Crisis tambera
Lunes 30 de Julio de 2018

La brusca devaluación golpeó más a los tambos

La titular de la Sociedad Rural de Nogoyá criticó la brecha entre productor y góndola, el valor del litro de leche, y la falta de políticas y financiación

"La devaluación impactó negativamente en la lechería argentina. En el sector tambero, el tambo es la actividad que resultó más afectada por el movimiento cambiario", indicó a UNO María Guadalupe Vivanco, titular de la Sociedad Rural de Nogoyá, de la región conocida como la cuenca lechera entrerriana.
La crisis láctea que se arrastra de varios años pero que se ha agudizado en los últimos meses, ha sido objeto de planteos y numerosas reuniones en las últimas semanas entre autoridades nacionales y provinciales y dirigentes de la Región Centro del país, aunque sin aún medidas concretas para salir y superar los problemas estructurales.
Algunas estadísticas hablan del cierre, en el país, de un tambo por día. Las corridas cambiarias de los últimos meses, profundizaron las dificultades de lo que supo ser una emblemática producción nacional.
Vivanco explicó que un 82% de los costos del tambo es en dólares; la actividad que menor impacto sufrió fue la cría, con un 16% de sus costos dolarizados. "El precio del litro de leche pagado al tambero solo cubre un 73% de los costos, provocando una descapitalización del 27%. Esto empuja al productor a planteos defensivos y de subsistencia. El precio promedio pagado al productor es de 6,50 pesos, por litro, mientras que el valor medio en las cadenas de supermercados se ubica en 28,60 pesos. Esa es la eterna brecha que siempre hablamos entre las dos puntas de la cadena".
La participación del tambero en el precio de la leche es del 22,7%, con una brecha del 340% entre las dos puntas de la cadena de producción y comercialización. "A eso se suma –apuntó–que el valor promedio de la leche pagada al productor se ajustó un 17,2% en un año, mientras que el balanceado subió un 92%, el verdeo un 41%, el expeller de soja un 53% y las pasturas un 36%, entre otros costos que tiene el tambo".
"Claramente faltan políticas y precios, además de otras cuestiones como infraestructura o financiación", refirió al titular de la Sociedad Rural de Nogoyá.
"La lechería, más allá de ser en este caso como el departamento Nogoyá una economía regional, es mucho más que eso: significa arraigo, fuentes de trabajo, territorialidad. En nuestro departamento es una cultura, un modo de vida, un sustento que se transmitido de generación en generación, que hay que luchar para preservarlo", insistió.
El 75,4% de los tambos existentes produce menos de 3.000 litros diarios, pero aportan el 40% de la leche que consumen los argentinos.
Vivanco se valió de datos de la Fundación para la Lucha contra la Fiebre Aftosa (Fucofa), para afirmar que Entre Ríos ha sido en los últimos año, la provincia en la que más tambos cerraron. "La cifra se achicó un el 15%. Si bien los registrados son un poco más de 1.100 tambos, hay otros informales".
Para sobrevivir o mantenerse a esta crisis que viene de muchos años y golpea a la lechería, la dirigente rural indicó que muchos tambos, para poder sacar un poco más al litro de leche, se han dedicado a los quesos, lo que se conoce como tambos quesería. "Muchos productores se vuelcan a hacer quesos para poder llegar a un número un poco más elevado a la hora de sacar cuentas. Con los famosos quesos sardos de Nogoyá, el productor llega a un precio un poco más elevado del litro de leche".

Pedidos por precio de referencia y valor de sostén

Días atrás, el director de Ganadería, Horacio Alvarenque participó en una reunión realizada en la Casa de la Provincia de Santa Fe en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, por pedido de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), entre autoridades de Nación y de las distintas provincias productoras.
Allí se acordó pedir formalmente la institucionalización de un mercado, un precio de referencia y un valor de sostén para el productor que sufre los vaivenes macroeconómicos, siendo un sector dolarizado en varios aspectos y con un precio de leche hoy estanco, que se mueve muy poco.
También se pronunciaron por retomar un viejo proyecto entre el Ministerio de Agroindustria de la Nación y la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA), que proponía el estudio de la cadena de comercialización de la leche para ver cómo se distribuyen los dividendos.
Otro de los trabajos que se pidió retomar fue uno del año pasado, financiado por el Consejo Federal de Inversiones (CFI), sobre la conformación y formalización de un contrato para el productor, a fin de que sepa de qué forma puede defenderse hoy con herramientas técnicas y legales.
La Sociedad Rural Argentina insistió en la posibilidad de declarar una emergencia lechera. nacional, dada la crisis aguda del sector.
Además se pidió dar intervención al ministro de Producción de la Nación, Dante Sica, para conocer las herramientas que posee dicha cartera para interactuar con los productores.
Finalizado el encuentro, Alvarenque señaló: "Vemos como una salida la institucionalización de los mercados y el estudio de la cadena de comercialización. El presidente de Confederaciones Rurales Argentina (CRA), Dardo Chiesa, remarcó en representación del sector la falta de distribución de dividendos o la desigualdad en la misma. No necesariamente están pidiendo que el gobierno nacional salga a subsidiar el precio leche, sino que se redistribuya. Sostienen que la dispersión que hay desde el productor a la góndola es muy alta", detalló.

Comentarios