Iglesia Católica
Domingo 12 de Agosto de 2018

Haciendo lío, la Infancia Misionera celebró sus 175 años

Adolescentes de las parroquias Luján, Santo Domingo, Santa Teresita, Santa Ana y la capilla San Francisco Javier dieron su mensaje misionero

"De los niños y adolescentes del mundo siempre amigos" corearon los niños que integran la Infancia y Adolescencia Misionera (IAM), que el sábado salieron a volantear a la Peatonal de Paraná para contar porqué son misioneros.
La Obra de la IAM fue fundada en Francia, en 1843, por monseñor Forbin Janson y según los registros más antiguos los primeros niños argentinos que colaboraron con la evangelización universal por medio de esta obra eran de la provincia de Tucumán, en 1896, y desde allí se expandieron por el resto del país. Obras Misionales Pontificias determinó que durante agosto se incentive especialmente el crecimiento de esta pastoral.
La IAM tiene como finalidades principales ayudar a los educadores a despertar progresivamente en los niños una conciencia misionera universal; mover a los niños a compartir la fe y los medios materiales con los niños de las regiones y de las iglesias más necesitadas; darle apertura misionera a la pastoral de conjunto de la educación cristiana, integrándose a ella y promover con los niños la conciencia y el compromiso misionero.
Con ese objetivo el sábado los pequeños se reunieron en el atrio de la Catedral de Paraná para activar la misión que luego desempeñarían, transmitir su fe y misión a los viandantes que recorrían la peatonal San Martín.
Participaron adolescentes y niños de las parroquias Luján, Santo Domingo Savio, Santa Teresita, Santa Ana, también de la capilla San Francisco Javier.
"Viva la infancia, comencemos la misión. Sembraremos la semilla de la evangelización" se escuchó decir a los animadores que coordinaron las acciones de cada grupo para una mejor organización.
La consigna para la jornada sabatina fue llevar el pañuelo que los identifica, amarillo y blanco, y todo el cotillón que tenían en casa para de esa forma mostrar la alegría que significa formar parte de la comunidad. Repartieron abrazos gratis, tarjetitas con buenos deseos y mucha fe.
En el mes del Día del Niño, Obras Misionales Pontificias celebra la fiesta de la IAM porque es una obra que está al servicio de los niños y adolescentes con el objetivo de que crezcan compartiendo su fe y su amor a Jesús con otros niños.
Según palabras de la secretaria general, hermana Roberta Tremarelli: "Con la Santa Infancia nació un nuevo estilo de misión que se centra en la gracia del bautismo, de la que brota el carácter misionero de todo cristiano y también reconoce el derecho del niño a recibirlo y el deber de darlo".
Las reuniones de la Infancia son los sábados habitualmente y el horario varía de acuerdo a la parroquia. Los interesados en sumarse pueden consultar en la Secretaría parroquial y las actividades que se comparten son talleres, jornadas, cursos, juegos y mucha amistad.
La IAM contempla cuatro pasos que se van desarrollando consecutivamente en el trabajo de cada semana de actividades, dividiéndose por edades: la catequesis misionera (formación), espiritualidad misionera (oración), servicio misionero (actividad misionera) y convivencia (compartir las experiencias y confraternizar). Los patronos universales de los misioneros son San Francisco Javier y Santa Teresita.

Comentarios