Secciones
Construcción

La construcción toma envión con el Procrear, pero hay faltante de materiales

Hoy conviene el precio de la construcción, pero ya hay problemas con las entregas, que pueden agravarse al hacerse efectivos los créditos.

Jueves 05 de Noviembre de 2020

En el marco del tercer sorteo de créditos Procrear, efectuado el miércoles, el gobierno nacional destinará 42.618 créditos por más de 20.000 millones de pesos para mejoramiento, refacción, ampliación y construcción de viviendas.

El programa genera grandes expectativas, tanto en aquellas personas inscriptas que anhelan concretar el sueño de tener su casa propia o refaccionar el hogar que habitan como en la construcción.

En este último caso ya se registra un recupero en los meses previos. Referentes del sector lo atribuyen a que quienes tienen capacidad de ahorro procuran invertir para que su dinero no se desvalorice, y hoy el ladrillo es la mejor opción frente a las limitaciones que rigen para comprar dólares o adquirir algún otro bien cuyo precio se mantenga en el tiempo.

En este contexto, hace tiempo que los corralones advierten faltantes de materiales ante una inusitada demanda de clientes dispuestos a ampliar o refaccionar su vivienda, y la preocupación gira en torno a cómo podrán responder con las entregas cuando se hagan efectivos los créditos del Procrear.

procrear.jpg
La construcción toma envión con el Procrear, pero preocupan los faltantes de materiales

La construcción toma envión con el Procrear, pero preocupan los faltantes de materiales

Carlos Fernández, presidente del Colegio de Arquitectos de Entre Ríos, señaló al respecto: “Desde sus inicios, el plan Procrear movilizó todo lo que es la construcción, incrementando la actividad para los albañiles, los constructores, los profesionales que hacemos los proyectos; pero también en los corralones, las areneras y negocios más chicos, como son las ferreterías”.

Si bien sostuvo que esperan que el sector cobre más dinamismo gracias a este plan, aclaró que ya en la actualidad la construcción registra un importante repunte: “En general, al precio que está hoy la construcción, es muy conveniente. Si uno lo pasa a dólar, el valor del metro cuadrado está en un mínimo histórico: en el mejor momento llegó a estar cerca de 2.000 dólares y ahora estamos hablando de 400 a 500 dólares. O sea, la gran devaluación que tuvo el peso hizo que el que tiene dólares aproveche para construir, porque le conviene y aparte las propiedades se venden en dólares”.

En referencia a la fuerte demanda para refacciones de viviendas, observó: “La gente está haciendo muchas mejoras en su casa, como piletas, salones tipo quinchos, playroom, espacios de trabajo más cómodos. Se da por la pandemia, porque a más personas les toca trabajar desde su domicilio, pero también pensando en que no se pueden ir de viaje, porque todavía no están aprobados los permisos para el turismo, y definen hacer arreglos para pasar las vacaciones en su hogar. Esto ha generado que de por sí la construcción esté muy bien, que haya movimiento con muchas obras, a las que se va a sumar un mayor movimiento con el Procrear”.

Fernández confirmó que suele haber faltantes en la actualidad de materiales en los corralones, y explicó: “Se produce por un lado debido a las situaciones que genera el Covid, que hace que haya retrasos en las entregas porque los operarios en las fábricas trabajan en cuadrillas y por turnos, y por otro lado se registra una mayor demanda. También las fluctuaciones del dólar afectan las entregas: es mucho el material que se importa o hay materia prima que viene de afuera y el movimiento de la divisa se traslada a ese precio, esto hace que las empresas muchas veces no sepan a qué valor salir a vender determinado material. Y se da que están cambiando los precios de los materiales diariamente”.

“Estos son los dos principales factores por los que cuesta conseguir materiales, pero se van dando por etapas las faltantes. Hubo problemas con el abastecimiento del ladrillo y después se solucionó. Después faltó hierro, aluminio, o chapa, pero después de algunas semanas se regulariza”, afirmó.

Sin embargo, opinó que de persistir esta situación, en un contexto de inflación, los beneficiarios del Procrear pueden verse afectados, y manifestó: “Si a alguien le dan un crédito que no tiene actualización, es un monto determinado destinado para hacer una determinada obra. Si en ese plazo los valores van cambiando va a ser un problema. Ya pasó en otras épocas que por la inflación la gente con la plata que recibía del crédito no podía llegar a terminar la obra que estaba cotizada, ya que en el transcurso en el que le daban el crédito y la terminaba había aumentos de precios”.

“A veces los arquitectos sugeríamos a los clientes tener un ahorro previo como para poder afrontar ese costo. De todos modos la ventaja del Procrear es que tiene una cuota con una tasa muy baja y en ese sentido una vez que terminan la vivienda creo que se le gana a lo que es la inflación”, analizó el especialista.

Planificación

A partir de nueve líneas de Procrear, el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat se propone brindar 300.000 soluciones, entre créditos personales e hipotecarios, que van desde el mejoramiento de la vivienda existente hasta viviendas nuevas en desarrollos urbanísticos, se explica desde el sitio oficial argentina.gob.ar.

El arquitecto Carlos Fernández valoró que entre las opciones se haya incorporado lo que es “arquitectura sustentable”, y señaló: “Es una línea para adquirir un panel solar y otros elementos que generen ahorro energético. Además de esa línea hay otras para mejoras de instalaciones de gas o sanitarias, y para pequeñas ampliaciones”.

Por otra parte, destacó: “Lo otro que también está bueno es que se incorpora una línea para la compra de lotes urbanos, que viene a resolver otro problema anterior, ya que una gran cantidad de gente salió sorteada y podía empezar a construir, pero no tenía terrenos, y se había generado en el mercado una fuerte suba de los mismos”.

“Entonces el Estado hoy corrige esa situación lanzando una línea para la compra de terrenos que creo que va a ser beneficioso, porque regula el precio y además hace hincapié en lotes urbanos, que es lo que proponemos un poco desde el Colegio de Arquitectos, pretendiendo una ciudad más compacta donde se ocupen los espacios urbanos, y no una ciudad que se expanda de manera desordenada, con todos los conflictos que eso trae en cuanto a infraestructura para esos barrios que quedan por fuera de la traza urbana y después para los municipios es muy difícil resolverlo”, concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario