Producción
Martes 21 de Noviembre de 2017

La cadena láctea y la citrícola de la provincia recibirán 16 millones de pesos

Suman 75 los productores que se verán beneficiados con planes de negocios. El programa promovió la asociación y capacitación

El Programa de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar (Prodaf), se ejecuta desde 2014 en la Dirección General de Agricultura de la Secretaría de Producción de la provincia. Este organismo llevó adelante una nueva reunión del Comité de Aprobación Provincial (CAP), donde aprobó 75 planes de negocios por un monto que ronda los 16 millones de pesos que beneficiarán a 32 productores de la cadena láctea y 43 citrícolas entrerrianos.
De esta manera, el programa alcanzó durante 2017 la aprobación total de 50 millones de pesos de aportes no reintegrable. Esto significa el doble de lo gestionado en 2016, lo que implica un gran apoyo a los pequeños productores de cadenas productivas que atraviesan un presente con muchas dificultades en Entre Ríos.
En lo que va del año, la cadena láctea lleva aprobados 113 planes de negocio, con el aporte de 25 millones de pesos, lo que significa una inversión total de 79,3 millones de pesos.
Por su parte, la cadena citrícola lleva aprobados 146 planes de negocio con 24,6 millones de pesos en aportes, hecho que apalanca una inversión total de poco más 73 millones de pesos.
Respecto de la cadena láctea, se destacan las 3.221 hectáreas de pasturas, 4.174 hectáreas de reservas y 544 vaquillas para mejoramiento genético. En lo que refiere a la cadena citrícola se certificaron más de 135.000 plantas, se cuentan 292 hectáreas de riego; se construyeron 672 invernáculos y se adquirieron 171 maquinarias, entre otros destinos de esos fondos.
Son varios los aspectos a destacar como resultado de la implementación de este programa. En cuanto a su impacto socioeconómico, se puede destacar que el 30% de los beneficiarios se formalizaron y bancarizaron, accediendo a algún tipo de crédito o línea de financiamiento que no conocían o que nunca habían utilizado.
Además, informaron que la propuesta promovió que los productores, que no tenían cultura asociativa, comiencen a valorar el congregarse y plantearse objetivos y acciones conjuntas.
Así, los beneficiarios recibieron capacitaciones específicas del Instituto de Cooperativas y Mutualidades de la Provincia para que puedan formalizar un Plan de Negocios, realizar inversiones asociativas que le permitieron lograr escala, bajar costos de producción y tener mayor poder de negociación al momento de la comercialización.
Por último, el programa llegó a estos productores con técnicos capacitados en la materia que los asistieron durante el año de duración del proyecto. Esto generó que se logre un cambio en sus formas de trabajo y producción, adoptando tecnologías de procesos, aplicando protocolos de producción impulsados por el INTA y consiguiendo un cambio cultural en la forma de producir que les permitió insertarse en mercados cada vez más competitivos.
El Programa de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar está encuadrado dentro de la Unidad para el Cambio Rural (UCAR) del Ministerio de Agroindustria de Nación.
Desde esa perspectiva, se busca una mejor coordinación de los Programas y Proyectos con financiamiento externo, y su alineación a la política sectorial fijada por el Ministerio, para lograr la optimización de los recursos disponibles, para alcanzar mayor eficacia, asegurando sinergias y complementación entre los distintos proyectos.
En cuanto a los objetivos específicos a desarrollar a través de esta propuesta, entre otros, se encuentra la necesidad de contribuir a aumentar el ingreso de los agricultores familiares mediante el incremento de su productividad. Para este fin, el proyecto apoya la incorporación de nuevas tecnologías y proveerá asistencia técnica y capacitación, también en el acceso al financiamiento, y en la gestión asociativa y comercial con otros.

Comentarios