Economía

Inflación: comercios advierten un derrumbe del consumo

Almaceneros notan una fuerte caída en la demanda, debido al impacto de la inflación. Las subas de precios constantes afectan el bolsillo de diversos sectores

Viernes 13 de Mayo de 2022

Finalmente se conoció este jueves a cuánto ascendió la inflación de abril, a través del Índice de Precios al Consumidor (IPC), que mide la evolución de los precios de un conjunto de bienes y servicios representativos del gasto de consumo de los hogares residentes en áreas urbanas. Y si bien refleja un promedio de las subas que se registraron el mes pasado, hay determinados bienes y servicios que lo superan y a esto lo advierten los comerciantes al recibir los precios de sus mayoristas.

En una consulta realizada por UNO, propietarios de autoservicios de Paraná que abastecen una demanda sobre todo barrial, como comercios de cercanía, dieron cuenta de cuáles fueron los artículos que sufrieron un alza significativa en sus precios, en un contexto en el que el bolsillo de los consumidores viene muy golpeado por la pérdida del poder adquisitivo, pese a que numerosos sectores lograron acuerdos paritarios en marzo o en abril.

La inflación afecta la demanda..jpg
La inflación afecta la demanda.

La inflación afecta la demanda.

Al respecto Horacio, dueño de un autoservicio de calle Churruarín, manifestó que los productos que recibió con mayor incremento de precios durante el último mes fueron los de una marca en particular que comercializa aceites y mayonesas. “La suba fue de alrededor del 25% en aceites y mayonesas de Natura”, aseguró.

También los artículos de limpieza registraron aumentos en las últimas semanas, y refirió: “Más que nada la línea de detergentes, por el tema de que la materia primas que se usa para fabricarlos es importada. En algunos grupos fue cerca de un 15% o un 20%”.

“Hoy un Ala de 750 cm3 está a 160 pesos, y en el caso de Magistral, que supera los 350 pesos, me avisó el proveedor que la semana que viene va a tener un aumento del 40%, pero hasta que no llegue me cuesta creerlo”, dijo, a modo de ejemplo, sobre cómo suben las distintas mercaderías.

LEER MÁS: La inflación de abril fue de 6% y la interanual ya suma 58%

Por otra parte, observó que la carne subió desde el mes pasado hasta ahora un 10%, y se aplicó en dos tramos de 5%. Y aunque descartó que se haya modificado el valor de la harina y sus derivados en el último mes, sostuvo que uno de los insumos más utilizados en determinados panificados, como es la margarina, podría subir. “No están entregando ahora y me dijeron que va a aumentar en estos días un 30%”, mencionó sobre este producto.

Los precios de los lácteos también debieron ser remarcados por parte de los minoristas, debido a los incrementos que llegaron en las listas de parte de los proveedores. No obstante, Horacio afirmó que la mayor suba fue en marzo y elevó el precio de venta al público del queso cremoso, por ejemplo, a casi 1.000 pesos el kilo. Sobre este punto, expresó: “A fines de marzo se fue el cremoso a 990 pesos”.

Los aumentos de precios son una constante..jpg
Los aumentos de precios son una constante.

Los aumentos de precios son una constante.

En cuanto a bebidas, precisó que ya le avisaron que Coca Cola subirá un 5% el lunes sus gaseosas; y que “hay etiquetas puntuales de vinos que ya tuvieron incrementos del 20%”. Y agregó que además las aguas minerales llegaron durante esta semana con subas del 15% en promedio.

Según mencionó el comerciante, en general los minoristas se van enterando de los recurrentes aumentos cuando reciben los pedidos: “Los proveedores a veces aumentan las cosas y avisan antes, pero actualmente la mayoría de las veces nos vamos enterando cuando nos llega la factura”, indicó.

Acerca de esta situación, analizó: “Siempre que compramos los comerciantes más chicos perdemos plata, porque no somos grandes cadenas que tenemos espalda para comprar mercadería y tenerla guardada. En este tipo de negocios vivimos de la venta diaria, y tampoco podemos anticiparnos y cobrar la mercadería a un precio exorbitante porque de ese modo no vendemos”.

“Hoy, en estas condiciones, tener un negocio abierto es muy complicado. En mi caso, esta semana me llegó un aumento de alquiler, de luz, de la 931, que son las cargas sociales de los empleados. Es difícil la situación. Tenemos que tener stock de todo y a veces no llegamos”, lamentó, comentando las dificultades y desafíos que atraviesan en un sector con marcada pérdida de rentabilidad.

Asimismo, evaluó: “Las subas ahora se están dando de modo general, no solo en los alimentos. Y la gente llega hacer su compra periódicamente, gasta lo mismo, pero achica el surtido porque no puede pagar más. Y se está viendo cada vez más el uso de tarjetas de crédito, sobre todo al acercarnos a fin de mes, principalmente en cuotas y ese no es un buen indicio de cómo está la economía”.

Por su parte Mario Sarli, integrante del Centro de Almaceneros de Paraná y comerciante de la zona sur de la ciudad, observó que otro artículo de consumo masivo que registró un aumento fue la yerba: “Calculo que entre un 8% o un 10%”, dijo, a la vez que enumeró otros productos que también tuvo que remarcar en la góndola debido a que llegaron con aumentos en las listas de los proveedores: “La carne subió estos días un 5% y el pollo un 10%. El cerdo todavía no, pero en estos días me llega un pedido y ahí voy a saber si se actualizó el precio, porque ahora nadie te dice que van a aumentar, sino que te enterás cuando hacés el pedido y te llega la boleta”.

También señaló que “los vinos subieron bastante, más del 10%”, y notó que derivados de la harina, como fideos y facturas, tuvieron un pequeño incremento, que rondó el 3% o 4%.

inflación precios alimentos.jpg

Además, hizo alusión a lácteos como el queso y la leche, que también llegaron con un precio recargado de parte de los proveedores, que impactó en el valor de venta al público. “El queso subió más o menos un 15%. El cremosO se fue a 1.000 pesos el kilo, el pategrás a 2.200, y el queso azul está a 2.000 o 2.100 pesos; estamos hablando de productos de buena calidad y primeras marcas. Y en el caso de la leche, aumentó un 8%”.

“Lo que vemos es que los precios de todo siguen subiendo, pero me parece que no con la voracidad que aumentaron en marzo y principios de abril. Igual se nota que a la gente le alcanza cada vez menos y se resienten las ventas. Lo que notamos es que la tarjeta de crédito se usa cada vez más, y muchas veces preguntan si tiene interés comprar en cuotas. Cuando la gente empieza a comprar la comida en cuotas es una señal de que estamos complicados”, concluyó.

LEER MÁS: Inflación: cuáles son los aumentos que se vienen en mayo

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario