Secciones
La Provincia

Gremio postal inicia campaña contra las facturas electrónicas

Entre las ventajas del servicio se destacan el cuidado del ambiente y la comodidad. Sus detractores afirman que es inseguro y que afectaría la fuente de trabajo de empleados de correos.

Viernes 30 de Noviembre de 2012

Cada vez son más las empresas que ofrecen adherirse al sistema de factura electrónica. Entre los beneficios que pregonan, destacan que con este servicio se puede ver la factura “en cualquier momento y desde cualquier lugar con conexión a Internet”, además de “colaborar con el medioambiente”.
 

Quienes optan por esta modalidad dejan de recibir la factura en papel y solo pueden consultarla desde la Web. “De esta manera estarás accediendo a tu factura a tiempo y colaborando en el cuidado del medio ambiente al reducir el uso de papel”, detallan desde el sitio oficial de una compañía que insta a los usuarios a escoger esta alternativa.
 

Para conocer cuándo está disponible la factura en curso, al cliente se le envía todos los meses un correo o un mensaje de texto recordatorio del vencimiento y toda la información para acceder a consultas o descargas, tanto la factura como el resumen de cuenta. “Si lo necesitás, también podés imprimir un cupón de pago”, se explica en el link.
 

Sin embargo, a pesar de las ventajas que se proclaman para quien debe abonar, esta forma que reemplaza el papel impreso despertó voces encontradas en el sindicato de Trabajadores de Correo y Comunicaciones, quienes iniciaron una campaña para que los consumidores sigan optando por la manera tradicional de recibir su factura.

Campaña
El secretario general del distrito 15 del Sindicato, Juan Oleategui, contó a UNO que “junto con las facturas que distribuimos, anexamos un volante donde se da cuenta de lo que implica usar el servicio electrónico. Queremos que la gente entienda que la tecnología puede fallar y que es más seguro recibir el comprobante impreso; lo que se distribuye llega a destino, ya que controlamos que las facturas ingresen y se repartan como corresponde”. Por otra parte, señaló que si bien no hubo hasta el momento una merma en el volumen de distribución debido a la posibilidad de elegir la factura electrónica “debemos evitar que se pierdan fuentes de trabajo por este motivo, ya que si hay menos facturas para repartir se va a necesitar menor cantidad de mano de obra”.
 

“Buscamos preservar el empleo de los más de 2.000 trabajadores que hacen el reparto en la calle en Entre Ríos. Cuando se implementó el fax ya nos vimos afectados y no queremos que pase lo mismo”, añadió.
 

La campaña comenzó hace un mes, junto a acciones similares que se llevan adelante en todo el país.

Las cifras
70% Es el porcentaje de trabajo que se genera en el Correo Oficial a partir de la distribución de facturas, según indica el sindicato.
 

2.000 Es, en promedio, el número de repartidores de correspondencia que trabajan en Entre Ríos.
 

40% Es lo que se calcula que podrán ahorrarse las empresas en calidad de costos operativos al evitar enviar las facturas a los usuarios.

“Con este sistema las empresas buscan bajar costos operativos”
Desde Defensa al Consumidor municipal explicaron que las empresas están obligadas a hacerle llegar el resumen o facturas a los usuarios, pero el hecho de no recibirlos no exime de la obligatoriedad de pago. “Con la implementación de este sistema, en lugar de una factura impresa se manda una online, aunque lo que ocurre muchas veces es que se sigue cobrando el envío”, contó a UNO Fabricio, empleado del organismo. “Las ventajas que tienen las empresas al no tener que mandar al domicilio los comprobantes es el ahorro en concepto de emisión y envío de facturas”, acotó.
 

En este sentido, desde el sindicato de Trabajadores de Correos y Telecomunicaciones explicaron que “las grandes empresas quieren convencer a la gente que adhiera a las facturas electrónicas porque dicen que preservan el medioambiente y facilitan el control de sus pagos, pero lo que no dicen es que las “facturas online” bajan sus costos operativos a cambio de no rebajar los de los usuarios, ya que solo le ofrecen a cambio del traspaso dudosos premios”.
 

En el volante que se entrega en el marco de esta campaña, se expresa que “lo que tampoco dicen y tal vez usted desconozca es que el argumento de la protección ambiental no tiene en cuenta que las facturas digitales se convierten en impresiones domésticas, cuyo costo corre por su cuenta, en papel no certificado y con cualquier tinta, lo que genera un impacto ecológico más negativo que se oculta. Y lo que usted seguramente no sabe es que el 70% del trabajo del Correo Oficial se debe al envío de facturas que, si desaparecen, dejarán a los trabajadores y sus familias sin su sustento diario. Por eso cuando le digan ‘facturación electrónica, mejor para vos, mejor para todos’ sepa que no es lo mejor ni para mí ni para mis compañeros, que pueden ser su hijo, su amigo, su sobrino o su vecino”.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario