Secciones
Tarifazos

Frente a subas de hasta un 40% en textos escolares, crece la demanda en fotocopiadoras

Si bien es más provechoso utilizar un libro original, en muchos casos es el bolsillo el que determina que los padres recurran a las copias para ahorrar

Miércoles 20 de Marzo de 2019

En la mayoría de las fotocopiadoras de Paraná las filas para ser atendido suelen extenderse en esta época del año, cuando apenas han comenzado las clases en la mayoría de los niveles y los docentes le informan a los estudiantes cuáles serán los textos que van a utilizar a lo largo del año.
La alta demanda se prolonga al menos hasta finales de abril. Los referentes del sector aseguran que este año se incrementó la cantidad de personas que opta por fotocopiar un libro en lugar de comprarlo, ya que los aumentos de las editoriales fueron notorios: libreros admiten que en temporadas anteriores los textos escolares subían entre un 20% y un 30%, y este año el aumento fue entre un 30% y un 40%.
Rebeca, una mamá que ayer esperaba su turno en una fotocopiadora de calle Corrientes, contó a UNO que iba a retirar algunos textos de un largo listado.
Por una cuestión de practicidad, los docentes dejan en ese lugar el original y hacen el encargo para que los padres lo retiren, atentos a que de este modo los ayudan a ahorrar en tiempos difíciles, ya que hay familias que tienen varios hijos en edad escolar y se les hace cuesta arriba comprar libros para todos. No obstante, Rebeca observó: "Fui a averiguar para comprar el libro y hay casos en que conviene, porque la diferencia de precio no es tanta. En la misma fotocopiadora me lo han sugerido, porque las fotocopias de un libro me salen 420 pesos y el original cuesta solo un poco más", comentó.
A su vez, y aclaró que hay materias donde directamente les exigen el libro original: "En algunos casos no te dejan fotocopiarlos, como pasa por ejemplo con los libros de Inglés, que llevan un trabajo en color. Ese sale 890 pesos y estuve averiguando con conocidos que ya pasaron a otro año para comprarlo usado, porque es el más caro". En este marco, mencionó que la misma escuela a la que asiste su hijo, como ocurre e otras instituciones educativas, contacta a los padres entre ellos para facilitarles que puedan comprar un libro usado de otro chico que ya no lo necesita.
"Tengo un solo hijo en Secundaria. Los dos más chicos van a la Primaria en una escuela pública y trabajan con los libros de la Biblioteca", dijo aliviada. A su vez, la mujer señaló que hay muchos textos que son para que el alumno lo complete en su período de aprendizaje y ya no sirven para que los reutilice un hermano menor. En este contexto, y manifestó que el lunes tuvieron reunión de padres y en el listado hay uno que les pidieron que si bien les sirve para tres materias, tiene un código único por libro para acceder online al trabajo final y de este modo también limita que lo puedan usar otras chicos. "Este libro se puede fotocopiar, pero se quedan sin tener acceso a ese trabajo final, por lo que comprarlo es prácticamente la única opción. Muchos papás lo que platearon es que les dieran un tiempo para poder adquirirlo, porque son varios los libros que nos piden", mencionó.

Laura, otra de las personas que esperaba en la fila, se quejó de que las editoriales brinden un código para el trabajo final de una materia: "Todos lo libros están carísimos, los de cuentos y los escolares. Si un padre tiene que gastar 800 pesos y el libro no le sirve a otro hermano por eso del código, los docentes no deberían pedirlo más o tendrían que darles ellos una consigna para el trabajo final", opinó.
Elías, uno de los trabajadores de la fotocopiadora, explicó a UNO que la hoja simple faz sale actualmente 1,10 pesos pero se puede economizar sacando doble faz, que en ese caso se cobra 80 centavos por carilla, es decir 1,60 pesos la hoja. "Tratamos de mantener el precio lo más bajo posible y de aumentar solo una vez al año. Si los insumos suben mucho, no tendremos más remedio que ajustar el valor, pero en los últimos cuatro años logramos aguantarlo hasta el año siguiente", dijo, y aseguró que la última suba a principio de esta temporada osciló entre el 13% o 15%: "El año pasado la doble faz valía 1,40 y ahora está 1,60 pesos". En tanto, los anillados cuestan entre 18 y 68 pesos, según la cantidad de hojas.

"Normalmente esta es la temporada más fuerte. Dentro de mes y medio disminuye y mantenemos clientela con las facultades. Ahora hay demanda de todos los niveles y hay casos, como un determinado libro de Inglés que sale unos 2.000 pesos, que fotocopiado cuesta 200. Hay una clara diferencia", dijo, y agregó: "Hay gente que puede comprar un libro y lo hace, pero hay cada vez más personas que no y recurren a las fotocopias, y eso se va notando año a año", sostuvo.
Darío, propietario de una fotocopiadora de calle Belgrano, indicó que "se ve más gente haciendo fotocopias porque los libros están cada vez más costosos". En su caso, los precios son escalonados y hacen descuento por cantidad. "Más gente envía archivos con libros que bajan de Internet para imprimir y es más barato, porque uno aprieta un botón, que ponerse a sacar copias de un libro impreso", refirió.
Por su parte Rosana Pitia, propietaria de una librería de calle Buenos Aires, reflexionó: "Veo que las fotocopiadoras están llenas, pero sinceramente leer de una fotocopia no es lo mismo que leer de un libro. Hay casos en que el ahorro al fotocopiar es solamente de 100 pesos y no vale la pena, ya que los colores son importantes en libros de Geografía o de Historia, por ejemplo. Y hay financiación para que los papás puedan adquirirlos".

A su vez, afirmó que los textos escolares de las editoriales se siguen vendiendo con normalidad, a pesar de los incrementos, y observó: "Muchos padres se organizan para hacer compras comunitarias y es más conveniente: si adquieren más de 10 libros con pago contado acceden a un 10% de descuento. Por ahí no parece tanto, pero todo suma para los papás".

Asimismo, compartió otra forma de acceder a un texto a menor costo: "Las editoriales renuevan cada tres años la edición de sus textos, sobre todo en Segundo Ciclo, de 1° grado hasta 6°. Con eso justifican que hoy en día un libro nuevo de 1° Ciclo esté en 800 pesos, pero se consiguen ediciones anteriores a 500 pesos. Es cuestión de buscarle la vuelta: la maestra puede pedir un libro que no es tan nuevo y cuesta un precio inclusive menor al del año pasado. En esto hay que adecuarse, porque hay escuelas donde no pueden gastar tanto. Por suerte hay maestras que se ocupan de buscar un buen precio para que los chicos cuenten con un libro original y no uno fotocopiado", concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario