Causa Ilarraz
Miércoles 02 de Mayo de 2018

Juicio a Ilarraz: Fiscalía y querella pedirán una pena cercana a 25 años

La acusación se basará en dos pilares: el testimonio de las siete víctimas y en las pericias de psicólogos. El cardenal Karlic pidió declarar en forma escrita

La causa Ilarraz, la investigación judicial que desató la más importante crisis dentro de la Iglesia católica de Paraná a partir de la trama de los abusos que fueron denunciados por un grupo de exseminaristas, está llegando a su etapa culminante. Luego de seis audiencias de debate a puertas cerradas, donde se escucharon a casi 40 testigos, entre ellos a las víctimas-denunciantes, solo resta la declaración de los psicólogos y psiquiatras que atendieron a los damnificados, así como también la declaración por escrito de los obispos Juan Alberto Puiggari y Estanislao Karlic. También será importante lo que pueda deparar el lunes la inspección judicial al Seminario Arquidiocesano Nuestra Señora del Cenáculo, en las afueras de Paraná.
Más allá de las diferentes lecturas que vienen realizando las partes, como en una partida de ajedrez las piezas ya se están moviendo en función de lo que serán los alegatos y el pedido de pena que evalúan los acusadores para el imputado. Tanto el Ministerio Público Fiscal como los querellantes tienen como pilares básicos para llevar adelante la acusación el testimonio de las siete víctimas y el resultado de las pericias psicológicas, que demostrarán la magnitud del daño causado a los afectados.
Si bien se deberá esperar a las cinco jornadas de juicio que restan, la Fiscalía consideró que "la prueba es suficiente para fundar una sentencia condenatoria". Así lo admitió en diálogo con UNO el fiscal Juan Francisco Ramírez Montrull, quien adelantó que se solicitará la pena más alta para Ilarraz: "Va a estar cerca del máximo, que en este caso sería de 25 años por el límite que tenía en ese momento la ley. Ahora es más alto, y podría ser hasta de 50 años. Eso se va a definir con lo que podamos recabar en el juicio, a los fines de poder determinarla con mayor detenimiento".
Entre todo el material probatorio reunido también –mencionó Ramírez Montrull– adquiere relevancia la tramitación del juicio diocesano y la carta que un grupo de sacerdotes que conformaba el decanato III le envió al entonces arzobispo Mario Maulión, en 2010.
En ese marco, el funcionario entendió que va a ser fundamental escuchar a los profesionales que trataron a los denunciantes de abusos. "Por un lado, ellos corroboraron que los testigos no están mintiendo. Y por otro lado, la afectación psicológica que tuvieron por los hechos sufridos", interpretó.
"Estamos repasando las declaraciones de las víctimas, destacando la impronta que han dejado las mismas. Es importante que el tribunal los escuche directamente a ellos, porque ha quedado plasmado la credibilidad de sus dichos. Ya se había evaluado al momento de hacer la remisión a juicio, se había merituado toda la prueba testimonial y documental que corroboran los hechos", agregó el profesional que está secundado por Álvaro Piérola.
En otro tramo de su análisis sostuvo que muchos de los testigos que pasaron por el estrado no tendrán incidencia "al momento de fundar una sentencia, o al momento de mantener una acusación. Porque muchos testigos le van a decir al tribunal cuestiones que ya están acreditadas".
Como contrapartida, el tribunal –planteó el fiscal– ya tiene "una clara noción de lo que era la vida en el Seminario, de cómo se manejaba Ilarraz en el mismo, cómo se desempeñaban diariamente los alumnos y cómo concurrían a la habitación".
Ramírez Montrull explicó que en el caso de Ilarraz podría tomarse como atenuante "el paso del tiempo y los distintos factores que han contribuido a ese paso del tiempo, al momento de solicitar la pena".

Estrategia
El grupo de querellantes que conforman Marcos Rodríguez Allende, Santiago y Victoria Halle y Lisandro Amavet se abocó el fin de semana a delinear los aspectos centrales de los alegatos que tendrán lugar el 10 y el 11. Según se definió, Rodríguez Allende será el encargado de realizar una valoración minuciosa de todas las pruebas, en tanto, Santiago Halle se abocará al desarrollo de la calificación legal de todos los hechos. "Nos reservamos el pedido de pena, porque estamos trabajando de que sea justo", apuntó Rodríguez Allende. Pese a la reserva, todo parece indicar que el monto será similar al de la Fiscalía.
En cuanto a los ejes sobre los cuales se basará el pedido pena, el querellante respondió: "Va a tener diferentes estructuras y no voy a hacer una diferenciación caso por caso, sino que será lo más didáctico posible. Empezaré por el grupo de testigos-víctimas, el grupo de familiares de testigos, el grupo de amigos de las víctimas, aquellos que participaban en el Seminario y será muy importante el grupo de sacerdotes que estaba comprometido en el Decanato III, las pruebas documentales y la nota que en otras causas no existe: es la confesión del autor, como fue el caso de Ilarraz".


Hoy se reanuda el juicio: Karlic pidió declarar por escrito

La de hoy será la séptima audiencia en el juicio que se le sigue a Justo Ilarraz, en el marco de la causa por Promoción a la corrupción agravada de menores. En la nómina de testigos figuran: Damián Stamm; Eduardo Jacob; Víctor Piedrabuena; Oscar Dupuy; Alejandro Revilla; Ramón Zapata y Javier Balcar.
Una de las novedades más importantes es que el cardenal, Estanislao Karlic, pidió declarar en forma escrita. Justamente, en la última audiencia del 26 de abril los jueces habían resuelto que el prelado debía asistir a declarar a la sala de audiencias. Para ello se basaron en el informe de los médicos forenses que certificaron que se encontraba en buenas condiciones de salid. Pero su abogado defensor Marciano Martínez hizo valer la prerrogativa que tiene de hacerlo en forma no personal, a raíz de supuestas dificultades de salud y su avanzada edad.
También se descartó la declaración del arzobispo emérito, Mario Maulión, quien vive en Rosario y atraviesa problemas de salud. Por lo pronto, las querellas presentaron el pliego de preguntas para Karlic y Puiggari. Este último remitirá su testimonio por escrito amparándose en sus fueros. Similar beneficio tendrá el arzobispo de Concepción, en Tucumán, José María Rossi. El martes el prelado encabezó en la Catedral de Paraná la misa por el Día de los Trabajadores, donde bendijo herramientas de trabajo.
A medida que van transcurriendo las jornadas la situación procesal del cura parece quedar más complicada, principalmente por la contundente declaración de las siete víctimas. Ahora se espera la declaración de los psicólogos y psiquiatras que trataron a los denunciantes, y que de momento constataron el daño que los abusos denunciados causaron en su vida personal.

Comentarios