Secciones
Violencia de género

Hay 519 mujeres que tienen botón antipánico para evitar la violencia

La estadística abarca los primeros cinco meses de 2019 en casi la totalidad de Entre Ríos. Una de las nuevas medidas de protección es la tobillera

Lunes 03 de Junio de 2019

Las desigualdades sociales, políticas y económicas entre varones y mujeres subyacen en nuestra sociedad desde que nos reconocemos como humanidad. Esta convención social nunca antes había sido cuestionada, puesta en crisis, o por lo menos pensada desde de una perspectiva de género hasta que irrumpió con fuerza un movimiento de mujeres con la firme decisión de denunciar no solo la lógica del modelo patriarcal, sino su faceta más cruel: la violencia de género. La respuesta se tradujo en la organización de un colectivo de raíz feminista, fundado el 3 de junio de 2015, para decir basta a los crímenes de mujeres producto de la violencia machista. Así nació la consigna Ni una Menos que visibilizó las diferentes clases de violencia por razones de género, pero que también instaló un debate acerca de las deudas respecto de las políticas públicas para el sector.

Según datos aportados por la Casa del Encuentro y la agrupación Mujeres de la Matria Latinoamericana (Mumala), en los últimos 10 años se registraron en el país 2.831 femicidios y 152 femicidios vinculados. En el caso de Entre Ríos, el Observatorio de la Red Alerta relevó 78 femicidios y 13 femicidios vinculados.

El Estado y su entramado de instituciones, al ser interpelado, ha instrumentado diferentes acciones en todos sus niveles en procura de garantizar derechos, pero sin embargo, luego de cuatro años todavía resultan insuficientes para atender una problemática compleja. Sin dudas el avance más importante se produjo con la sanción de leyes y en las políticas públicas dirigidas a la igualdad de género, pero todavía queda mucho camino por recorrer.

Medidas de protección

El grito de aquel 3 de junio de 2015 interpeló con fuerza al poder político, y en especial al sistema judicial, que en forma paulatina comenzó a aplicar cambios. El Registro Judicial de Causas y Antecedentes de Violencia (Rejucav) de Entre Ríos, que funciona en el ámbito de la Oficina de Violencia de Género (OVG) del Centro Judicial de Género del Superior Tribunal de Justicia (STJ) Carmen Argibay viene trabajando en la sistematización de la información que a cada organismo del Poder Judicial ingresa diariamente en un software referida a causas de violencia familiar y contra la mujer, así como de delitos cometidos en razón de dichas clases de violencia.

El último informe estadístico da cuenta sobre las medidas de protección dispuestas en expedientes de violencia familiar y contra la mujer en Entre Ríos en el período comprendido entre enero y mayo de 2019. Se trata del botón antipánico y el sistema dual, dos medidas cuya implementación se viene articulando con la Policía de Entre Ríos en coordinación con el Estado nacional. Según el relevamiento del Rejucav, en estos primeros cinco meses se registraron 4.657 denuncias sobre violencia familiar y contra la mujer "que dieron inicio a nuevos expedientes" y 946 redenuncias (reincidencias), siendo la mayoría (2.117) aquellas que están contempladas en la Ley Nº 10.058/26.485 de Violencia contra la Mujer.

Cabe consignar que en 2018 esta dependencia estatal registró 10.173 expedientes tramitados y 4.101 correspondieron al período enero-mayo, es decir que en comparación en el mismo semestre de este año creció el número de expedientes iniciados (556).

Con respecto a la aplicación del botón antipánico, se ordenaron en total 519 medidas y tres de sistema dual. La mayor cantidad de dispositivos (272) se implementaron en procesos de violencia contra la mujer, mientras que en el sistema dual se dispusieron dos medidas en Paraná en abril. El sondeo, además pone el foco en cómo dicha tecnología se comenzó a instrumentar en forma progresiva a lo largo de todo el territorio provincial.

Así se puede observar una tendencia respecto de cuáles son los distritos que cuentan con mayor cantidad de dispositivos en funcionamiento. En lo que respecta a la Ley Nº 26.485/10.058, el Departamento Concordia ocupa el primer lugar de medidas de botón antipánico, con 146, seguida por Gualeguaychú con 34, Colón con 26, Paraná con 19, Uruguay con 14, Tala 10, San Salvador siete, Chajarí cinco, Gualeguay y Diamante tres, Villaguay y La Paz con dos y Victoria uno. Esto demuestra que esta política de género todavía no abarca a los 17 departamentos, aunque se está tratando de ampliar la cobertura con el mismo sistema que emplea el 911 a todas las localidades.

En cuanto a los expedientes contemplados en la ley de Violencia Familiar Nº 9.198, en el mismo período se dictaron 247 medidas de botón antipánico y la implementación de una medida de sistema dual en Paraná en abril.

Sobre la distribución por jurisdicción se obtuvieron los siguientes resultados: Concordia volvió a encabezar el ránking con 149, detrás se ubicó Colón con 36, Gualeguaychú con 34, Paraná con 10, Uruguay cuatro, San Salvador, Gualeguay, Diamante y Chajarí con tres, y en último lugar el Departamento La Paz con dos.

Garantizar derechos

La OVG, creada en 2006, tiene como premisa trabajar en políticas de perspectiva de género y en el reconocimiento de los derechos humanos, principalmente de las mujeres que son víctimas de diferentes clases de violencia. Su directora, Yanina Mariel Yzet, explicó en diálogo con UNO cómo se articulan acciones con los diferentes poderes del Estado para garantizar el efectivo acceso a Justicia que establecen la Constitución nacional y la provincial.

En ese contexto se refirió al trabajo con el Rejucav como parte de la órbita de la OVG para "contar con antecedentes; esto permite que cuando una persona realiza una denuncia se conozca si ha denunciado en algún otro punto de la provincia, en otro de los juzgados locales, si se han dictado medidas y si las mismas están vigentes. Estas pueden ser tramitadas en proceso de Familia, en procesos de Violencia contra la Mujer en la modalidad laboral y doméstica. Y también los delitos que se vinculan con estas violencias. Es decir que todos los operadores judiciales que las tramitan ingresan información de los procesos, simultáneamente a brindar la protección a las personas en condición de vulnerabilidad".

La funcionaria agregó que esta información "produce estadísticas y también es una base de jurisprudencia, porque los juzgados van cargando las resoluciones judiciales que dictan en todas las instancias que puede llegar a tramitar el expediente, incluida la sala Civil o Penal del STJ".

La puesta en práctica de medidas de protección no están mencionadas específicamente en el texto de la legislación vigente en la materia, pero aún así "constituyen una herramienta que refuerza la protección", dijo Yzet al hacer mención a los casos de violencia contra la mujer.

Sobre la puesta en práctica del sistema dual (tobilleras o pulseras) explicó que se trata de una política de género en coordinación con el Estado nacional que se encuentra en una etapa de prueba: "En la provincia se ha implementado en Paraná y en el Gran Paraná en los últimos meses, con cobertura del 911 por el sistema que necesita para hacer el seguimiento. La ley Nº 26.485/10.058 y la Nº 9.198 prevén medidas para hacer cesar situaciones de violencia y prevenir las futuras". Al manifestar en qué consiste el sistema dual, detalló que es un dispositivo que se "aplica en la mujer y en el denunciado, y que permite la protección para evitar el acercamiento y que se puedan producir nuevos hechos de violencia. Ninguna medida por sí sola puede bastar, por lo tanto las medidas se dictan de acuerdo a la gravedad de cada situación; no es que todas las medidas se dictan para todos los casos ni son idénticas las situaciones. Es como una tarea artesanal que tiene que hacer quien administra justicia en cada situación para ver cuál es la protección que necesita".

Del mismo modo resaltó que "la medida es muy efectiva" ya que funciona con geolocalización y permite ubicar a cada uno de estos dispositivos conforme a la restricción que ha marcado la medida. En este punto la titular la OVG planteó que "lo que hace es identificar cuando los dispositivos se aproximan, es decir el agresor con la víctima; puede ser que lo hagan circunstancialmente o en forma intencional. Lo que hace el 911, que está monitoreando permanentemente con cámaras, es comunicarse inmediatamente con la víctima para avisarle que se está acercando para que tome las precauciones y al mismo tiempo se comunica a los móviles policiales que estén próximos al lugar para ver cuál es la situación. También se comunican con la persona denunciada. Los profesionales de la fuerza están preparados para trabajar con la temática".

El botón de pánico es otra de las nuevas tecnologías aplicadas a la protección que desarrolló con recursos propios la fuerza policial. Yzet explicó sus características: "Es una aplicación que se baja en los celulares y con la cual se está tratando de cubrir a toda la provincia para que exista la misma sensibilidad y protección de todos los puntos".

Cuando se toma conciencia

Las organizaciones sociales, barriales, sindicales, políticas y de otras extracciones son fundamentales a la hora de visibilizar la problemática y contener a las víctimas donde no llega el Estado. "El primer Ni una Menos estalla por el femicidio de una joven de 15 años que había matado su novio en complicidad con su familia en Santa Fe. Ese caso fue el disparador para rediscutir una cantidad de cosas que se venían planteando y de que se tomen medidas de manera urgente. Una de ellas fue la necesidad de plantear la declaración de Emergencia de la Violencia contra las Mujeres", afirmó Daniel Vera, integrante de la Multisectorial de Mujeres.

La última iniciativa llegó hace pocos días a las dos cámaras con una amplia convocatoria de fuerzas políticas y sociales. "La ley de Emergencia permitiría que se destine Presupuesto extra para resolver cuestiones urgentes. Entre otras cuestiones plantea la formación de 100.000 promotoras de género en toda la Argentina", señaló la militante.

Sobre las políticas públicas diseñadas en la Provincia, Vera rescató que se "han logrado avances importantes, que tienen que ver mucho con la lucha de las mujeres. Y también haber avanzado en la discusión en otros ámbitos, como lo es la reglamentación por decreto de la Ley nacional Nº 26.485. Eso permitiría que se destine el presupuesto y que se empiece a concretar todo lo que tiene que ver con esa ley".

"No es lo mismo hace algunos años hablar de la violencia que hablar hoy. La sociedad ha empezado a tener mayor adhesión al repudio contra la violencia", destacó.

Por su parte la referente de la Red Alerta en la provincia, Silvina Calveyra, también aportó su mirada acerca de esta problemática. "Hemos tenido avances en cuanto a medidas preventivas en la provincia como la pulsera de monitoreo dual, el botón antipánico. Además hemos avanzado en normas. Pero aún queda camino por recorrer ya que las mujeres por las inequidades de género, las asimetrías de poder, la discriminación, los estereotipos negativos y sexistas siguen siendo víctimas de este acto letal en un ciclo de los mayores abusos de poder por motivos de género", dijo en declaraciones a UNO.

Concentración y marcha

En Paraná y en varias localidades entrerrianas se realizarán manifestaciones. En la capital provincial se convoca a una concentración a las 17 en la plaza 1º de Mayo para luego marchar hacia Tribunales, donde se leerá un documento.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});