Secciones
Menem

La decisión de Menem fue determinante para concretar el puente entre Victoria y Rosario

La Roma entrerriana cambió a partir del enlace vial con Rosario, en cuya concreción el expresidente Menem tuvo un rol preponderante.

Domingo 14 de Febrero de 2021

El 22 de mayo de 2003, cuando se inauguró el enlace vial entre Rosario y Victoria, el nombre del expresidente Carlos Menem estuvo presente, tanto en las referencias y también en las omisiones. Él fue quien, siendo presidente, le había dado un impulso sostenido sin el cual no hubiera podido llevarse a cabo una obra de esa magnitud.

Ese acto contó con la presencia de autoridades nacionales y de los gobernadores Sergio Montiel y Carlos Reutemann, de Entre Ríos y Santa Fe. Ocho días antes el riojano había resignado sus aspiraciones presidenciales después de ganar ajustadamente la primera vuelta electoral sobre Néstor Kirchner. No resucitaría al cuarto día, como había dicho junto al obrador del puente, en Victoria, en 1999.

Sin embargo, unos meses antes, Menem había tenido su momento junto a la monumental obra que cambió para siempre la vida de la Ciudad de las siete colinas y de toda la región. Fue el 20 de setiembre de 2002, cuando aún en campaña por la presidencia, fue autorizado por los empresarios que construyeron el enlace a cruzarlo en auto, pese a que aún no estaba habilitado, para llegar a Rosario y realizar allí actividades proselitistas.

Los medios santafesinos dieron cuenta en ese momento de la frialdad con que se refirió al hecho el actual senador nacional santafesino Carlos Lole Reutemann, tal vez el delfín político más exitoso de Menem, quien actualmente se apresta a competir por un nuevo mandato en el Senado nacional.

La obra fue parte del recordado spot de campaña Menem lo hizo, y lo cierto es que no se trataba solo de una estrategia publicitaria, sino que el dos veces presidente había sido un protagonista central para su desarrollo.

El exgobernador santafesino Jorge Obeid –ya fallecido, que había nacido en Diamante– recordó en 2013, a 10 años de inaugurado el puente, que la obra fue posible porque ambas ciudades trabajaron juntas para conseguirlo, también por el trabajo de las administraciones provinciales suya y de Jorge Busti, y por la decisión del entonces presidente.

Embed

El exmandatario santafesino contó que asumió la conexión vial como el gran proyecto de su primera gestión como gobernador, y que desde el primer momento advirtió “el apoyo monolítico” que obtendrían las gestiones que realizara ante el gobierno de Carlos Saúl Menem. “Había mucha gente trabajando desde hacía tiempo en este viejo sueño, no sólo en Rosario sino también en Victoria. El problema era que la obra sería muy costosa y que resultaría muy difícil interesar a los porteños para hacerla”, recordó Obeid. Y añadió: “La clave era convencer a Menem para que la Nación se involucrara”.

Se sabe que la idea del enlace ya estaba en la cabeza del subprefecto Ángel R. Piaggio cuando en 1898 se lanzó a la tarea de construir el primer canal de navegación hacia Rosario, y junto a isleños cavaron a pala y pico el cauce del arroyo Campana; uniendo así las aguas del Barrancoso con las del Timbó Blanco. Desde entonces, diferentes gobiernos habían tenido siempre como objetivo concretar la conexión, o al menos avanzar en ese sentido.

La decisión política

Lo que ocurría era que la obra no podía autofinanciarse, y sin el apoyo nacional resultaba de imposible concreción.

Menem sobrevoló la zona para conocer de qué se trataba y se organizaron pedidos a la Casa Rosada -para que la apoyara- por parte políticos, empresarios, funcionarios, concejales, representantes de la Bolsa de Comercio y de la Universidad Nacional de Rosario.

Del lado entrerriano también hubo un fuerte apoyo a la iniciativa.

bienvenida
La obra fue parte del recordado spot de campaña "Menem lo hizo".

La obra fue parte del recordado spot de campaña "Menem lo hizo".

Cuando inicialmente Menem aprobó avanzar con el proyecto, se dispuso que la Nación otorgaría un subsidio de 100 millones de dólares y los estados provinciales de Santa Fe y Entre Ríos pondrían 3 millones de dólares cada uno. Entonces se elaboró el proyecto y el 15 de abril de 1996 se llamó a concurso público nacional e internacional para la concesión de la construcción, mantenimiento y explotación de la conexión Victoria-Rosario.

El 2 de enero del año siguiente se aprobó el presupuesto nacional que autorizó la contratación. El 17 de junio se presentaron las ofertas del primer concurso de licitación, pero el 12 de julio se supo que la única propuesta presentada había sido rechazada.

Lo que inicialmente era decepción se transformó en un enorme apoyo colectivo a la obra, y le sirvió al riojano para tomar la decisión de duplicar el compromiso de inversión inicial, por lo que el 15 de julio un decreto del Ejecutivo autorizó un nuevo llamado a licitación pública nacional e internacional. El Estado nacional aumentó la subvención máxima a 210 millones de dólares (200 la Nación y 5 cada provincia).

Una anécdota de aquellos años –de difícil comprobación por cierto–, señalaba que en el afán por conseguir que la licitación no se cayera, en algún taller gráfico de la ciudad de Victoria se falseó un ejemplar del matutino local, que fue entregado en mano al presidente Menem.

Aquella edición mostraba una importante convocatoria de gente, reunida por otra cuestión, posiblemente vinculada al carnaval, como si estuviera reclamando por una nueva licitación. Supuestamente en aquellos años sin Internet, un senador nacional le entregó el periódico a Menem en mano.

Más allá de la anécdota, la decisión del riojano a favor de la obra estaba tomada, a tal punto de que varios menemistas consideran que su apoyo a la iniciativa y el volumen de dinero puesto en ella por el gobierno nacional representan casi una contradicción de parte de quien se caracterizó por las privatizaciones y el apoyo a la iniciativa privada.

El 23 de julio se llamó nuevamente y el 29 de septiembre se conocieron tres ofertas. Una de ellas quedó descalificada en el mismo acto y el 13 de noviembre, el Ministerio de Economía y Obras Públicas de la Nación declaró ganador de la licitación al consorcio integrado por Impregilo, Iglys, Techint, Hochtief y Roggio. El 28 de enero de 1998 se firmó finalmente el contrato de concesión.

Unidos o dominados

Pero antes, el 20 de junio de 1997, durante un acto en Rosario por el día de la bandera, Carlos Menem anunció que el enlace se concretaría y dijo que la obra “largamente esperada” era también un homenaje a Manuel Belgrano. En esa oportunidad destacó que se trataba de un enorme paso en el proceso de integración puesto en marcha a partir de la creación del Mercosur, al que definió como una de las regiones más poderosas del planeta. “Tenemos la obligación los que integramos el Mercosur de ir creando las infraestructura para que sigamos creciendo, y darle la posibilidad a nuestro pueblo de adquirir un mejor estándar de vida a partir del trabajo que hacen y el esfuerzo que realizan (…)”, indicó desde el palco en Rosario.

Luego precisó: “Se trata de dar forma a la red vial interoceánica para cumplir con uno de los grandes sueños de mi maestro en política, el general Perón (que dijo) el año 2000 nos encontrará unidos o dominados. Los pasos que hemos dado son para que el año 2000 nos encuentre totalmente unidos. Para eso hay que derribar muros y construir puentes, no tan solo físicos sino puentes a partir de la esperanza, la fe y el amor que brinda el pueblo argentino a todos los pueblos de la región y del mundo”.

Se estimaba un plazo de construcción de cuatro años, y el entonces presidente les pidió a los empresarios: “Hagan este puente en dos años, de ser posible. Y en vez de los 3.600 puestos de trabajo que se van a crear, les pido que creen algunos más para acelerar las obras”, añadiendo que el país no podía seguir perdiendo tiempo en la integración regional.

menem alfonsín

Si se hubiera hecho en dos años, lo que resultaba casi imposible, Menem hubiera podido inaugurarlo durante su mandato.

El 20 de junio del 98 se inauguró en forma oficial el inicio de las obras del puente Victoria-Rosario y Menem visitó la ciudad entrerriana. El 3 de noviembre comenzaron los trabajos en el obrador del puente y en mayo del año siguiente se colocaría el primer pilote.

En 1999 Menem volvió a Victoria cuando concluía su segundo mandato. Allí, flanqueado por el gobernador Jorge Busti y el senador provincial Juan Carlos Stratta, se refirió a la obra y habló de los caudillos entrerrianos Pancho Ramírez y a Ricardo López Jordán, de quienes dijo que había aprendido mucho.

“Vine a decirles que los amo. Ya me voy como presidente, pero quedo como un ciudadano más que pretende volver allá por el año 2003 (se ríe)… salvadas las distancias y para darle un poco de humor a esto, porque los actos políticos son muy aburridos, quizás podamos decir en 2003 ‘al cuarto año resucitó’”, indicó bromeando respecto de su eventual tercer mandato.

En la primera vuelta de la elección presidencial de 2003 efectivamente la ciudad de Victoria lo acompañó, ya que obtuvo el 46% de los votos según algunas fuentes, y según otras el 53%, en el marco de unos comicios en los que también se impuso en la provincia frente a Néstor Kirchner. Luego declinó de participar en el balotaje sabiéndose derrotado de antemano.

Visitas presidenciales

Como presidente, Carlos Menem estuvo cuatro veces en Victoria. La primera visita oficial fue en septiembre de 1993, cuando inauguró viviendas. Dicen que en aquella oportunidad la visita estaba planificada a Paraná, pero el clima gremial no era para nada favorable durante el gobierno del contador Mario Moine, y a último momento la visita se reprogramó para Victoria. Cuando el riojano subió al palco advirtió que las viviendas no estaban terminadas y optó por un discurso de tono más político.

Menem inició su alocución destacando la figura de dirigente radical César Jaroslavsky, a quien puso como ejemplo de lealtad política. Dicen que el riojano tuvo con Chacho una relación que se forjó cuando la Cafieradora parecía imparable y a él le costaba entrar en determinados círculos políticos. La ayuda del radical victoriense y algunas charlas políticas hicieron que Menem nunca disimulara la simpatía y el agradecimiento que sentía por él.

LEER MÁS: Zulemita: "Papá se fue en paz y agarrado de la mano de mamá"

La segunda visita fue el 20 de junio de 1997, en el inicio de las obras del puente. La tercera, en 1998, cuando el gabinete nacional sesionó en la Plaza San Martín. La cuarta en 1999 para participar de un acto partidario en el acceso al obrador del puente Victoria-Rosario.

La última visita, no siendo ya presidente, la realizó en septiembre de 2002. En esa oportunidad participó de un acto en el ingreso al obrador en Victoria y homenajeo a César Chacho Jaroslavsky.

A principios de ese año, tras una interrupción de varios meses en las obras del puente, el entonces presidente Eduardo Duhalde (quien asumió provisionalmente luego de la renuncia de Fernando de la Rúa) junto a los gobernadores de Santa Fe y Entre Ríos, había firmado un convenio destinado a que el Estado nacional financiara la última etapa de la construcción del puente.

Ya en la noche del 14 de mayo de 2003 se terminaron de pavimentar los 59,4 kilómetros del enlace y el 22 de mayo se produjo la inauguración.

Muchos años después, en Victoria se sigue hablando de la necesidad de rendir un homenaje al exmandatario nacional que apoyó decididamente la obra. Seguramente con su fallecimiento se volverá a hablar del tema.

El más votado en la provincia en tres elecciones nacionales

Muchos opinan que Entre Ríos es a la realidad electoral argentina lo que Ohio a los Estados Unidos de Norteamérica. Es decir, para ser presidente hay que ganar en Entre Ríos. Lógicamente no por el caudal electoral, sino como una referencia del promedio del voto de los argentinos, ya que desde 1983, es la única provincia argentina en la que la coincidencia es total: el candidato a presidente que gana en Entre Ríos gana a nivel nacional.

El 1989 Carlos Menem se impuso con el 47% en todo el país, mientras que en Entre Ríos lo hizo con el 51% de los votos, sobre el radical cordobés Eduardo Angeloz, que sacó el 39% en la provincia y el 37% a nivel nacional.

Seis años después, cuando Menem se presentó a la reelección, estuvo muy cerca de lograr el 50% a nivel nacional y obtuvo el 46% de los sufragios en Entre Ríos.

En esa oportunidad el exgobernador mendocino José Bordón, quien fue segundo, llegó al 29% en el país y al 24% en Entre Ríos.

Cuatro años después, el candidato de la Alianza, Fernando de la Rúa se impuso a nivel provincial y también ganó en Entre Ríos.

El exintendente de la Capital Federal y exsenador nacional logró el 48% de los sufragios en el país en los comicios del 24 de octubre de 1999, y en Entre Ríos obtuvo el 51%. El candidato peronista Eduardo Duhalde llegó al 38% en el país y al 40% en la provincia.

En la primera vuelta electoral de 2003, cuando se utilizó el sistema de balotaje surgido de la reforma electoral de 1994, Menem se impuso a Néstor Kirchner logrando el 24% de los votos frente al 22% del varias veces gobernador santacruceño.

En Entre Ríos el resultado no desentonó, ya que Menem fue primero con el 29% y Kirchner fue segundo con el 20%. En Victoria, el apoyo superó el 50%.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario