Empleo
Jueves 27 de Septiembre de 2018

La caída del empleo en Paraná afecta a trabajadores con menos formación

Es baja o nula la demanda de mano de obra en comercio y construcción. Las búsquedas de firmas se ajustan solo a personal con alta especialización

El gobierno nacional reconoció que en los primeros seis meses de este año se perdieron 106.000 puestos de trabajo en la Argentina, tanto en el sector público como en el privado. En este marco, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), reveló que el índice de desocupación alcanzó al 9,6% al término del segundo trimestre del año, por sobre el 8,7% de igual período del año pasado.
En Paraná –con error muestral reconocido que deja afuera a 40.000 personas de la Población Económicamente Activa– hubo un aumento de la desocupación del 0,8% respecto del primer trimestre y finalizó con un 4,2%, según el Indec; y también se registró un ascenso de la subocupación, que pasó del 3,1% al 8,1%.
Uno de los sectores más afectados es el del comercio. Aquellos que logran sobrevivir a los embates de las condiciones económicas actuales están imposibilitados de contratar mano de obra, perjudicados por la marcada disminución de las ventas –en agosto cayeron un 8% respecto a agosto de 2017 y acumulan una baja del 3,7% en los primeros ocho meses de 2018–, y asediados por las cargas impositivas, los tarifazos y otros altos costos fijos que deben afrontar. Los números no cierran y en muchos casos incluso tuvieron que despedir personal para no sucumbir ante la crisis.
Otro de los rubros que generalmente generaba empleo es la construcción; no obstante, entre mayo y junio cayó el 1,2%, y marcó el índice más bajo de los últimos 16 meses.
Para quienes son expulsados del mercado laboral no es fácil reinsertarse, y tampoco lo es para quienes buscan su primer empleo: la oferta de mano de obra se duplicó en los últimos meses y las empresas más grandes, que son las que por lo general están en condiciones de incorporar nuevos trabajadores, demandan principalmente personal calificado para puestos específicos.
Los pocos avisos que aparecen ofreciendo trabajos en puestos que no requieren formación superior, tales como mozo, parrillero, chofer de taxi o revendedores, exigen experiencia previa; y en el caso de los viajantes o preventistas, les piden vehículo propio.
"Hay mucha demanda de trabajo y hay muy poca oferta. Los pedidos que salen son de personal especializado, como técnicos en determinadas áreas. Las empresas precisan personas que están formadas y los que no tienen capacitación o un talento extraordinario tienen menos chances de conseguir empleo", señaló a UNO Diego Gómez, encargado del área de Recursos Humanos en la consultora Sinexus.
El especialista comentó que al lanzar una búsqueda de un trabajador con determinado perfil, en la actualidad reciben gran cantidad de currículums que no se adecuan: "Enviamos un aviso con un perfil y aunque no se ajusten al requerimiento, nos responde gente que está tratando de encontrar un empleo a toda costa. Y se ven mucho personas mayores de alrededor de 50 años, que han trabajado en remís y taxi o en otro rubro, cosa que antes no pasaba".
A su vez, analizó: "Las que están tomando personal son empresas medianas o grandes. Al contrario, las chicas deben prescindir de gente. En el caso de los comercios se nota mucho. Pasan a atenderlos los dueños o se quedan con el empleado con mayor antigüedad porque les cuesta mucho indemnizarlo, o hay casos donde toman empleados temporales, como por ejemplo ahora para las fiestas de diciembre, pero no con la misma demanda de años atrás".
En este sentido, expresó: "Los grandes supermercados y los comercios de ventas masivas suelen tomar gente a partir de octubre, pero solo por tres meses. Creo que esta tendencia se va a extender, porque las cargas impositivas son altas y tienen que afrontar gastos de compras de insumos que siguen subiendo y los costos de los servicios, a la par de que no repuntan las ventas y no logran alcanzar su curva natural".
En coincidencia, Marcos Fontana, licenciado en Comunicación Social y consultor independiente de Recursos Humanos, manifestó: "A diferencia de otros años, en la actualidad se duplicó la cantidad de personas buscando trabajo, de todas las edades, pero no hay tantas empresas buscando personal".
"De todas maneras, hay solicitudes de personal por parte de empleadores, algunas veces para reemplazo y otras para sumar al staff. Los que generalmente suman gente a su equipo son empresas de tecnología, desarrolladores de software y afines. Eso está andando muy bien y es lo que para mí se viene en el futuro. Son compañías que en algunos casos no solo trabajan para empresas nacionales, sino también para el exterior. No es que renuevan trabajadores, sino que incorporan nuevos", destacó.
Otra profesión con altísima demanda en la actualidad, según afirmó, son los contadores públicos. "Hace ya unos cuatro o cinco años que se están buscando contadores, por el tema de que la AFIP constantemente les pide nuevos requisitos a las empresas. Entonces tratan de tener un contador interno en lugar de uno externo, que por ahí no les presta debida atención porque tiene muchos clientes u otras particularidades", dijo, y acotó; "Hoy encontrar un contador es muy difícil porque están todos trabajando, incluso los que recién se recibieron. Algunos se presentan igual aunque ya tengan empleo, pero hay que mejorarle la propuesta para poder tomarlo".
En el caso del comercio, sostuvo que "está planchado", y refirió: "Por ahí pueden pedir un vendedor, pero a los tres meses si no tiene resultados lo cambian. Eso siempre fue así, pero ahora con la crisis se da mucho más".
Álvaro Irigoitia Romero, licenciado en Administración y especialista en Recursos Humanos, indicó que en el último trimestre en su consultora hubo pedidos de empresas para incorporar desarrolladores de sistemas profesionales, un sector que se expande en Entre Ríos y el país, con una importante demanda. Pero a la vez tuvieron búsquedas de diseñadores industriales o arquitectos, también de operarios de fábrica y de estaciones de servicios y de administrativos comerciales para el área cobranzas de créditos. "Lo que no hemos tenido fueron pedidos comerciales ni de ventas, que en general hay todos los años", advirtió a UNO, y observó: "El 80% refiere a nuevos puestos y el 20% a recambios de personal".
Por otra parte, el especialista reflexionó: "Me parece una característica interesante la cantidad de personas que se han volcado a la búsqueda de empleo, que antes no trabajaba o se dedicaba a una actividad menos importante pero ahora busca con urgencia un laburo en relación de dependencia con buena remuneración. La situación económica no es la mejor y la gente está tratando de contar con otro ingreso, porque antes no lo necesitaba para sobrevivir y hoy sí".
"Por lo general predominan los pedidos de trabajadores calificados, aunque la tendencia últimamente en las empresas es que han preferido recibir un candidato predispuesto más que uno formado. Priorizan que tengan ganas de trabajar y buscan un nivel de compromiso con el empleo", concluyó, y se mostró confiado en que en breve se reactive el mercado, en principio con las solicitudes de empleados temporales de cara a las fiestas de fin de año.


Nuevos despidos

El Sindicato de Empleados de Comercio denunció y realizó un escrache ayer a una firma comercial de venta de equipamiento informático, que despidió a 10 trabajadores "con causas armadas e inventadas".
Además, se conoció ayer que una importante cadena de electrodomésticos cesanteó a cuatro empleados. Tal como informó UNO días atrás, los despidos en el sector comercial se han acentuado en los últimos 60 días.

Comentarios