Construcción
Viernes 24 de Noviembre de 2017

Fomentan construir casas en armonía con el ambiente y capaces de ahorrar energía

En Paraná se realiza una capacitación sobre arquitectura bioclimática, un sistema de edificación que considera al entorno. En este tipo de diseños se busca lograr el confort térmico, teniendo en cuenta el clima y las condiciones del entorno

Frente a los cambios climáticos, el calentamiento global y otras numerosas secuelas que van dejando en el planeta las prácticas que desatienden su cuidado, crece el interés por la construcción bioclimática. Se trata de un sistema de diseño de viviendas que considera las condiciones climáticas del lugar donde se va a edificar, aprovechando los recursos disponibles que brinda la naturaleza para disminuir los impactos ambientales, procurando un importante ahorro energético.

En concordancia con esta tendencia, en Paraná se está dictando una jornada de capacitación sobre esta técnica, impulsada por el grupo La Terrada, con amplia experiencia en construcciones sustentables mediante la utilización de materiales naturales, con el apoyo de la fundación Eco Urbano, la filial de Entre Ríos de la Cámara Argentina de la Construcción, la Universidad Tecnológica Nacional Facultad Regional Santa Fe y la empresa Enersa, entre otras instituciones que promueven el uso sustentable de la energía.

Giussepe Mingolla, uno de los referentes de La Terrada y coordinador de esta actividad –que culmina hoy– comentó a UNO: "La arquitectura bioclimática es una herramienta que tenemos a disposición para mejorar el gasto energético, y también para fomentar la eficiencia energética. Para esto tenemos en cuenta cómo se mueve el sol, los vientos, qué materiales utilizamos, y cómo se va a calefaccionar y enfriar la vivienda".

Mingolla, quien nació en Italia y vivió en distintos países antes de radicarse en Argentina, sostuvo que en el ámbito regional "en los últimos cuatro o cinco años en general ha habido un crecimiento" de este tipo de construcciones, aunque admitió que persiste una serie de prejuicios en la población sobre esta opción, ya que "todavía no se entendieron los beneficios que tiene, que son concretos y se pueden demostrar". Al respecto, aseguró: "En Paraná, por ejemplo, caen dos gotas y se inundan las calles. Incorporando los techos verdes sería una gran ayuda: si bien no va a resolver el problema, va a limitar los anegamientos, además de generar otros beneficios, como mayor producción de oxígeno, más vegetación y por ende más sombra que mitigue las altas temperaturas en verano".

A partir de su experiencia, sostuvo que el trabajo más fuerte que se debe realizar para promover esta posibilidad "es promocionar el desarrollo de sistemas constructivos que de alguna forma estén aplicados de forma armónica con el contexto cultural del territorio, utilizando materiales propios del entorno natural, ya sea urbano o rural", y explicó: "Aún se vincula por ejemplo la construcción de barro con el rancho que no está bien mantenido. Sin embargo, en la actualidad hay un conocimiento antiguo con tecnología contemporánea que aparece en diversas publicaciones de arquitectura que dan cuenta de construcciones confortables, hechas a la medida de su habitante, que son más saludables y con bajo costo de mantenimiento, ya que una vivienda debe ser sustentable pero también sostenible".

Por su parte, Carlos Placitelli Mañe, especialista en arquitectura bioclimática y a cargo de la capacitación, opinó: "Instalar la cultura del ahorro es importante, y cuando empezamos a pensar en cómo hacemos para no perder calidad de vida y al mismo tiempo cómo gastar menos, estas cuestiones empiezan a ser relevantes. En este sentido, hay mucho interés por los materiales naturales".

"Si tenemos actitud de ahorro no gastamos la misma energía en hacer un adobe, un ladrillo cocido, un cerámico y mucho menos un metro cúbico de hormigón o de acero", afirmó, y recomendó procurar hacer un buen trabajo, dentro de lo que permite cada situación: "Hay que ver el lugar donde se está trabajando, la ubicación del terreno y demás, y hacer lo mejor que se pueda con esas condiciones".

Horacio Enríquez, referente de Eco Urbano, destacó la iniciativa: "Teniendo en cuenta que hoy el cambio climático es el problema global más complejo y que implica varias dimensiones, en la promoción de cultura ambiental, que es nuestra misión desde la fundación, es importante fomentar todo lo vinculado a la construcción bioclimática, haciendo hincapié en su valor como herramienta de ahorro energético y cuidado del ambiente", concluyó.



***
Promueven políticas para impulsar la bioconstrucción


La jornada de capacitación sobre Arquitectura Bioclimática fue declarada de interés por la Cámara de Diputados de Entre Ríos, donde avanza un proyecto de ley para crear un programa de arquitectura sostenible, impulsado por el diputado José Artusi, que apunta a "la promoción de políticas, programas y proyectos de arquitectura, de inversión pública, mixta y privada, que resulten sostenibles y que apunten a satisfacer el derecho a la vivienda digna, a la ciudad y a un hábitat adecuado para el desarrollo humano para todos los entrerrianos".

"Esta jornada tiene que ver con esta iniciativa, entendiendo que el diseño bioclimático y la bioconstrucción favorecen las buenas prácticas. Hoy tenemos conocimiento de que se puede vivir en un ambiente saludable, de confort, y sobre todo integrador", dijo Giussepe Mingolla.


Comentarios