Renzo Oliva
Miércoles 03 de Abril de 2019

Hoy Renzo vuelve de China, mientras preparan su viaje Guillermina y Pipi

Para poder ver, el niño paranaense recibió implantes de células madre. Una niña y un joven de Nogoyá harán el mismo tratamiento

El arribo del vuelo en el que Renzo Oliva y su familia regresan desde China está estipulado para hoy a las 7 en el aeropuerto internacional Ministro Pistarini, de Ezeiza. El pequeño de 2 años, que nació con retinopatía del prematuro, recibió en ese país implantes de células madre que activarán la circulación de su nervio óptico y permitirán el desarrollo de la retina para que pueda ver.

Embed


Gran parte de su familia se fue ayer a Buenos Aires para recibir al pequeño, que viajó hace 18 días a Beijing junto a su mamá, Carla Lara, y su papá Javier. Alicia, la mamá de Carla, comentó que se quedarán allá unos días para continuar el tratamiento en el Centro de Baja Visión Perla Mayo, donde mañana tienen un turno para recibir indicaciones del procedimiento que deberán seguir una vez que vuelvan a Paraná.
"Pasó todo tan rápido. Con Renzo siempre hay alegrías. Tanto Carla como Javier tuvieron una actitud positiva ante su realidad y son admirables", elogió Alicia, quien adelantó a UNO que ni bien lleguen a la Argentina deben vacunarlo contra la gripe, para prevenir cualquier cuadro de fiebre: "En la ultima reunión el doctor Wu –el médico chino a cargo de los implantes– les recomendó que no tome fiebre el nene porque esas células madre chiquititas mueren con el calor. Hay que cuidarlas hasta que se desarrollen y tomen fuerza", explicó.

Embed


Según dijo, el tratamiento proseguirá con el suministro de medicamentos y una serie de masajes: "Les van a enseñar tips de cómo estimularlo a Renzo con masajes y debe toda una batería de remedios que trajo de China, que en realidad son nutrientes porque esas células se tienen que desarrollar y crecer en su organismo para obtener resultados", explicó.

También mencionó que durante seis meses mantendrán un contacto permanente con el Centro Perla Mayo para evaluar su evolución: "Gracias a la tecnología se van a comunicar por videollamada y enviar imágenes de los avances. Y les van a decir cada cuánto tiene que hacerse los análisis que deben mandarle al doctor Wu. Estimo que los primeros son a los 30 días y después a los 90. En base a esos resultados se decide si hay que hacer una nueva implantación de células madre", expresó.
Cabe recordar que los médicos del país asiático fueron optimistas y señalaron que es posible que el pequeño recupere un 80% su visión, lo que emociona y genera grandes expectativas en sus seres queridos, que ayudarán en los cuidados que el niño recibirá en los próximos meses.


Mientras tanto, en 10 días partirán dos entrerrianos oriundos de Nogoyá, para llegar al mismo centro especializado en Beijing. Se trata de Guillermina Barcos Kapp, de 8 años, y de José Damián Cavagna, de 20, a quienes todos conocen como Pipi.
Embed


A base de esfuerzo y una enorme ola de solidaridad de los vecinos de su ciudad y de otras localidades, la familia de Guille logró reunir los 50.000 dólares que se precisan para efectuar la intervención que la ayudará a ver, ya que nació ciega por una afección en su nervio óptico. Si bien ya cerraron la campaña, el viernes habrá un festejo con los medios locales para agradecerle a la gente que les tendió una mano, y el sábado 13, pasado el mediodía, partirán rumbo a Ezeiza para tomar un vuelo que sale a las 23.05 rumbo a su destino, al que llegarán luego de un extenso viaje con escalas que les demandará unas 30 horas.
Priscila Kapp, la mamá de la nena, contó a UNO que en estas últimas semanas estuvo constantemente en contacto con Carla, para saber cómo le estaba yendo a Renzo y conocer qué les espera una vez que aterricen. "El tratamiento es el mismo. Guillermina está contenta y entusiasmada porque va a viajar en avión. Ya tenemos la visa, los pasaportes, los pasajes, y sentimos una gran felicidad", indicó.
Priscila recordó que fue su esposo quien escuchó sobre la campaña para Renzo y tras donarle dinero le propuso averiguar de qué se trata esta posibilidad en China. Al respecto, comentó: "Estábamos cansados de que nos dijeran que ella no iba a ver nada. Nos comunicamos con Carla y enseguida nos pasó los contactos. Llamamos al consultor médico Juan Bautista Godoy, y nos dijo que era apta. A la semana nos dio un turno para la clínica china. Él nos va a acompañar en el viaje a nosotros y a otra familia de Buenos Aires".

Por otra parte, destacó con gratitud: "Cuando terminó su campaña e inclusive cuando todavía estaba reuniendo el dinero para Renzo, Carla me trajo donaciones de dinero, en total 60.000 pesos, y una camiseta de Patronato firmada por jugadores para rifar. Me ayudó un montón, me orientó sobre cómo hacer una campaña y me aconsejó, porque yo no tenía idea. Junto a su marido tienen un corazón enorme".

También se mostró agradecida con toda la gente que colaboró: Ricardo Vázquez, un vecino de la cuidad que se mudó a San Luis, le donó a Guillermina 10.000 dólares y la misma cifra a Pipi, pero además hubo agrupaciones, instituciones y particulares que aportaron su granito de arena para que en solo cinco meses consiguieran la suma requerida: "La gente de nuestra ciudad se puso la camiseta, iba a todos los eventos que organizábamos. Tal vez era cerca de fin de mes y colaboraban con la plata que tenían. La Guille viaja gracias a la gente de Nogoyá y alrededores", subrayó emocionada.

A quien todavía le falta completar el importe que demanda el viaje es a Pipi, que empezó en diciembre con su campaña para llegar a China. Su familia trabaja contrarreloj para lograrlo, porque también tienen un turno el 15 en Beijing. El domingo hubo una bicicleteada solidaria, y ayer otro evento para recaudar fondos. Carina, la mamá del joven que tiene una retinopatía de grado 5 (la más severa), se mostró esperanzada, aunque aún le faltan los pasajes: "Si Dios quiere viajamos el 13 junto con la familia de Guillermina", expresó.

Quien quiera colaborar, puede hacerlo donando dinero a través de la cuenta de Banco Nación Cuenta N° 3797259721 a nombre de José Damián Cavagna, CBU: 0110379130037972597215.

Comentarios