Suplemento Aniversario 2022

Fosforomodelismo: Cuando la paciencia y la pasión generan arte

Jorge Luis Rojas es un uruguayense que construye réplicas de estructuras famosas con fósforos de madera usados. Una de ellas le llevó 18 años.

Lunes 14 de Noviembre de 2022

Jorge Luis Rojas tiene 50 años, es de Concepción del Uruguay, y desde los 20 encontró en el fosforomodelismo un espacio de entretenimiento que lo inició en un camino que demanda paciencia, concentración, sentido artístico, y más paciencia. Lo que comenzó como un entretenimiento pasajero, se convirtió en una pasión a prueba de ansiedad, una actividad que podría llevar la paciencia de cualquiera a sus límites, pero que cristaliza en verdaderas obras de arte.

“Cuando comencé con esto no sabía que me iba a llevar tanto tiempo”, dice señalando una de sus mayores obras.

A su lado, inclinada peligrosamente, tal cual está la original, se levanta una Torre de Pisa imponente.

Como si esto no alcanzara para asombrar, a través de la ventana, es posible ver algunos tramos de una Torre Eiffel que impacta.

fosforos01.jpg

Las obras, asombrosas por el grado de detalle y por su tamaño, están ubicadas en el quincho de su casa, y muchas veces debe desmontarlas para poder trabajar en el patio, porque los espacios no alcanzan.

La Torre de Pisa mide casi dos metros de alto y está hecha con más de 500.000 fósforos usados que fueron delicadamente lijados, cortados, pegados, ensamblados, montados y barnizados individualmente en esta estructura que demandó 18 años de dedicación. Sí, 18 años.

“No fue sencillo hacer la Torre de Pisa, porque hace 25 años no había Internet con un acceso tan simple como ahora. Mis modelos fueron siempre de revistas que encontraba, alguna descripción en libros, postales antiguas, pero no tenía acceso a la conformación exacta de la estructura de la torre. Tuve que hacerla y avanzar de la forma más parecida que yo encontraba”, afirma Rojas mirando su obra.

La cantidad de fósforos usados le permitió participar en el Libro Guinness de los Récords, sin embargo, no resultó ganador ante otra obra que se presentó con un número mayor, pero que a diferencia de la torre de Jorge estaba hecha con fósforos nuevos.

“Yo uso solamente fósforos de madera usados, esos que la gente tira y no les presta atención. Yo construyo solamente con ese material como base. No cuento con un taller propio dedicado para este trabajo, lo he hecho siempre en los lugares donde voy encontrando algún espacio dentro de mi casa. Hoy he trasladado casi todo al quincho, pero no es sencillo, porque son estructuras que requieren de mucho espacio”.

Jorge es un verdadero hobbista, que dedica cualquier espacio de tiempo libre para avanzar en la medida que permiten los materiales.

“Este material en particular no permite grandes avances, hay veces que solo se pueden pegar un par de fósforos y hay que parar para que se sequen, pues la estructura necesita que el pegado se realice con tiempo para poder continuar”.

Sus inicios fueron cuando tenía 20 años. Comenzó a partir de un libro de su madre que encontró en la casa. Contaba con figuras simples hechas con fósforos. “Hice todos los modelos que había en el libro, y después avancé con la confección de barcos a escala. Hice una goleta, una fragata, algunos barcos pesqueros, después toda mi atención se volcó hacia los proyectos más grandes”.

Además de estos trabajos centrales, Jorge no pierde nada de material, y con todo aquello que sabe que no usará en las obras de arte lo utiliza para realizar bandejas, posavasos, relojes, y un sinfín de pequeñas obras que se transforman en regalos para amigos y familiares.

nueva031-(4-de-4).jpg

Detalles

Para armar la Torre de Pisa cada detalle fue calculado milimétricamente, las decenas de columnas que componen cada uno de sus pisos calza perfectamente en los arcos que componen la réplica. Los entramados artísticos que ornamentan la Torre Eiffel están replicados al detalle con fósforos, lo que resalta aún más la obra.

“Cuando comencé con la Torre Eiffel fue mucho más sencillo. En Internet se puede encontrar absolutamente todo. Desde los planos originales hasta las medidas exactas de cada parte. Yo he trasladado todo a escala y hoy puedo decir que es una réplica de la estructura, tal cual es la original. Lo único que le voy a hacer es el ascensor que sube por una de las columnas de la estructura”.

Efectivamente, la torre se levanta hasta los tres metros de altura y cuenta con el número exacto de estribos que encadenan la estructura de hierro original. También ha mantenido el formato en los lugares que no están a la vista, pero que son exactamente iguales al monumento parisino.

“En este caso me propuse hacerla por partes, pues me permite trabajar más cómodamente, y además es más fácil trasladarla, sobre todo porque la Torre de Eiffel es más alta que la de Pisa”.

fosforos02.jpg

Reciclado

Una trincheta, cola y fósforos, esas son todas sus herramientas. Cada corte o lijado genera aserrín, que también utiliza para las obras. Todo es reciclado, y es algo que siempre explica a la gente cuando se interesa por estas obras.

“Hay más gente que hace fosforomodelismo en el país, pero lo hacen con fósforos nuevos, muchos incluso se hacen hacer fósforos especiales. Esa es la diferencia fundamental con mi trabajo. Yo uso fósforos usados, únicamente fósforos usados. Por lo que considero que también es una obra ecológica, porque estoy reutilizando materiales que son de descarte. Yo les saco la parte quemada, y luego voy adaptando cada pieza según su longitud y de acuerdo a lo que voy necesitando”.

Su esposa Viviana es docente, y utiliza el hobby de Jorge para enseñar a sus alumnos las diferentes formas de reutilización de materiales que ayudan a cuidar el medio ambiente.

“Todos quieren sacarse fotos con la Torre, les fascina a los chicos, y además aprenden que se puede hacer arte desde la ecología, cuando ven todo lo que se puede hacer con fósforos usados ellos mismos comienzan a juntar fósforos y los llevan a la escuela para colaborar”, afirma.

Cuando se lo consulta sobre cómo hace para conseguir tantos fósforos usados, la respuesta es simple: “La gente ya me conoce, y siempre me acerca fósforos, tengo de sobra para mis obras gracias a la gente”.

nueva031-(2-de-4).jpg

Exhibiciones

Las exhibiciones de estos trabajos han sido todas a nivel local, en comercios con grandes locales de Concepción del Uruguay, e incluso en alguna muestra en Basavilbaso.

“Es un hobby muy personal, no lo he hecho con otros fines, es solo un entretenimiento para mí. Algunas veces surgen propuestas después de que la obra se exhibe, pero son todas cuestiones que no las he tomado muy en serio. Incluso alguna vez un italiano se mostró interesado en llevar la Torre de Pisa a una muestra, y otro coleccionista me preguntó en cuánto la vendía, pero por diferentes razones nunca avancé con eso, es imposible para mí calcular lo que puede valer”, detalla Jorge.

En comercios céntricos de La Histórica ha sido expuesta la Torre de Pisa y ha sido un verdadero atractivo. “Cuando la gente conoce cómo está hecha la obra comienzan a acercarme fósforos de todas las maneras posibles. Bolsas con decenas de fósforos usados, algunos chicos aparecen con una servilleta con 10 fósforos, es maravilloso porque yo jamás pensé que este trabajo podría despertar ese interés por guardar fósforos en cualquier casa para colaborar con este trabajo”.

Exponerlas en cualquier lugar no es una tarea sencilla porque el movimiento siempre genera algún tipo de daño sobre la obra. Hay fósforos que se despegan, columnas que se salen, pero siempre logro reponerla porque conozco cada detalle de su composición, sé lo que pueden resistir, o qué es lo que se ha roto, o movido”.

Jorge trabaja en un corralón de materiales de construcción que dispone de amplios salones de exhibición. Allí expone periódicamente sus trabajos, y muy pronto espera poder mostrar, por primera vez, su Torre de Eiffel a los visitantes.

Lleva ocho años trabajando en el ícono de París, no sabe bien aún cuánto tiempo le queda para finalizar. Pero como buen hobbista, ya tiene en mente su próximo trabajo. “Me mostraron una casa china de varios pisos que me encantó, creo que ese será mi entretenimiento para los próximos años”, afirma.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario