Secciones
Iosper

Iosper: Desgastante reclamo de un padre desesperado

Siomara Roballo tiene 25 años y padece hipertensión pulmonar severa. Necesita una droga para poder respirar mientras ingresa a la lista de trasplante pulmonar

Jueves 12 de Noviembre de 2020

Roque Roballo es el papa de Siomara Roballo, una joven de 25 años que padece hipertensión pulmonar severa, una grave enfermedad progresiva en los pulmones que la aqueja desde hace años. Actualmente está en la etapa de estudios previos para ingresar a la lista de trasplantes de pulmón. Para mantener la calidad de vida hasta ese momento utiliza una medicación muy costosa (Opsumit- Macitentan- 10mg) que Iosper le debe proveer.

Siomara Roballo1.jpg

En diálogo con UNO Roballo se refirió a los incesantes incumplimientos de la obra social que contribuyen al deterioro de la salud de su hija. “Iosper, en reiteradas ocasiones, ha incumplido con la entrega de las drogas, en tiempo y forma. En lo que va del año 2020 hemos hecho seis recursos de amparo y vamos camino al séptimo. Hemos tenido que embargarle las cuentas en alguna ocasión para poder juntar el dinero y pagar la droga”, relató hastiado.

En septiembre Iosper volvió a incumplir con este empleado estatal y su hija. Después de reiterados reclamos y de una incesante peregrinación a las oficinas de Iosper, Roballo logró que le mandasen la medicación, aunque el pedido llegó incompleto.

“El 16 de octubre volví a hacer el pedido porque las drogas deben estar cada 30 días y, hasta el día de hoy, no se ha completado. Me la mandaron de a partes, a cuentagotas”, se quejó.

Embed

Para graficar la grave situación Roque Roballo relató: “En esta situación de pandemia que estamos viviendo, no puedo andar con mi hija por los pasillos de Tribunales para reclamar lo que nos corresponde, ella es una persona de alto riesgo. Tenemos que estar haciendo recursos de ampao para que Iosper me de lo que me pertenece como afiliado, y a mi hija por derecho. Aporto y necesito que la obra social se haga cargo”, enfatizó.

Los Roballo son de Concordia y aseguran que en las oficinas de esa ciudad la atención es buena y que el problema burocrático se encuentra en la sede central, en Paraná. “En Iosper Paraná nos mienten. Nos dicen que la medicación no llega, que va en camino, que hay trámites para hacer, pero todo es burocracia. En el medio, está la salud de mi hija”.

Dentro de tres días Xiomara se quedará sin la medicación y Roque no tiene respuestas sobre el pedido hecho el 16 de octubre.

El camino de la Justicia

“Soy estatal y no tengo un sueldo holgado para pagar abogados cada vez que tengo que hacer un recurso de amparo. Si no lo hago no conseguimos la medicación. La enfermedad de mi hija es grave. Si no tiene esa droga no puede respirar. Si no la tiene, tengo que alquilar un tubo de oxígeno. Ya no sé qué hacer para que llegue a oídos de los directores de Iosper en Paraná. “Esto no puede seguir así. Hay muchos casos de afiliados con problemas a los que la obra social no les da respuestas”.

“Pésima atención”

“La atención en Iosper es horrible. Nadie atiende los teléfonos, hay que pedir un turno por WhatsApp y te dan turno de acá a tres o cuatro días solo para reclamar un trámite hecho, y en casos graves … y se pierde tiempo”.

La situación es desesperante, sobre todo para los casos de gravedad, cuando hay vidas de por medio y mucha insensibilidad del sistema y de lso funcionarios de Salud que deberían prestar atención a estos casos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario