Secciones
Tensión y protesta

La dificultad de ejercer control en la vía pública de Paraná

El episodio de violencia en torno a la venta ambulante, refleja el permanente uso ilegal de los espacios públicos. La dificultad del control

Sábado 25 de Septiembre de 2021

Luego del violento enfrentamiento entre vendedores ambulantes en la Peatonal San Martín de Paraná, volvió a quedar expuesto un histórico e irresuelto problema en la ciudad, que es más amplio que la situación irregular de ocupación de espacios en el centro, y se replica en barrios y en zonas de la costa. Pese a que está expresamente prohibida la venta ambulante (o callejera en este caso) se sigue dando en la capital provincial, en algunos momentos más que en otros, y frecuentemente coincidente con las crisis económicas y sociales. Su control es una tarea difícil.

Es un viejo reclamo de los comerciantes de la Peatonal, canalizado durante muchos años por el Centro Comercial e Industrial, aduciendo competencia desleal de la venta callejera, en contraposición con los altos costos de tributos que tienen que afrontar los locales inscriptos.

Luego del violento suceso del miércoles por la noche, se retomaron los controles por la Municipalidad. Ayer se vivió otra jornada de tensión, como tantas otras similares en los últimos años: con la intención de ejercer el poder de policía, inspectores municipales impidieron a vendedores ambulantes instalar sus puestos, conforme las ordenanzas vigentes que prohíben instalar puestos en la calle o vereda.

Eso derivó en la convocatoria y protesta de un grupo de estos vendedores damnificados, que se expresaron frente al Palacio Municipal.

vendedores ambulantes.jpg
La dificultad de ejercer control en la vía pública de Paraná

La dificultad de ejercer control en la vía pública de Paraná

A estos puestos, una singular característica paranaense, se suman los manteros que periódicamente, se instalan en la Peatonal. Se los retira, se les dan nuevos emplazamientos –como la construcción del Mercado de las Pulgas en calle Perú–, pero siempre retornan: en las principales fechas comerciales, como vísperas de fin de año, se instalan ante la vista del gran público.

Son muchos quienes coinciden en que la violenta pelea entre vendedores ambulantes “foráneos” ocurrida el miércoles por la noche solo fue una más de otras tantas, con la excepción de que la viralización de su video puso en evidencia estos enfrentamientos que se vienen repitiendo.

En el caso de la venta ambulante, se trata de una problemática compleja: por un lado, están quienes viven y sobreviven gracias a ella, impedidos de acceder al empleo formal.

Hay otros, que desde hace décadas y respaldados con documentación y normas habilitantes, pueden hacer uso del espacio público para vender frutas y verduras. Más que ambulantes, son puesteros fijos en determinadas veredas de calles o esquinas del centro.

Pero lo cierto es que la venta ambulante está prohibida por ordenanza municipal.

reclamo puesteros paraná 5.jpg
La dificultad de ejercer control en la vía pública de Paraná

La dificultad de ejercer control en la vía pública de Paraná

Sin embargo, fuera del centro, la ocupación irregular de la vía pública es también significativa: ya no solo es de ocasionales ventas en la vía pública; se usurpan amplias franjas de terrenos públicos en lugares como el Parque Humberto Varisco, o de la costa del río Paraná, por el norte –Camino Costero–, en el noroeste de Bajada Grande o en el sudoeste de los anegadizos.

Embed

En muchos barrios también, se levantan construcciones privadas como cocheras, invadiendo el escaso espacio de veredas.

A la vera de las vías del ferrocarril, algunas de ellas fuera de operatividad desde hace décadas, se fueron dando asentamientos irregulares. O al borde de los distintos arroyos.

La ocupación irregular de la vía pública resulta un emergente de una realidad social crónica y estructural, y cuya complejidad social amerita una planificación organizada. Pero también son solo una parte de una problemática urbana mucho más amplia, que tiene que ver con una sociedad que debe repensar su forma de integración, vinculación y de normas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario