Secciones
Animales rescatados

La adopción de mascotas continúa en alza durante la pandemia

La adopción de mascotas es un compromiso afectivo y también económicoque se asume. Proteccionistas instan a una tenencia responsable al tomar esta decisión

Viernes 02 de Julio de 2021

Siempre se habla de los beneficios de tener una mascota, y entre ellos se destacan que alivian el sentimiento de soledad, reducen la depresión y el estrés, incrementan la sensación de felicidad, ayudan a desarrollar el sentido de la responsabilidad, refuerzan la autoestima y demás. Esto explica por qué durante la pandemia aumentó a nivel mundial la adopción de mascotas, principalmente perros y gatos.

A nivel nacional, en base a un relevamiento realizado en diferentes organizaciones proteccionistas y refugios que se dedican a luchar contra el abandono, el maltrato y el sufrimiento animal, a partir de las medidas de aislamiento creció un 200% la adopción de mascotas. Y si bien este es un dato alentador, quienes se dedican a la actividad de rescate advierten que la tenencia responsable es primordial.

Sobre este tema, Yamila René, proteccionista de Paraná, señaló a UNO: “Hay más pedidos de adopción, pero también se ven más animalitos abandonados en la calle”.

En este marco, comentó que quienes se dedican a la labor de rescate hacen un gran esfuerzo para encontrar un lugar adecuado. La mayoría de las veces encuentran a cachorros o perros adultos que han sido abandonados y tienen problemas de salud, como desnutrición, sarna, heridas o lastimaduras que requieren ser sanadas antes de entregarlos en adopción; o se están asustados, por lo que se destinan recursos para poder curarlos, y para resolver los costos veterinarios hacen ferias mascoteras, reciben donaciones y hasta ponen plata de su propio bolsillo. En esto ponen además el ingrediente principal de la loable labor que realizan, que es el amor, y se aseguran de que los animalitos recibirán lo mismo en su nuevo hogar.

Adopción de mascotas en pandemia.jpg

“Tenemos requisitos para entregar en adopción una mascota. Por ahí mucha gente se enoja con este pedido, pero nosotros nos desvivimos por salvar un animal, los tenemos en tránsito, que es cuando alguien tiene en su casa por un tiempo al perro o al gato que se rescató hasta que se recupera y se le consigue un a familia definitiva, y a veces cuesta conseguirlo; y nosotros le damos el alimento y demás”, explicó.

Algunas de las cosas que se solicitan son tener un patio cerrado, para evitar que la mascota se escape; aceptar que se le haga un seguimiento, en el que el o la proteccionista puede ir a visitar al animal para corroborar cómo se lo tiene, que se cumpla con el calendario de vacunación y demás. “Si es cachorro, ya sea macho o hembra, les pedimos que lo castren a los seis meses, porque esto evita enfermedades y otras cuestiones”, indicó Yamila.

Por otra parte, aclaró que muchas veces asesoran a quien tiene intenciones de incorporar a un perro o gato a la familia, ya que esto insume no solo un compromiso afectivo, sino también económico que hay que asumir. “Cada vacuna cuesta alrededor de 1.000 pesos, o 1.500 pesos, depende del tipo y la veterinaria. Cuando es cachorro hay que ponerle tres, la de la rabia, para desparasitarlo, la séxtuple. Y después hay que aplicar refuerzos u otras vacunas que necesite el animal si le pasa algo”.

También hay que comprar alimento, y sobre este punto, refirió: “Una bolsa de 20 kilos ronda los 2.000 pesos”. Y aclaró que si la mascota tiene algún problema alimenticio, tiene que destinar un importe mayor al habitual adquiriendo alguno especial que está recomendado por el veterinario.

Yamila vende accesorios para mascotas para poder brindar atención a sus cuatro perros y a otros que rescata. “Todo lo que saco de ganancia lo destino a ellos, porque trabajo como empleada doméstica y con esto de la venta puedo afrontar estos costos. Esto es como un trabajo que se hace con el corazón, que lleva tiempo, que se comparte con la familia”, confió a UNO.

Consideraciones al adoptar

Yamila comentó que mucha gente pide adoptar un cachorro, en lugar de un animal adulto. Acerca de esto, aclaró: “Si uno viaja o pasa mucho tiempo afuera de su casa, un cachorro no conviene adoptar, porque es de jugar, y es de sacar y romper cosas; también necesitan más atención”.

Acto seguido, explicó: “La gente debe entender que le puede dar la oportunidad a un perro adulto, que es lo más bueno que puede haber. No va a hacer daño, no va a romper nada, está generalmente acostumbrado a hacer sus necesidades afuera”.

perros callejeros.jpeg

“Te dicen que quieren un cachorro, pero si en la familia hay criaturas, al ser inquietos a veces saltan a los chicos jugando, y ya no lo quieren y lo devuelven. En cambio el perro adulto, el callejero, es bastante más tranquilo. Basta con que le den una camita y un lugar, y no molestan”, remarcó, y compartió su alegría por las mascotas rescatadas que reciben amor de una nueva familia y han tenido una oportunidad.

Por otra parte, mencionó que mucha gente solicita en adopción un cachorro que de adulto sea un perro chico, y al respecto subrayó: “Al ser en su mayoría rescatados, uno no sabe qué tamaño tienen los padres, y por ahí crecen más de lo que se espera”.

“Por ahí hay en adopción perros de dos o tres años, que son jóvenes, y uno puede ya ver qué tamaño tiene. Entonces uno sabe que de ahí ya no crece”, agregó.

Rubio perro callejero.jpeg
La adopción de mascotas continúa en alza durante la pandemia

La adopción de mascotas continúa en alza durante la pandemia

Menos castraciones

Con respecto a que hoy en día se ven más animales abandonados, Yamila advirtió que por la pandemia Salud Animal está haciendo menos castraciones y esto repercute en una mayor reproducción. “Lo que se siente es la falta del quirófano móvil, que ahora no está trabajando. Nosotros lo pedíamos para algún barrio y esto era de gran ayuda. Hoy, por ejemplo, desde barrio Humito hay que pagar traslado y cuesta mínimo 1.300 pesos por perro. Y si hay que llevar varios es un costo importante”, mencionó.

Muchas veces son las proteccionistas quienes corren con estos costos, al igual que con los de las curaciones. Para solventar parte de estas demandas, se realizan ferias mascoteras. La próxima será el sábado 10, de 13.30 a 18, en calle Rocamora, entre Racedo y Villaguay. “La hacemos junto a Agustina Etienot, otra de las proteccionistas, que rescató seis perros de ese barrio. Lo recaudado es para rescates y deudas veterinarias”, concluyó Yamila, dejando la invitación a este feria.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario