hombro y trabajando para que la educación hoy sea una realidad, siendo tan necesaria, tan útil, porque entendemos que es la herramienta de transformación y de cambio que tenemos”.

“Por ahí, en general, no se da a la educación el lugar que debe tener, se priorizan otras cosas y está más relegada. Pero la educación es algo fundamental”, concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario