Secciones
Turismo

Incertidumbre en el sector turístico, sumamente afectado por la pandemia

El gobierno nacional anunció una ayuda para el rubro que, sin poder trabajar, intenta subsistir en medio de la crisis que provocó el coronavirus

Martes 19 de Mayo de 2020

El gobierno nacional anunció que implementará en los próximos días un Plan de Auxilio, Capacitación e Infraestructura para el sector Turístico (PACIT), que alcanzará a unas 2.000 empresas y a 20.000 trabajadores del rubro. En este marco, el ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, adelantó que la finalidad de esta medida es “proteger el sector turístico y prepararlo para que se convierta en uno de los motores de la recuperación una vez normalizada la situación”, y afirmó: “Habrá una serie de fondos, que contará con aproximadamente 4.500 millones de pesos”.

La iniciativa procura paliar la crisis actual de uno de los sectores más afectados por la pandemia, pero también plantea una visión a mediano y largo plazo. En lo inmediato, se busca “auxiliar a prestadores independientes, micro, pequeñas y medianas empresas del sector turístico”. A mediano plazo, el objetivo es “capacitar a decenas de miles de trabajadores del turismo en Seguridad e Higiene, con los protocolos necesarios para afrontar la demanda de los turistas en un mundo post Covid-19”. Y a largo plazo, la idea es “financiar más de 50 obras turísticas en todo el país” que apunten a dinamizar la actividad y aportar al cambio de paradigma que necesita el sector.

Al respecto, Sebastián Bel, expresidente de la Cámara Entrerriana de Turismo (CET) y actual director ejecutivo del área de Turismo de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), sostuvo: “Hasta que no se abran las fronteras, no se pueda circular y se regularice el transporte público, ya sea de micros o aerocomerciales, esta actividad va a estar 100% parada”.

Asimismo, evaluó: “La situación es crítica, principalmente porque hablamos de fuentes de trabajo. El sector turístico es uno de las actividades económicas que más mano de obra genera: a nivel mundial representa casi el 10% del Producto Bruto Interno (PBI) y a nivel nacional genera 1,2 millones de puestos de trabajo, además de lo que significa para la provincia de Entre Ríos”.

El dirigente señaló que las empresas de viajes y las aerocomerciales comenzaron a sufrir esta problemática los primeros días de marzo, previo a la cuarentena obligatoria –que se informó el 19 de ese mes– y remarcó: “Nosotros ya llevamos un tiempo con esta preocupación, ya que la mayoría de las agencias de viaje no trabajaban en cuanto a ventas, pero sí repatriando clientes que estaban en diferentes puntos del país. O sea que desde el inicio del mes de marzo no comercializamos nada, y al no tener ingresos es muy difícil seguir manteniéndose”.

Bel, quien además es referente de una agencia de viajes local, subrayó: “Lo que estamos estudiando e intentando hacer con estas medidas que propone el Ministerio de Turismo de la Nación y también con la Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) que ha ofrecido el gobierno nacional es tratar de subsistir y mantener en pie al sistema turístico del país. Porque si no sostenemos la infraestructura de los alojamientos, la gastronomía, los servicios, y la transportación, cuando podamos volver a trabajar no sabemos cuántos vamos a quedar”.

Sobre este punto, profundizó: “Estimo que vamos a tener una merma de entre un 30% y un 40%. Ya en Paraná hay cierre de comercios y de algunas agencias, se están viendo despidos, hay por lo menos dos hoteles en la costa del Uruguay que también han cerrado. Empezamos por goteo y eso que hasta ahora podíamos bancarnos”.

Según analizó, el sector gastronómico es el más afectado, y expresó: “Tenemos que evaluar, en el momento en que se levante la cuarentena, cómo quedan en pie el sistema turístico entrerriano y el nacional. Lo veremos cuando empecemos a funcionar medianamente, porque no va a ser de un día para otro”.

“En todos los rubros hay una incertidumbre muy profunda, y en el ámbito del turismo es terrible. Y mientras esta semana ya se empezó a haber un movimiento de diferentes sectores, comenzó a activarse el comercio de a poquito, se ve gente en la calle, la construcción volvió a proyectarse, el sector turístico está totalmente parado”, lamentó.

Economía regional

Respecto al futuro del sector en la provincia, Bel analizó: “La mayoría de los productos fuertes que tiene Entre Ríos, como el termalismo, los eventos multitudinarios, las playas de río, el turismo de reuniones, con el que Paraná se viene posicionando como uno de los mejores de la Argentina, suponen aglomeración de gente. Son productos que justamente, con esta problemática del coronavirus, hacen que tengamos que trabajar con protocolos, pero no sabemos cómo, porque la verdad es que no hay nada a ciencia cierta”.

“Los protocolos que se están elaborando ahora son en base a cómo trabajan en España, que son más avanzados, en Chile o en Argentina misma en las cadenas fuertes de hoteles de 4 y 5 estrellas, que cuentan con gimnasios y piscinas”, indicó.

A su vez, reflexionó que si bien los complejos termales, que en la provincia son 16, son uno de los principales atractivos, concentran a gran cantidad de personas y actualmente no se puede pensar en volver a abrirlos al público. No obstante, explicó que en Entre Ríos también hay otros productos que no son masivos, como el turismo de naturaleza o el rural: “Vamos a tener que aprender a exponerlo mejor, porque creo que una actividad en la que no haya tanta gente, en medio de la naturaleza, es más fácil que se pueda ofrecer”, dijo, y destacó: “Algo que también nos juega a favor es que en las localidades más pequeñas el alojamiento turístico en su mayoría está compuesto por cabañas o bungalows, que son unidades habitacionales separadas; no es como en los hoteles, que se comparten pasillos y ascensor”.

Por último, manifestó: “Vamos a tener que trabajar en un protocolo de salud y limpieza, para que seamos un destino saludable y responsable. Este es el escenario que tenemos hoy. En la Unión Europea comienza la temporada de verano y están pensando en habilitar la actividad turística en la fase cero en el interior de sus países; para seguir luego con la fase 1, entre países de la Unión Europea; y en la fase 2 abrirse al mundo, pero eso va a llevar un tiempo. Pero hasta que no se tenga una vacuna o un remedio efectivo contra el coronavirus, será difícil poder volver a la normalidad, o a como se vivía hasta los primeros días de marzo la actividad turística”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario