Secciones
Acontecimiento

Ibicuy: después de tres años se registró un nacimiento

El nacimiento se produjo en el hospital Behring de Ibicuy. Gloria dio a luz a Elián, de 3,630 kilos.

Jueves 26 de Agosto de 2021

Un hecho gratificante y a la vez particular se vivió esta semana en el hospital Behring de la localidad entrerriana de Ibicuy. Allí después de tres años se produjo el nacimiento de un niño, debido a que por sus características el caso requería de atención con urgencia.

El parto se llevó adelante con total normalidad por el equipo médico dirigido por la licenciada en Obstetricia y directora del hospital, Gisela Prelat y el médico Ignacio Benito. En esta oportunidad no dieron los tiempos para derivar a Gloria Ferreyra, quien el martes a las 7.30 concebió a Elián, con un peso de 3,630 kilos. El alumbramiento fue todo un acontecimiento para la pequeña localidad el sur provincial y sus más de 7.000 habitantes.

“Siempre se hicieron partos en Ibicuy, antes con menos tecnología. Hoy en día hay que tener en cuenta la parte legal, porque el juez va a decir ‘usted tuvo tiempo de derivarla, sabía que en dos horas estaba en Gualeguaychú; ¿por qué no la derivó? Pero acá la gente quiere que los partos se hagan en Ibicuy. Si se complica a último momento y no baja el bebé, porque está en un tercer plano y es grande, no te da el tiempo de hacer una cesárea acá porque obviamente no están los recursos”, graficó la responsable política del Behring.

Por qué no se hacen partos

Por una decisión política del Ministerio de Salud, en el marco de la organización de la regionalización perinatal en los hospitales de alta complejidad, ante la necesidad de asistir un parto en Ibicuy u otra localidad cubierta por hospitales de bajo riesgo, las pacientes son derivadas a Gualeguaychú o Gualeguay. El hospital Behring no cuenta con el servicio de quirófano, ni de anestesista, ni especialistas con una guardia activa de Ginegología ni de Obstetricia o de Pediatría, explicó la profesional en diálogo con UNO.

El cuadro de Gloria y su embarazo demandaron de una rápida intervención, sin que haya registrado ningún tipo de complicación.

Prelat recordó que el último nacimiento tuvo lugar en 2018 e indicó que de darse las circunstancias clínicas no dudaría en asistir un parto inminente. “Mi conducta es que si -la parturienta- está en un plano en el cual el niño por nacer no está en condiciones de viajar, se hace en el hospital y en las condiciones acordes de asepsia y de higiene. Después se analiza si se deriva”, acotó.

Sobre las características de la intervención, Prelat contó que al “nacer el bebé lloró espontáneamente y se dieron todas las condiciones para que el parto se produjera”.

“Queremos principalmente evitar que haya muerte materna o del recién nacido, por eso la decisión que se toma es la derivación a Gualeguaychú, para mejorar la calidad de atención y a su vez para reducir la mortalidad materna y perinatal”, enfatizó la especialista.

Del mismo modo indicó que desde el Ministerio de Salud se han entregado herramientas e insumos para mejorar la sala de partos, pero aclaró que no se implementará el servicio de quirófano.

“Era muy urgente”

El intendente de Ibicuy, Gustavo Roldán, brindó su testimonio respecto de este nuevo alumbramiento en la localidad. Precisó que los partos casi siempre se derivan a Gualeguaychú y recordó el antecedente de un caso de mala praxis que terminó con la muerte de una mamá y su bebé, en 2012. “Como el caso era muy urgente y se veía que no se podía hacer la derivación, decidieron atender el parto en Ibicuy”, manifestó en declaraciones a UNO.

El presidente municipal informó que la mujer que dio a luz el martes venía con contracciones y rompió bolsa. En un emotivo agasajo, la intendencia visitó a Gloria y su bebé horas después del feliz nacimiento. Allí entregaron obsequios para el niño y su mamá.

“A través de esta acción celebramos los avances producidos en nuestro hospital que permiten este desenlace”, celebraron en un comunicado oficial.

Antecedente doloroso y una condena anulada

Todavía en Ibicuy es difícil procesar el dolor por la inesperada muerte de Verónica Ruiz Díaz y su bebé, una penosa situación ocurrida el 7 de marzo de 2012. Por el hecho había sido condenado a tres años de prisión condicional e inhabilitado por 10 años para ejercer la medicina, el médico clínico Marcelo Aníbal Labaqui. Pero insólitamente el año pasado, la Sala de Procedimientos Constitucionales y Penal del Superior Tribunal de Justicia (STJ) de Entre Ríos anuló la condena por homicidio culposo agravado al médico en una causa por mala praxis debido a que no recibió una buena defensa legal.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario