Tarifazos
Miércoles 13 de Febrero de 2019

Gremios y organizaciones sociales marcharon contra los tarifazos y el ajuste y pidieron audiencia en EPRE

Marcharon este miércoles por la mañana contra los tarifazos y las políticas de ajuste del Gobierno nacional, en el marco de la jornada nacional de lucha. El documento consensuado. Piden audienca con autoridades

Gremios y organizaciones sociales marcharon este miércoles por la mañana contra los tarifazos y las políticas de ajuste del Gobierno nacional, en el marco de la jornada nacional de lucha.


La concentración comenzó a las 9 en plaza 1° de Mayo. Allí Trabajadores del Estado de Entre Ríos (ATE), CTA Autónoma, Agmer Paraná la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) y Somos Barrios de Pie, iniciaron la marcha con la lectura de un documento consensuado para luego dirigirse a la sede del Ente Regulador de la Energía de Entre Ríos (EPRE) para manifestar el rechazo a los aumentos desmedidos y la dolarización de los servicios impulsada por el gobierno nacional.


Además, se solicitó una audiencia con el actual interventor del Ente, José Carlos Halle, para discutir la situación energética de la provincia y las posibles alternativas que permitan generar una baja de las tarifas para el conjunto de los sectores populares entrerrianos.


ATE TArifazos (1).jpg



El documento completo


Tierra techo y trabajo


CONTRA el HAMBRE y los TARIFAZOS, por la aprobación urgente de las leyes de Emergencia Alimentaria, Agricultura Familiar, Infraestructura Social, Emergencia en Adicciones, presupuesto para la ley de Urbanización de Barrios Populares y por la Emergencia en violencia para las mujeres y adhesión en la Provincia a la Ley Micaela.


NO A LA FLEXIBILIZACION, NO A LOS DESPIDOS, TERMINAR CON LOS CONTRATOS BASURA, DEROGACION DE LA REFORMA PREVISIONAL.


En un contexto de retrocesos históricos en materia de derechos sociales, marcado por un gobierno nacional que respondiendo y siendo parte de la más rancia oligarquía ha puesto el rumbo en hundir a las mayorías populares en un ajuste de penurias sin fin, las organizaciones abajo firmantes hemos tomado la firme decisión de impedir, hacer retroceder estas medidas y generar las condiciones de mejoramientos y recuperación de las condiciones de de vida que día a día vemos como se pierden y arrojan a millones de compatriotas a la pobreza e indigencia. Por eso en este gobierno es que la pobreza en este año se disparó alcanzando 13 millones 600 mil personas.


Especial relevancia tiene en este momento la escalada de tarifas de los servicios públicos, impagables para los sectores populares, pero negocio multimillonario para las empresas petroleras y distribuidoras que no solo generan abultadas ganancias producto de la dolarización de las tarifas y la brutal devaluación, sino que además siguen recibiendo los beneficios de los subsidios estatales. Ganancias garantizadas por el gobierno macrista al establecer los precios internacionales dolarizados en boca de pozo.


Tan es así que desde el 2.016 el costo del gas ha tenido un incremento mayor al 1600%, en tanto que la Secretaría de Energía anuncia para este año que todavía falta una actualización del 35%. Por otra parte y teniendo en cuenta que los sectores de más necesidad son los que más usan el gas envasado, la garrafa de 10kg en este último tiempo tuvo un incremento del 40%, situación que se agrava por el congelamiento del subsidio a la agarrafa social y que además no llega a los barrios. A lo que hay que agregar el aumento transporte de pasajero y los impuestos provinciales y las tasas municipales.


Nos encontramos actualmente atravesando un nuevo proceso de restauración conservadora en el país; que se caracteriza por posicionar al frente del Estado ya no a una dirigencia proveniente de la política tradicional llamada a gobernar en nombre de los intereses de la burguesía, sino lisa y llanamente a los verdaderos dueños del poder fáctico, la propia oligarquía terrateniente y los poderes financieros y económicos concentrados, ocupando los espacios más sensibles en el entramado decisorio que condiciona los destinos del país y que, en un escenario de subordinación a las distintas variantes imperialistas y al gran capital usurero transnacional como el que vivimos, representa una amenaza permanente contra la clase trabajadora y los sectores más vulnerables de la sociedad.


Hoy vivimos en una Argentina donde la transferencia indiscriminada de recursos hacia los sectores más concentrados de la economía es una prioridad para quienes nos gobiernan, donde las subejecuciones presupuestarias en áreas sensibles como educación, salud, desarrollo social, transporte, ciencia y tecnología se reiteran en detrimento de los derechos más elementales de la población, donde el futuro de generaciones de argentinas y argentinos se halla profundamente amenazado por políticas de endeudamiento que vuelven a ponernos de rodillas, como en los años noventa, frente a los organismos multilaterales de crédito.


El año pasado salieron del país 27.320 millones de dólares, la fuga de capitales más alta desde 2002, significa la mitad del crédito que otorgó el Fondo Monetario como producto de un acuerdo de penurias para el pueblo. También en este mismo período, la destrucción de fuentes de trabajo fue a razón de más de 4.300 puestos mensuales, entre públicos y privados y sólo en blanco. La dolarización de la economía y la devaluación del peso significaron un brutal ajuste sobre los trabajadores. Las 15 empresas cerealeras exportadoras más grandes, entre las que se encuentran Cargill, Deheza, etc con el salto del dólar de $20 a $40 duplicaron sus ganancias. Al mismo tiempo, en virtud de ese mismo movimiento, nuestros salarios fueron licuados a la mitad de su poder adquisitivo.


El plan económico golpea muy fuerte sobre la pequeña y mediana industria en una tendencia hacia la mayor concentración cada vez en menos manos, con cientos de cierres de pequeños y medianos establecimientos.


El panorama es cada vez más sombrío y la capacidad de subsistencia de la clase trabajadora y los sectores populares se ve permanentemente golpeada por el ajuste, con aumentos imparables en los alimentos y bienes de primera necesidad, el combustible y los servicios básicos.


Analizando el curso de los acontecimientos desde el momento de su misma asunción al gobierno, estamos en condiciones de afirmar que no existen errores o equivocaciones en el accionar del macrismo y sus socios, puesto que la embestida contra el pueblo es su plan de acción y no otra cosa. Se trata de ricos gobernando para ricos, resolviendo sus contradicciones en aras de garantizar el sostenimiento de sus privilegios de clase que resultan cada vez más escandalosos en un país donde la miseria, la desocupación, la exclusión y la pérdida de derechos son moneda corriente.


Como colectivo organizado en esta multisectorial, sujetos históricos comprometidos con nuestro tiempo y llamados a luchar para recuperar la dignidad del pueblo y conquistar más derechos, somos conscientes de que sólo con unidad y contundencia podremos ser capaces de derrotar a este modelo económico que nos avasalla y quiere vernos sometidos a los perversos designios del capitalismo más salvaje. Unidad que podremos alcanzar únicamente si recuperamos el legado de quienes nos precedieron y entendemos que la contradicción fundamental en este momento es golpear al plan macrista y de sus socios. Contundencia que construiremos mediante estrategias de acción que nos contengan y muestren la solidez de nuestras legítimas reivindicaciones.


Advertimos a Macri que no vamos a permitir la naturalización de la pobreza y la represión, que estaremos presentes cada vez que las y los argentinos y entrerrianos necesiten de la solidaridad de los sindicatos y movimientos sociales que están aquí poniendo el cuerpo en esta nueva jornada de lucha.


Es por esto que vamos a seguir de pie y resistiendo en las calles, vamos a continuar profundizando este proceso de construcción de unidad para fortalecer el movimiento popular y los espacios multisectoriales y consolidar la lucha por conquistar un estado que debe estar al servicio del pueblo.


Exigimos que se garanticen la defensa del empleo de los habitantes de sus territorios en todos sus niveles y la reincorporación de todos los compañeros despedidos.


Frente a esta realidad que nos desafía a la unidad, estamos convencidas y convencidos de que si luchamos por el todo, por lo general, conseguiremos victorias para el pueblo.


El documento está firmado por Movimientos sociales CCC, CTEP, Somos Barrios de Pie, Frente Popular Darío Santillán, Corriente Sindical Federal, Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), CTA Autónoma.


A nivel provincial adhieren CCC, CTEP, Somos Barrios de Pie, CTA Autónoma, ATE y Agmer Paraná.

Comentarios