Secciones
Cultura

La cultura en cuarentena

¿Las autoridades subsidiarán a les artistas a les que nos quitan la posibilidad de trabajar durante 30 días?", se preguntó una actriz y directora paranaense.

Viernes 13 de Marzo de 2020

La cultura en cuarentena: “¿Las autoridades subsidiarán a les artistas a les que nos quitan la posibilidad de trabajar durante 30 días?”, se preguntó en sus redes sociales una reconocida actriz y directora paranaense. En seguida se sumaron los comentarios de músicos, comediantes, teatreros y otros trabajadores de la comunidad artística que manifestaron su preocupación por la suspensión masiva de espectáculos en la provincia y el país a causa de la amenaza del coronavirus. La prohibición de reuniones de más de 40 personas para evitar el contagio afecta seriamente a la comunidad del arte, que además de tener que cancelar funciones y conseguir sala nuevamente –con lo que semejante trastorno implica–, verá diezmados sus ingresos económicos, que de por sí no son muy elevados.

“Sumado a lo personal como trabajadora de la cultura, que si no trabajo no como y el monotributo se paga igual, me inquieta lo de la sala. Es muy difícil sostener y cuando la cosa va repuntando, pasa esto. Es muy angustiante todo”, añadió otra trabajadora de la cultura de Gualeguaychú, que además gestiona una sala teatral independiente.

Más allá de la cancelación de espectáculos subvencionados por el Estado, como la presentación de la Orquesta Sinfónica, también está la gran cantidad de artistas que se sostienen de manera autogestiva y las medidas tomadas por las autoridades los impactarán fuertemente.

Nadie puede negar la existencia del coronavirus, ni que es un riesgo real. Pero también es evidente que la cantidad de imágenes y noticias sobre el mismo –en especial las propagadas por medios audiovisuales– ha generado una sobrecarga de información que provoca el efecto nocivo de la desinformación y una creciente paranoia. Si bien la transmisibilidad del virus es alta, la tasa de letalidad está ubicada por debajo del virus de la influenza que produce la gripe común. El mayor impacto que ha tenido la epidemia hasta el momento es la paranoia, que afectó mercados y poblaciones generando pérdidas económicas enormes.

En Argentina, de los 31 casos confirmados hasta el momento, el 70% es importado, es decir, personas que estuvieron en zonas de riesgo en el exterior, mientras que el resto de los casos son de personas que estuvieron en estrecho contacto con esas personas que viajaron al exterior. Las medidas restrictivas deberían enfocarse más en los aeropuertos y menos en salas de teatro.

La clave es mantener en cuarentena a quienes proceden de zonas de riesgo, cubrirse con el pliegue del codo al estornudar y lavarse regularmente las manos con agua y jabón. Al respecto de esto último, urgente sería solucionar la distribución del vital elemento en la capital entrerriana, ya que varias zonas tienen problemas con el suministro desde hace tiempo. Pero ese es otro tema, al igual que el hacinamiento en establecimientos educativos y transporte público, donde al parecer no habría riesgo de contagio.

Por otra parte, no es aquí la intención comenzar una batalla de los virus, pero Paraná concentra la mayor cantidad de casos de dengue autóctonos. Muchos se detectaron en pleno centro de la ciudad y diariamente en la provincia se procesan unos 100 casos sospechosos en los nodos de vigilancia epidemiológica. Sin embargo, como alguien dijo por ahí, el dengue necesita contratar al mismo publicista que contrató el coronavirus.

Por el momento, la presión mediática es fuerte y la provincia se quedará sin espectáculos artísticos y deportivos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario