Secciones
La Provincia

La escuela de Comercio de Victoria define su nombre

El próximo 20 de noviembre se sabrá cual será el nombre ganador. Personalidades internacionales, nacionales y locales fueron propuestas por la comunidad educativa

Domingo 11 de Noviembre de 2012

El próximo 20 de noviembre se sabrá cual será el nombre ganador que designará a la escuela de Comercio de VIctoria. Personalidades internacionales, nacionales y locales fueron propuestas por la comunidad educativa. En toda la ciudad la gente opina, y el semanario La Semana invita a hacerlo en sus páginas..


La votación es abierta no sólo a la comunidad educativa, sino a la comunidad en general, y se realizará en el horario de 14 a 21 en la sede escolar de Centenario 288, donde comparte el edificio de la escuela normal Osvaldo Magnasco.


Los nombres que podrán ser elegidos fueron propuestos desde los distintos estamentos que conforman la comunidad educativa de la institución y figurarán en las boletas destinadas para tal fin.


Nombres propuestos para la elección de la denominación definitiva de la escuela:


“Teresa de Calcuta”
“Mariano Moreno”
“Raúl Guilisasti”
“Dr. René Gerónimo Favaloro”
“Dr. Domingo Santo Liotta”
“Mayo de 1937”
“Prof. Cándido Montenegro”
“Elsa Capatto de Trucco”
“Cosme Giordano”
“Elsa y Ofelia Capatto”
“María del Carmen Murature de Badaracco”
“Mario Brassesco”


Fundamentaciones
“Teresa de Calcuta”: no es necesario ahondar en la personalidad de esta monja albana que desarrolló su obra principalmente en India, donde su labor por los pobres ha sido reconocida incluso con el premio Nóbel de la Paz. Baste recordar que cuando el papa Pablo IV le regaló un automóvil para que lo usara en su trabajo, ella lo subastó para abrir un hogar para ciegos y una casa para leprosos. Teresa de Calcuta -dice la fundamentación- demostró la veracidad del lema de la institución: “las dificultades y las luchas, son la escuela de los vencedores”.


“Mariano Moreno”: además de su reconocida labor política y periodística en los albores de la Patria, fue un ferviente defensor de las libertades, entre ellas la de comercio. Adhirió a las ideas de la Ilustración y tradujo El Contrato Social, de Jean Jacques Rousseau, obra que publicó en La Gazeta de Buenos Ayres. Fue un defensor de los derechos de los pueblos aborígenes en épocas en las que no eran incluidos en la comunidad. Fundó la primera biblioteca pública e impulsó las actividades económicas y por sobre todo fomentar la educación sobre el Comercio. De él, tras su muerte en altamar, dijo Saavedra: “hizo falta tanta agua para apagar tanto fuego”.


“Raúl Guilisasti”: poseía una fuerte personalidad que, ante su presencia, despertaba hondo respeto. Dictaba la asignatura Matemáticas con solvencia y claridad, lo que contribuía a que los alumnos lograran la compresión y la asimilación de los temas enseñados. En su función de vice director su trato era cordial y respetuoso mediante un dialogo fluido y ameno. Escuchaba con interés los casos que se les planteaban buscando siempre una justa solución.


“Dr. René Gerónimo Favaloro”: Es poco lo que se puede decir de este gran médico argentino y que no sea de conocimiento público. Baste recordar que fue el primero en realizar un by pass, una técnica que ha salvado millones de vidas. Tas la apertura democrática fue uno de los integrantes de la Conadep. Gran defensor de la educación, fundó la universidad que lleva su nombre, de la mano de su fundación.


“Dr. Domingo Santo Liotta”: este célebre médico entrerriano (nació en Diamante), es el único de los propuestos que aún vive. En 1955 desarrollo una técnica de diagnóstico precoz del tumor del páncreas y ampolla de vate. En 1958 realizó sus primeros trabajos sobre el corazón artificial, en Córdoba, y tras la publicación de los resultados de sus estudios fue contratado por Baylor College, en Houston Texas como director del programa de Corazón Artificial. Fue director del Conicet.


“Mayo de 1937”: es la fecha fundacional de la institución.


“Prof. Cándido Montenegro”: es imposible homenajear a todos aquellos que formaron parte del plantel de la primera hora y que con su esfuerzo iniciaron el camino, por eso tomamos el nombre de quien fuera el primer rector y en su figura reconocer también a los que lo siguieron (Deglinnocenti, Raúl Quintana, Giordano, ect).
 

“Elsa Capato de Trucco”: Fue exalumna, personal docente y jubilada de la institución. Ya desde su cargo docente propugnaba por el progreso y desarrollo social y cultural de la misma. Para ello emprendió diversas acciones tales como: organización del Festival de la Historia y el Canto, con miras a integrar a la comunidad con la escuela. Gestiono merienda para los alumnos, acción que impulso más tarde el comedor que actualmente funciona en los turnos que posee la escuela. Organizó una bolsa de trabajo que mediante conexiones, consistía en gestionar empleos para los alumnos, así mismo estos estuvieron cursando sus estudios. También constituyo el ropero escolar, que solventó las necesidades de los alumnos carenciados y el gabinete de computación con lo que se implementó el taller de informática (Asignatura computación) en la currícula de la escuela en sus inicios. Formó parte de la comisión por edificio de la escuela y autor participe de las fiestas del día de la madre.


“Cosme Giordano”: fue el rector de más larga duración en el cargo, sumando más de 25 años frente al mismo. Fue un intento impulsor por el edificio propio de la escuela de Comercio. Promulgó el festival de la Historia y Canto como también la Organización de la Biblioteca de la Escuela con la entrega al alumnado de los equipos de libros, cada uno por materia.


“Elsa y Ofelia Capatto”: Dedicaron gran parte de su vida a la escuela. Elsa, aun después de haberse jubilado, cumplía estricto horario para atender la cantina. Sus nombres son absolutamente representativos para nuestra comunidad educativa. Se preocuparon por atender las necesidades de la escuela, de su alumnado y de sus familias en cuestiones socio-afectivas y muchas veces económicas y laborales. Elsa fue fundadora del comedor escolar para el turno nocturno. Ambas colaboradoras de primera línea en el Festival de la Historia y el Canto (evento que distinguió por muchos años a la escuela de Comercio ya fue conocido a nivel Nacional).


“María del Carmen Murature de Badaracco”: La reconocida historiadora victoriense fue propuesta por haber sido docente del establecimiento. Historiadora. Poeta. Escritora. Ciudadana ilustre. Presidenta de la asociación Sanmartiniana.


“Mario Brassesco”: Intendente. Austero. Realizador de obras y honesto en su gestión.
 

Invitación
En los medios radiales muchos fueron los nombres que se propusieron algunos muy ligados a la historia de la institución y otros no. Hasta no faltó quien tirara nombres de políticos cambiando el eje de la discusión. Para los que quieran opinar y fundamentar, La Semana pone a su disposición el correo electrónico: semanario@lt39am980.com.ar.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario