Secciones
Agrotóxicos

Glifosato en el aire de Oro Verde: "No es que estemos contaminados"

El intendente Dumé admitió el problema e hizo una serie de aclaraciones sobre la tesis de una investigadora que genera preocupación.

Viernes 16 de Agosto de 2019

Un trabajo académico de una investigadora del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, delegación Paraná, reveló la presencia del herbicida glifosato en las partículas de la atmósfera que luego se depositan sobre el suelo rural y urbano de la localidad de Oro Verde. La autora del trabajo que se plasmó en una tesis de grado es Mariela Soledad Seehaus, investigadora del INTA y Magister Scientiae en Desarrollo Rural en la Escuela para Graduados Ingeniero Agrónomo Alberto Soriano (EPG-Fauba).

Embed

En la tesis que se defendió el 11 de abril de este año se vuelcan los resultados de mediciones de glifosato y AMPA –el principal producto de degradación del herbicida– en 15 puntos de la Ciudad universitaria distribuidos en zonas, en barrios periurbanos y en las cercanías de lotes agrícolas. Seehaus menciona que las fechas de los monitoreos fueron tres: dos en la que se usa el agroquímico en la región y una en que se consideró libre de aplicación en cultivos de granos. Los resultados dieron cuenta de la presencia de uno o ambos compuestos en más del 60% de los puntos, en los tres momentos de medición y en las tres áreas mencionadas.

“Estos resultados nos llevan a indagar qué otros factores influyen sobre la dinámica del glifosato y el AMPA en la atmósfera, además de la cercanía a los campos agrícolas o las fechas de aplicación en cultivos de granos. Nuestro trabajo representó un aporte valioso a los escasos estudios sobre herbicidas en la atmósfera que existen a nivel nacional e internacional y, a su vez, nos permitió vincular las mediciones realizadas con la preocupación de los habitantes sobre la contaminación del aire”, afirmó la académica.

UNO pudo acceder a la extensa investigación que refleja además los períodos de tiempo en que fueron realizados los muestreos sobre el ejido de Oro Verde. El primero abarcó el período del 5 al 20 de septiembre de 2017, el segundo del 27 de noviembre al 12 de diciembre de 2017 y el finalmente, el tercero del 13 al 28 de marzo de 2018.

Uno de los métodos utilizados para conocer la percepción de la población sobre “el uso de plaguicidas agrícolas” fue una encuesta “representativa” de la población de Oro Verde. “Más de la mitad de los encuestados (66%) identifican un problema en la localidad debido al uso de agroquímicos en la agricultura y los elementos afectados ‘Aire’ y ‘Salud Humana’ fueron los que más frecuencia de elección tuvieron”, se argumentó en el estudio.

Piden prudencia

El municipio de Oro Verde estaba al tanto de la investigación de grado e incluso colaboró con el aporte de documentación, como por ejemplo la ordenanza sancionada en 2014 que regula la aplicación de agroquímicos. Luego de la divulgación en los medios del trabajo de Seehaus, ayer el intendente, José Luis Dumé, recibió a profesionales del INTA y a la autora de la tesis para dialogar sobre los resultados de la investigación.

“Vamos a convocar a una reunión entre los vecinos y las autoridades del INTA para llevar tranquilidad a los vecinos porque este es un tema muy sensible: hay sectores que se oponen y otros que están a favor del tema de la producción con agroquímicos. A nosotros nos sirve –el trabajo– porque es una forma certera, a través de un método científico, de saber que en el ambiente hay este producto. Si bien nosotros estimamos que estamos haciendo aplicar la ordenanza como corresponde”, reconoció el jefe comunal.

Dumé consideró necesario hacer una serie de aclaraciones sobre algunos puntos del estudio: “No tenemos demasiado campo con producciones agrícolas, donde ella hizo las mediciones son parcelas del INTA y donde el resultado es positivo, y es lógico porque ellos aplican. La desventaja es que tenemos la planta urbana en muchos casos lindando con la parte rural, y en otros casos tenemos la planta urbana que limita con otras localidades. Ahí no podemos regular porque no es nuestra jurisdicción. Es una problemática que nos excede como municipio y como organismo de control”.

Lejos de mostrar malestar, el gobierno municipal valoró la importancia del estudio y a la vez pidió prudencia para no generar una psicosis en la población. “No es que Oro Verde está contaminado y el resto de la provincia está libre. Si en Oro Verde las muestras dan positivas, es más que probable que en otras localidades se presenten estos síntomas. Me parece que son elementos que sirven para regular en toda la provincia. ¿Qué puede llegar a hacer el Concejo Deliberante, que es el que dicta las ordenanzas? Prohibir la aplicación de cualquier tipo de agroquímicos. Esto tampoco es la solución, porque si hacemos una medición luego se van a seguir dando resultados positivos porque estamos linderos a áreas rurales que pertenecen a otras jurisdicciones. Y la deriva y el viento van a arrastrar partículas hacia donde estemos en cualquier punto de la localidad”, reflexionó.

Consultado sobre si la problemática responde a la falta de planificación urbana, Dumé respondió: “Es cierto que ha habido un crecimiento de la población, pero los barrios donde ella –por Seehaus– midió están hace 30 años, no es que se ampliaron ahora. Son temas que hace 20 años no estaban en la agenda y nadie los cuestionaba. Hoy están en la agenda diaria de cualquier habitante. Considero que no debemos dejar pasar una situación como esta, pero también debemos tener en cuenta que a los productores tenemos que darle una oportunidad para que se transformen. No podemos decirle que deje de producir”.

El jefe comunal confió a UNO que se tomará unos días para leer con detenimiento el trabajo, aunque en principio objetó algunos de los resultados obtenidos. “Hasta son llamativos, porque hay lugares en los que dio positivo, y son sitios donde alrededor no hay ningún tipo de producción. Una de las mediciones se realizó en el haras del Ejército, sobre la ruta 11, y allí no hay aplicaciones de glifosato. En una charla con ella nos dijo que detectaba la presencia del producto, pero que había que hacer un estudio más profundo de por qué llega el glifosato en el aire. Eso indica que hay algún tipo de deriva. Esto nos marca la realidad y no tenemos porqué molestarnos, no hay que negar que eso existe. Son resultados de estudios reales y verdaderos”, interpretó.

“Detectar la presencia es importante, no solo para las autoridades políticas sino para los investigadores porque hoy tienen una herramienta real para empezar a pensar que el sistema de producción actual está pasando por un período de crisis que va a llevar a un cambio de paradigma”, enfatizó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario