Río Paraná
Jueves 21 de Junio de 2018

La bajante del Paraná es una de las más pronunciadas de junio desde hace casi 30 años

Hay probabilidades de que los ríos acentúen aún más su tendencia. En la capital provincial el barro se extiende 100 metros frente a las playas

El Paraná, en el puerto de la capital provincial, llegó ayer a los 2,56 metros según registros de Prefectura Naval Argentina. Pero el promedio de junio es de 3,35 medida desde 1992 según los registros oficiales dados a conocer por el Instituto Nacional del Agua (INA) por lo que el río está 0,79 metros por debajo del nivel que debería tener en esta época. Las causas son las pocas precipitaciones en la cuenca, y eso no es más que la sequía que recrudece.
La bajante del Paraná se registra desde el 20 de mayo, entonces estaba en los 3,92 metros; desde ese día el descenso fue pronunciado y rápido, y si bien en los últimos dos días hubo un leve repunte, la tendencia general es a que continúe en baja. En La Paz, por ejemplo, ayer el río estaba a 3,4 metros, cuando la media de las últimas tres décadas es de 4,33 metros.
Según los pronósticos del INA, para los próximos días se prevén lluvias y lloviznas, con períodos de mejoramientos temporarios en el centro-sur del litoral y cuenca del río Uruguay. Para el domingo y lunes se pronostican algunas tormentas en el centro-norte del litoral, Paraguay y cuencas de los ríos Uruguay e Iguazú; acompañadas de un marcado descenso de la temperatura. Pero las precipitaciones serán leves a moderadas de manera puntual y no se registraron lluvias en el litoral en la semana.
Desde el INA e Hidráulica de la Provincia se supo que existen posibilidades de que se den condiciones mucho más extremas referidas a la bajante, pero hasta ayer todavía no había mayores precisiones.
Sobre el río Uruguay se registraron lluvias en la cuenca en jornadas anteriores, pero en principio tampoco fueron de consideración. De todos modos ayer, la altura del río en los puertos entrerrianos era algunos centímetros más altos que en los últimos días. En Concordia llegó a 1,6 metros y el 19 estaba en los 4 metros. Es que en este río, y mucho más con a represa, las altas y bajas son pronunciadas y en general se dan en cortos períodos de tiempo, salvo excepciones como las grandes inundaciones de años atrás. De todos modos, para encontrar una altura tan baja en la Capital del citrus hay que remontarse al 19 de marzo, cuando llegó a los 1,4 metros.
Pero entre las alturas más significativas de la semana se encontró la del río Gualeguaychú. Ayer, según Prefectura, llegó a los 1,3 metros, pero esta semana estuvo en los 0,9 metros. Algunos centímetros de diferencia tenían los registros municipales de la localidad que el martes por la mañana destacaron los 0,55 metros, tres centímetros más que la última medición más baja desde 2015, cuando llegó a los 0,52 metros.
Las imágenes que circularon en Internet sobre el río Gualeguaychú fueron elocuentes con grandes bancos de arena, un río lejano, barro y piedras donde debería haber agua.

Limpieza
Según informó la Municipalidad de Paraná, personal de Conservación Vial comenzó ayer con los trabajos de mantenimiento en el balneario municipal. Las tareas se deben a la precipitada bajante.
Cuando el río baja deja al descubierto un barro lleno de sedimentos y basura que se pudre en muy poco tiempo, de hecho cuando hay altas temperaturas genera mal olor.
En otras épocas, y no hace tantos años, había empleados municipales que se metían en ese barro y a pala nomás limpiaban esa suciedad. Al parecer, hubo hechos casi trágicos, con botas de plástico de mala calidad que se rompieron y personas infectadas por esa podredumbre casi pierden la vida. Desde entonces y en general, la comuna limpia estas zonas con maquinaria pesada. Esto es lo que empezaron a realizar ayer con la remoción del sedimento barroso sobre alrededor de 100 metros de playa hasta dejar a la vista la arena. Estas labores también se llevarán a cabo en el Complejo Thompson.


San Juan llega con frío

Durante junio suele presentarse un breve período en que las temperaturas ascienden por encima de lo normal durante varios días y la máxima puede ser muy superior a los valores normales, como ocurrió en 28 de junio de 1985, cuando en la ciudad de Buenos Aires se registraron 26°, Rosario 26,7° y Córdoba 31,9°, al menos esos son los datos del Servicio Meteorológico Nacional. En las últimas semanas del otoño las temperaturas suelen ser bajas, pero todavía es una época de transición entre los meses más cálidos y los más fríos. El ingreso al centro y norte del país de aire con temperaturas bajas provenientes del sur es cada vez más frecuente, aunque en ocasiones se ve interrumpido por aire cálido y húmedo proveniente del norte, lo que puede generar algunos días con temperatura elevadas y que luego regrese el frío.
La tradición popular ha llamado a este período, que en realidad no ocurre todos los años, como Veranito de San Juan, ya que generalmente sucede alrededor del 24 de junio, que caerá este domingo, fecha de este santo.
Según el SMN, este año el Veranito de San Juan se dará en varias provincias pero por pocos días, ya que entre el miércoles y ayer comenzaron a bajar las marcas térmicas en el centro y desde hoy en el norte del país.
De hecho, al parecer, en la provincia estará lejos de esas marcas calurosas ya que en Paraná se espera para el domingo 3°; 4° en La Paz y en Concordia; también 3° en Colón, en Concepción del Uruguay y en Gualeguaychú; y 2° en Gualeguay.

Comentarios