Salud
Sábado 21 de Octubre de 2017

Hospital de Gualeguaychú: la UTE dice que la Provincia manejó la renegociación

El Estado provincial recibiría el martes la obra, que tiene una avance del 81,5%, para licitar la terminación en el plazo de un mes. Los empresarios rechazaron las críticas del gobernador

La afirmación del gobernador, Gustavo Bordet, acerca de que no aceptará extorsiones ni admitirá el pago de sobreprecios en la obra del Hospital del Bicentenario que se construye en Gualeguaychú generó diversas reacciones en el mundo empresarial, especialmente en los sectores que son contratistas del Estado.
En el caso puntual de la Unión Transitoria de Empresas (UTE) que llevaba adelante la obra, el titular de una de ellas, Caballi, formuló algunas declaraciones periodísticas. Lo dicho por Miguel Marizza es compartido por Iván Czech (de Czech y Czech) y también por los directivos de la constructora Hornus, cuyo titular Ernesto Hornus SA falleció recientemente.
La postura de los empresarios, además del rechazo a las expresiones del gobernador, es de preocupación por el destino de la obra del hospital, que fuera licitado en 2009; y de rechazo a la inacción estatal durante más de un año, según explican.
Marizza dijo que todo lo ocurrido está en el Expediente Único 1809308 y sus agregados 1809315, 1809514 y 1950866. El titular de Caballi señaló que el 20 de enero de 2016 se pactó con el Estado provincial una neutralización de los plazos ante la falta de pago de los certificados de obra. Y que posteriormente, tras varios reclamos a la Provincia, el proceso finalizó el 8 de noviembre de ese año con la rescisión jurídica por responsabilidad del comitente (Estado), lo que fue notificado el 8 de noviembre de 2016.
Luego el 18 de noviembre; el 2, el 14 y el 22 de diciembre; el 31 de enero de 2017, el 17 de febrero y el 20 de marzo la UTE convocó al Estado "para que se hiciera cargo de la obra y prosiguiera los trabajos a su criterio". Pero el Estado, en cada una de esas citaciones, solicitó "prorrogar su recepción con la finalidad de renegociar el contrato".
Hasta ese momento el avance de la obra era del 81,5% de acuerdo a la UTE. Aunque según una inspección enviada por el gobierno nacional, el avance era del 83%.
Una de las razones por la que las empresas querían entregar la obra -además de ya haber formalizado un reclamo cercano a los 400 millones de pesos por los certificados de obra impagos, gastos improductivos y lesión económica- es que mensualmente debían afrontar solo para el mantenimiento y seguridad de la obra una cifra superior a los 300.000 pesos, dado que en el edificio hay numeroso equipamiento sanitario de alto valor.
Según la UTE, el Estado provincial encomendó a la Unidad Especial Ejecución Hospitales del Bicentenario (del Ministerio de Planeamiento e Infraestructura de la Provincia) que determine técnicamente el valor de la obra restante a ejecutar, lo que fue estimado en 280 millones de pesos (en rigor 280.267.775,06 a abril de 2016), valor que la UTE estaba dispuesta a aceptar, del mismo modo que a resignar parte importante del reclamo anteriormente mencionado. Mientras tanto, para validar el valor de la renegociación, se encargó una auditoría a la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) de Concordia, que avaló lo estipulado.
Incluso señaló Marizza que en informaciones originadas en el Estado provincial, en mayo de 2016, se justificaba el monto de 281 millones de pesos, por lo que manifestó no entender a qué se refiere Bordet al hablar de "sobreprecios".
Si bien admitió que se reclamó al Estado el resarcimiento por la paralización de la obra, dijo que se lo hizo en el marco del pliego de licitación, de la ley de Obra Pública y del Contrato de Obra. Y reiteró Marizza que en el marco de la renegociación, la Provincia impuso quitas sustanciales que fueron aceptadas por la UTE, lo que consta en el expediente.
Igualmente el empresario paranaense señaló que fue la Fiscalía de Estado la que elaboró los convenios de renegociación contractual. Y que una vez concluidos, los integrantes de la UTE fueron citados al Ministerio de Planificación para firmar esa renegociación. Y que una vez en el lugar, el titular de la cartera, Luis Benedetto, les dijo que la firma no se realizaría, sin darles mayores explicaciones. El hecho se reiteró el 18 de octubre.
Ante esto, la UTE hizo una nueva presentación reclamándole al Estado provincial que defina qué haría con la obra, ya sea recibirla y continuar con el proceso de rescisión del contrato, o renegociarlo para reiniciarla cuanto antes. Los empresarios entienden que pudo haber una maniobra dilatoria, si se considera que el 8 de noviembre vence el plazo de un año que tenían para reclamar el resarcimiento y hacer entrega de la obra.
"El Estado, con perfecto conocimiento de ese plazo legal, nos solicitó en siete oportunidades postergar la recepción, a lo cual accedimos. Y luego, nos citó en dos oportunidades para firmar la renegociación , y no se hizo, sin explicación alguna", resumió Marizza.
Lo cierto es que los integrantes de la UTE se manifiestan desconcertados por las palabras de Bordet. "Ojalá pueda licitarse la obra en un mes, como dijo el gobernador; y a un menor precio que el que el mismo Estado consideró oportuno pagar por lo que falta. Eso sería muy bueno, pero hay que decir que a los montos los calculó el Estado", remarcó Marizza.


La nueva licitación
Fuentes del ámbito de la construcción indicaron ante la consulta de UNO, que la licitación de lo que resta realizar de la obra es una tarea compleja. Primero porque el Estado deberá supervisar todo lo hecho, para luego garantizar que está en perfectas condiciones, y asignar a otra empresa la tarea restante. Pero además, porque las empresas que coticen la tarea requerirán primero realizar una exhaustiva supervisación de lo hecho para aceptar la continuidad de la misma. Se entiende que querrán cubrirse por eventuales defectos o faltantes. Estiman estas fuentes empresarias que esas dos instancias ya superarán el mes de plazo.
A modo de ejemplo sobre la complejidad de la obra, se señaló que ese hospital, de 22.000 metros cuadrados,tiene tendidos 38 kilómetros de cableado; y una sala de comando eléctrico del tamaño de una casa pequeña, dado que cada aparato médico cuenta con una instalación independiente. Ya están terminados, por ejemplo, los quirófanos con toda la tecnología instalada.
Ayer el Fiscal de Estado, Julio Rodríguez Signes, explicó que la decisión de la Provincia de recibir la obra y llamar a licitación para la parte restante "no implica admitir ninguna de las responsabilidades que plantea la empresa". Marizza dijo estar satisfecho por el anuncio del fiscal respecto de que el martes 24 el Estado provincial recibiría la obra.


Bordet dijo que prefiere perder votos y no su dignidad
El gobernador, Gustavo Bordet, afirmó que las obras en el Hospital del Bicentenario en Gualeguaychú se completarán pagando "lo justo, sin ningún tipo de sobreprecios ni avivadas", en respuesta a Miguel Marizza, representante de las empresas adjudicatarias, quien anunció una demanda contra el Estado provincial por la rescisión del contrato de reinicio de la construcción del nosocomio.
Anunciado en 2009 por el exgobernador Sergio Urribarrri, la polémica sobre el demorado proyecto se extendió también a la oposición provincial, ya que el concejal Pablo Echandi (Cambiemos) sostuvo que la obra "es uno de los papelones políticos más grandes de la historia de Gualeguaychú".
"Desde 2009 el hospital es materia de promesas. En principio, la obra iba a estar terminada en 30 meses y hoy, ocho años después, hay que desembolsar casi 300 millones de pesos para concluirla", se quejó el edil en declaraciones a Télam.
Por su lado, Bordet, prometió que la obra del Hospital del Bicentenario será concluida y que lo van a hacer bien: "Pagando el precio que corresponde, sin ningún sobreprecio, porque no aceptamos este tipo de prácticas bajo ningún punto de vista".
"No me voy a dejar presionar. Si se quiere accionar judicialmente, bueno, nosotros rescindiremos el contrato y yo les prometo a los vecinos de Gualeguaychú que la semana que viene estamos llamando a licitación y vamos a hacer la obra" con otro adjudicatario, aseveró.
Bordet aseguró además que, en cuanto a la continuidad de la construcción, "hubo una suerte de extorsión mafiosa de algunos empresarios que pretenden obtener un beneficio a costa de un perjuicio para el Estado".
"Yo no lo voy a permitir. No me voy a dejar presionar, porque prefiero a lo mejor perder unos votos que perder la dignidad en mi gestión", señaló el mandatario provincial, y precisó que, para finalizar el hospital, la Nación aporta el 66% de los recursos mientras que el 34% corresponde a recursos de la Provincia.


Comentarios