Proyecto ganador

Investigación sobre la calidad del aire y la incidencia en casos de cáncer de vías respiratorias

El proyecto de Eliana Acevedo: Relación entre la incidencia de casos de cáncer de las vías respiratorias y el Índice de Pureza Atmosférica para Concepción

Domingo 14 de Agosto de 2022

Eliana Acevedo es alumna avanzada de la carrera Licenciatura en Salud Ambiental de la Universidad Nacional de Entre Ríos y su proyecto "Relación entre la incidencia de casos de cáncer de las vías respiratorias y el Índice de Pureza Atmosférica para la ciudad de Concepción del Uruguay, Entre Ríos" fue premiado con una beca de investigación del Instituto Nacional del Cáncer (INC) con el aval del Ministerio de la Nación.

El objetivo de estos proyectos es dar respuesta a problemas de salud pública relativos al proceso de salud-enfermedad-atención-cuidado del cáncer, consolidando una política de formación y especialización de investigadores de calidad en oncología.

En diálogo con UNO, la joven estudiante explicó la temática de su investigación y el significado de trabajar para dar respuestas al cáncer.

investigación.jpg
Investigación sobre la calidad del aire y la incidencia en casos de cáncer de vías respiratorias Los líquenes. "Esos 'hongos' que crecen en los árboles, son organismos que se utilizan como bioindicadores de contaminación, en este caso del aire", explicó la estudiante de la UNER.  

Investigación sobre la calidad del aire y la incidencia en casos de cáncer de vías respiratorias

Los líquenes. "Esos 'hongos' que crecen en los árboles, son organismos que se utilizan como bioindicadores de contaminación, en este caso del aire", explicó la estudiante de la UNER.

—Primero consultarte por tu carrera, ¿Por qué la elegiste? ¿Qué te gustaba?

—Elegí esta carrera porque buscaba estudiar algo relacionado al ambiente y la ciencia, dos áreas que siempre fueron de mi interés. Así, en mi último año del secundario, comencé a buscar carreras relacionadas a estos temas y di con la Licenciatura en Salud Ambiental. En un principio, no tenía mucha idea sobre qué se trataba, pero el perfil profesional e incumbencias me llamaron la atención, así que me inscribí. Desde un inicio, y hasta hoy en día que me encuentro cerca de recibirme, lo que siempre me gustó fue la manera en la que desde la carrera se estudia la inevitable y compleja vinculación que existe entre la salud y el ambiente, que tiene lugar en todos los aspectos de nuestras vidas y muchas veces pasa desapercibida en el día a día. Desde la Licenciatura se abordan problemáticas ambientales variadas, siempre en relación a la realidad y trabajando no sólo desde la teoría sino especialmente desde la práctica, algo que considero muy valioso. Además, esta carrera me abrió las puertas a muchas oportunidades, como lo es esta beca.

—¿Cómo surgió la iniciativa de presentar un proyecto de investigación en la convocatoria? ¿Por qué trabajar sobre cáncer?

—La idea surgió de una de mis profesoras, la investigadora Mg. Martina Villanova, que conocía mi curiosidad por el ámbito de la investigación. Por esta razón, me envió la convocatoria para presentar un plan de trabajo bajo la dirección de la Dra. Emiliana Orcellet, otra de mis docentes, quien cuenta con una amplia experiencia en este tipo de proyectos. La propuesta de investigación en cáncer surgió de la misma convocatoria, sin embargo, el tema me interesó no sólo por cuestiones personales, sino también por la importancia al nivel de la salud pública y el aporte que podría resultar de este proyecto para la población.

—¿Ya venías haciendo trabajos al respecto?

—Hasta ese momento, había realizado tareas de investigación gracias a la beca de Estímulo a las Vocaciones Científicas, que me fue otorgada por el Consejo Universitario Nacional (CIN). Por fuera de ello, también había participado en proyectos de investigación de la facultad y en mi tesina, que tratan diferentes temas vinculados a la salud ambiental. Sin embargo, el comenzar a realizar este proyecto significó un desafío y una oportunidad de aprender muchas cosas nuevas, debido a que involucra temáticas con las que nunca había trabajado.

—¿Qué plantea tu proyecto? ¿Y cuáles son tus interrogantes a profundizar?

—El proyecto se titula “Relación entre la incidencia de casos de cáncer de las vías respiratorias y el Índice de Pureza Atmosférica para la ciudad de Concepción del Uruguay, Entre Ríos”, de manera que busca describir la posible existencia de una vinculación significativa entre las tasas de incidencia de cáncer en las vías respiratorias y la calidad del aire, a través del estudio de la frecuencia, riqueza y cobertura de especies liquénicas, en diferentes zonas urbanas de la localidad. Los líquenes, esos “hongos” que crecen en los árboles, son organismos que se utilizan como bioindicadores de contaminación, en este caso del aire. Entonces, a través del cálculo relacionado a las especies de líquenes encontradas (índice de Pureza Atmosférica- IPA), se puede obtener una idea del grado de contaminación aérea de cada zona. Además, estos son implementados como indicadores de contaminación a largo plazo, por lo que pueden resultar sumamente útiles para buscar una relación entre los factores que planteamos analizar (casos de cáncer y calidad del aire). Por lo tanto, nuestro principal interrogante a profundizar sería analizar si, más allá del carácter complejo de las enfermedades como el cáncer, existe una vinculación entre la calidad del aire exterior en donde residen las personas y este tipo de casos.

—¿Qué sentís que puede aportar?

—Como aportes, creo que desde el proyecto se pueden conseguir datos útiles para definir estrategias de gestión de riesgo para la salud pública a nivel local. Además, este estudio sentará un precedente para futuras investigaciones en esta línea, que fomenten el uso de bioindicadores de calidad para evaluar los determinantes ambientales de la salud.

—¿Tiene un antecedente de estudio en Concepción del Uruguay?

—Hasta el momento, no existen antecedentes en la ciudad de investigaciones que relacionen casos de cáncer y calidad del aire exterior a través del uso de bioindicadores. Sin embargo, actualmente, además de este proyecto de beca, se encuentra en desarrollo un proyecto doctoral desde el cual se objetiva evaluar la calidad del aire de manera regional, en diferentes tipos de uso de suelo del departamento Uruguay, a partir del uso de líquenes. La utilización de este tipo de organismos como bioindicadores nunca antes había sido utilizada en estudios en la provincia, por lo que resulta algo novedoso a este nivel.

—¿Cuál fue tu reacción al conocer que fuiste elegida?

—Cuando recibí la noticia me sentí emocionada y ansiosa por empezar a trabajar en el proyecto, por las características propias de éste y porque, como mencioné anteriormente, significaba un reto para mí y una nueva oportunidad de aprendizaje.

—¿Qué significa para tus intereses a desarrollar? ¿Para tu futuro?

—Hoy en día, mi mayor interés a nivel profesional está puesto en la investigación relacionada a la salud y el ambiente, por lo tanto, haber recibido esta oportunidad me permite seguir trabajando y formándome en esa línea y, además, poder generar conocimientos útiles a futuro para gestionar estrategias que mejoren la calidad de vida de la sociedad. Como comentario final, me gustaría destacar la importante labor respecto a la investigación a nivel local que se realiza permanentemente desde el nuevo Centro de Investigación en Salud y Ambiente (CISA), perteneciente a la Facultad de Ciencias de la Salud.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario