Caso Ilarraz
Lunes 07 de Mayo de 2018

Juicio a Ilarraz: Se realiza este lunes una nueva inspección judicial en el Seminario

A las 8.30 se inició una otra recorrida por las instalaciones. El nuevo tribunal podrá observar la pieza de Ilarraz, donde habría cometido abusos

El Seminario Arquidiocesano "Nuestra Señora del Cenáculo", ubicado en la periferia de Paraná, ya no es el mismo. No porque haya sufrido modificaciones en su estructura edilicia, sino porque aún antes de la denuncia por abusos contra Justo José Ilarraz, en 2012, el número de internos que llegan a la institución para formarse en la vida sacerdotal fue decayendo a tal punto que en la actualidad tiene un promedio de 40 estudiantes, distribuidos entre el Seminario Menor y Mayor.
El predio deberá abrir sus puertas hoy para una nueva inspección judicial que comenzará a las 8.30, en la que participará el tribunal de juicio, los integrantes de la querella, el Ministerio Público Fiscal y el abogado defensor del imputado. Por pedido de la acusación participarán del recorrido cuatro de las siete víctimas, según pudo confirmar UNO: Fabián Schunk, Maximiliano Hilarza, y otras dos víctimas que se conocieron a partir del inicio del debate. También estará presente el cura, pero el tribunal dispuso que sea acompañado de una custodia policial.

LEE MÁS SOBRE EL CASO ILARRAZ
La medida solicitada por la querella tiene una doble relevancia: por un lado porque el tribunal tendrá la posibilidad de apreciar la habitación donde dormía Ilarraz y ejercía los abusos, según asentaron las víctimas en el expediente. También adquiere importancia porque se podrá establecer la distancia entre los pabellones donde dormían los seminaristas y la habitación de quien en ese entonces era prefecto de disciplina del Seminario Menor.
"En la denuncia de las víctimas surge que Ilarraz se metía a la cama de los seminaristas. Las camas no existen más", mencionó el querellante Marcos Rodríguez Allende.
Los acusadores consideran que esta medida tiene una vital importan porque le va a dar mayor veracidad a la denuncia de las víctimas y a la vez para determinar medidas y distancias, cuáles eran los pabellones. En el lugar los operadores judiciales también podrán observar dónde se encontraba la habitación del arzobispo Juan Alberto Puiggari, superior de Ilarraz en el momento de los hechos y uno de los testigos en la causa.

"Va a ser difícil"
Fabián Schunk fue uno de los sobrevivientes de abuso sexual eclesiástico que pidió participar de la inspección judicial. Sabe que será una experiencia difícil en el marco de una historia todavía inconclusa.
"A ese pabellón no entré más desde el año 1992, como mucho, si bien estuve hasta el 2000 en el Seminario. A ese pabellón dejé de entrar. Entré cuando estaba en tercero, en cuarto o quinto, cuando estaba en la secundaria. Creo haber entrado en algún momento", recordó.
El exseminarista, que después se ordenó como sacerdote, explicó que luego, con el paso del tiempo, dejó de concurrir al predio de la Iglesia católica.

La caída
El discurso del clero de Paraná vinculó a las denuncias por abusos en 2012 con el derrumbe de confianza de la Iglesia como institución, pero sobre todo en cómo afectó la imagen del Seminario y la consecuente pérdida de estudiantes. En la década del 80 la entidad llegó a tener un promedio de 150 internos, repartidos entre el Seminario Mayor y Menor. El primer nivel agrupaba desde el primero al quinto año del secundario, mientras que el nivel superior contemplaba los distintos años en los cuales se estudiaba Filosofía y Teología.
El declive comenzó a mediados de los 90, contó una fuente que supo pertenecer a la curia. Y lo atribuye a las políticas desplegadas por Puiggari y a que se dejó de reclutar a menores en poblaciones rurales del interior de la provincia. A esa tarea estaba abocado Ilarraz, junto a otro sacerdote.
Luego de la inspección, que con certeza se prolongará durante varias horas, se reanudarán las audiencias en horario vespertino.

Comentarios