Estudiantes

"Hubo 8.000 estudiantes con trayectoria irregular en 2021"

El presidente del CGE, Martín Müller, analizó el problema de la deserción de estudiantes en la Secundaria. Evaluó cómo será el regreso a clases por la pandemia.

Martes 25 de Enero de 2022

La escuela, ese espacio de construcción de saberes que propician alumnos y docentes, debió apropiarse de nuevos modos de enseñar, de vincularse, ya que todo lo antes conocido se trastocó cuando se declaró el confinamiento. Entre aquel 2020 signado por la pandemia de Covid-19 y a la actualidad la escuela (lo que equivale a decir comunidad educativa) navegó en la incertidumbre por tener que adaptarse a restricciones que limitaban las posibilidades de la presencialidad. Hubo que asimilar los desafíos, aprender sobre la marcha, en tanto el virus diera cierta tregua. Así bajo la modalidad de burbujas y con las medidas de seguridad para evitar los contagios, el sistema educativo fue regresando en forma gradual a la presencialidad.

El sistema educativo –en todos los niveles– siempre está sujeto con o sin pandemia al análisis sobre la calidad pedagógica, las condiciones edilicias y la discusión de los salarios docentes. A más de un mes del comienzo del ciclo lectivo 2022, el presidente del Consejo General de Educación (CGE) Martín Müller, analizó cada uno de estos ejes y cuáles son los desafíos para el sistema educativo en 2022.

—¿Cuáles son las acciones que está encarando el gobierno con miras a la vuelta a clases en Entre Ríos?

— Por la excepcionalidad que ha marcado la pandemia, la cuestión de infraestructura y las condiciones de seguridad dentro de las escuelas, ha sido una prioridad de trabajo. Lo ha sido durante toda la pandemia, porque se debe reconocer el trabajo integral que hemos desarrollado con el Ministerio de Planeamiento. Y también el compromiso del Ministerio de Educación de la Nación de disponer de fondos en forma Müller: “Hubo 8.000 estudiantes con una trayectoria irregular en 2021”

—El crecimiento de los contagios de Covid-19 implica fortalecer las medidas preventivas. ¿Se van a readecuar los protocolos una revisión antes de comenzar el ciclo lectivo?

—No nos hemos apurado a tomar esas definiciones por la propia dinámica que está teniendo el avance de la pandemia y las definiciones que van a tomar en primer lugar las autoridades sanitarias. Creemos que eso tiene que partir de ahí, es decir la lógica con la que trabajemos en las escuelas y también debe haber un cierto marco de acuerdo en el Consejo Federal de Educación en las semanas previas al inicio del ciclo lectivo. Es dentro del marco general de cuidar las medidas básicas que hemos aprendido en este tiempo. Y también tomar decisiones que vayan dando pasos sobre lo seguro, como lo hemos hecho desde octubre de 2020 con la Resolución Nº 2.722. Hemos sido una de las provincias pioneras a la hora de sostener que la presencialidad era posible y era segura. Esa seguridad parte de que haya consensos, en ese mismo camino vamos a intentar transitar en las semanas que nos quedan desde acá al inicio de clases.

—Dentro de esas pautas sanitarias que se tienen que evaluar entre el CGE y el Ministerio de Salud, ¿se está analizando la posibilidad de implementar el pase sanitario en las escuelas?

—No lo tenemos previsto por el momento; si hay una decisión así partirá en primer lugar desde el Ministerio de Salud. Y también se debatirá en el Consejo de Educación. Desde el CGE apostamos más que nada a una lógica de concientización, de responsabilidad social respecto de lo importante que significa la vacunación para esto que señalábamos antes, que es el cuidado de la presencialidad. Cuanto mayores porcentajes tanto de docentes como de estudiantes se vacunen, vamos a poder transitar con mayor normalidad el ciclo lectivo. Hoy nuestro foco está apuntando a eso, más que la discusión sobre el pase sanitario. Obviamente que esto dependerá del carácter obligatorio que vaya disponiendo el Ministerio de Salud para cualquier vacuna y así funciona con el resto del calendario de vacunación en el caso de otras enfermedades.

—¿Qué cifras manejan en relación al avance del plan de inmunización contra el Covid-19 en la universo de docentes y de estudiantes?

—Le informamos al Ministerio de Educación de la Nación que ya estamos prácticamente en la totalidad de los docentes vacunados; muy cerca del 100%. El gran desafío que tenemos hoy son los estudiantes: ya hay un alto porcentaje de la población adolescente vacunada. Y aún tenemos un desafío muy grande en el resto de la población de 3 a 11 años. No podría dar los porcentajes a hoy, pero en este último grupo ha habido un alto porcentaje con la primera dosis; hoy lo que queremos reforzar justamente es el hecho de completar el calendario en toda la población en edad escolar obligatoria. No sólo con la primera dosis, sino también con la segunda. Es el desafío que tenemos en las próximas semanas.

—Autoridades del Ministerio de Salud en Entre Ríos afirman que en la población pediátrica es aún baja la cobertura con esquema completo.

—En nuestra lógica de comunicación, tanto del CGE como del gobierno provincial, apuntamos a completar el calendario, creemos que la realidad del propio avance del virus tiene que hacer tomar conciencia a las familias. Es necesario, y la vacuna funciona realmente, y es lo que nos ha permitido que aún con la cantidad de contagios no sean tantos los casos graves. Tenemos que seguir en estado de alerta y debemos concientizar que la enfermedad puede afectar incluso a los niños. Y eso lo hemos visto en las últimas semanas, que en un porcentaje mucho menor afortunadamente, sigue siendo algo que nos debe preocupar.

Paritarias con los gremios

—¿Qué expectativa se tiene del resultado de la negociación salarial con los gremios docentes?

—Somos optimistas en función de cómo cerramos 2021, en el marco de un diálogo que no fue la apertura de paritarias pero sí marcó la impronta de este gobierno de ser consecuentes con el avance de la inflación. Creemos que ese compromiso hoy todavía está abierto: para febrero se evaluará la inflación de noviembre y diciembre, para incorporarlo como incremento, tal como se comprometió el gobierno. En el mismo sentido, esa conversación abierta fuera del ámbito paritario en diciembre, en los próximos días se va a formalizar en una mesa paritaria con ese compromiso: en primer lugar que el salario no pierda poder adquisitivo frente a la inflación. Veo y valoro de parte de los gremios una posición constructiva, y en esa lógica queremos avanzar en las próximas semanas, porque nuestra preocupación principal es tener garantizados los días de clase. Sobre todo a los desafíos que tenemos después de dos años de mucha complejidad. En ese tiempo se hizo mucho y queremos reconocer el trabajo docente, frente a voces que desconocen esa tarea y hablan de dos años sin clases. Realmente nos parece ofensivo, sobre todo para la comunidad docente que tuvo que reinventarse desde marzo de 2020 hasta la fecha para sostener el vínculo con sus alumnos. Y sobre todo acompañarnos en el desafío de la presencialidad.

Nuevo escenario

—¿La organización y el funcionamiento institucional, junto con la propuesta pedagógica, se ajustará a un escenario más cercano a una nueva normalidad en la escuela?

—Apuntamos a eso, creemos que la presencialidad plena tiene que ser un piso de acuerdo y de trabajo sobre el cual empecemos a recuperar todo lo que se perdió, porque todos perdimos en todos los aspectos de la vida por la pandemia. Esa presencialidad tiene que seguir siendo acompañada por lo que también aprendimos en términos de extensión del aprendizaje con la modalidad híbrida. Que los estudiantes puedan seguir trabajando en su casa, tiene que seguir siendo aprovechado. De la mano de eso celebramos dos políticas que vamos a profundizar: una que tiene que ver con el Conectar Igualdad y la posibilidad de llegar con netbooks a todos los chicos de las escuelas secundarias. Y en la escuela Primaria una política que es muy destacable es la llegada de libros de texto para cada uno de los estudiantes. Los libros son para el alumno, con la misma lógica que las netbooks. El libro de texto le va a permitir al docente ahorrar trabajo porque van a tener el material a disposición. Con esa política optimizan el tiempo y a su vez nos permiten no perder lo que aprendimos en estos años de bimodalidad.

Deserción escolar

—¿Cómo se viene trabajando desde el comienzo de la pandemia para recuperar a esos alumnos y alumnas que tuvieron por diferentes motivos que abandonar la escuela?

—Esa es una tarea prioritaria; si por un lado la presencialidad nos va a marcar la necesidad de fortalecer los aprendizajes que son centrales, también queremos concentrar el esfuerzo de los docentes y de las escuelas en trabajar en Matemática, en Lengua, en la resolución de problemas y las ciencias, en todos los niveles. Por otro lado, recuperar las trayectorias que se vieron afectadas durante la pandemia y reducir los índices de abandono, sobre todo en el nivel Secundario, es la otra pata de la tarea que convoca al CGE, al sistema en general, a la sociedad en última instancia. Por eso estamos fortaleciendo lo que comenzamos en 2021 con el programa Presentes: es una política con una fuerte impronta territorial, para que nuestras escuelas salgan a buscar a los chicos casa por casa, para que vuelvan y cuando lo hagan se encuentren con una escuela que les abra las puertas y no los expulse nuevamente. Estamos hablando de un programa que requiere de muchos recursos, de un esfuerzo conjunto del gobierno provincial y nacional a partir de la segunda quincena de enero. Sobre el relevamiento nominal que tenemos de los chicos que hoy no están en la escuela, hay que ir a buscarlos y que vuelvan. A partir de marzo, empalmando con esa tarea de volver a la escuela, se debe dar un fortalecimiento del trabajo en la escuela para que ese chico se sienta cobijado, que pueda ir recuperando los saberes que perdió durante estos dos años y pueda continuar su trayectoria con éxito a la par de sus compañeros.

—¿Qué estadísticas manejan respecto del índice de deserción escolar en Entre Ríos?

—Estamos hablando de un número de chicos que tuvieron una trayectoria irregular durante el año pasado: son 8.000 estudiantes en la provincia. Ahí está el foco sobre el cual estamos trabajando. Sobre esos 8.000 estudiantes también tenemos una situación compleja, sobre todo en los últimos años del nivel Secundario. Es una problemática que es previa a la pandemia, sabemos que en la escuela Secundaria hay una lógica en la cual gran parte de los estudiantes que comienzan no terminan. Por eso en estas semanas del comienzo del año estamos tratando de impulsar que los estudiantes, que jóvenes de 16 y 17 años utilicen las herramientas de las becas Progresar y las becas del Becario como un incentivo. El derecho a la educación tiene que ser prioritario, que el estudiante sepa la importancia de terminar la escuela Secundaria los va a ayudar para la vida. Es importante darle una perspectiva a esos chicos vinculada a la formación para el trabajo.

“Nuestra renuncia está a disposición de Bordet desde el primer día”

El resultado de las elecciones legislativas nacionales parecen haber quedado fuera de la agenda política. Todavía están frescas las declaraciones del gobernador Gustavo Bordet sobre posibles cambios en el gabinete provincial. Consultado al respecto, Martín Müller, dio a conocer su postura: “Nuestra renuncia está disposición del gobernador desde el primer día, desde que asumimos la gestión. La evaluación de la gestión, depende pura y exclusivamente de ese análisis, político y social sobre todo educativo, que haga el propio gobernador de nuestra tarea al frente del Consejo. En ese sentido tenemos la tranquilidad de haber construido un plan educativo provincial, previo a haber sido designados por el gobernador en 2019. Y claramente despersonaliza la tarea que tenemos en el Consejo y somos instrumentos para lograr esas 100 propuestas que nos trazamos, las cuales son parte del gobierno provincial”.

Luego el funcionario entendió: “Si cambia la mirada del gobernador deben cambiar los nombres, pero está la tranquilidad de que hay un proyecto que continúa. Pero también es la continuidad de la primera gestión del gobernador Bordet en 2015 y nosotros venimos a profundizar las líneas. Pero siempre pensamos que en educación, las transformaciones requieren de largo plazo. Apostamos a construir políticas de Estado".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario