Secciones
La Provincia

Falleció Carmen Germano, histórica dirigente de DD.HH.

Murió este miércoles al mediodía en Posadas, a los 74 años. Era madre de Eduardo Germano, desaparecido durante la última dictadura cívico-militar, y protagonista de la lucha por memoria, verdad y justicia.

Martes 31 de Julio de 2012

Al mediodía de este martes 31 de julio, en la ciudad de Posadas, a los 74 años de edad, falleció la histórica militante de derechos humanos entrerriana Carmen Salvay de Germano.

La Subsecretaría de Derechos Humanos de Entre Ríos confirmó el fallecimiento de quien es considerada un "ejemplo de lucha y madre de todos". Junto con otras madres, integró la Asociación de Familiares de Desaparecidos de Entre Ríos (Afader) y protagonizó durante años la lucha por memoria, verdad y justicia en la provincia y la búsqueda de su hijo Eduardo y todos los desaparecidos.

"Pasó a la inmortalidad dejándonos un legado de lucha inclaudicable que supo conjugar junto a todas las madres que, frente a la detención-desaparición de sus hijos, se pusieron la patria al hombro para hacernos saber que la esperanza, la democracia y los sueños de una patria justa son una construcción cotidiana, concreta y posible", sostuvo la Subsecretaría a través de un comunicado.

Madre de Eduardo “Mencho” Germano, detenido-desaparecido el 17 de diciembre de 1976 en la ciudad de Rosario, Carmen y su familia han transitado un largo derrotero de dolor y esperanza, agregó.

"Expresamos nuestro más sincero y profundo pesar, y hacemos llegar a los familiares y amigos un abrazo en el dolor, para de este modo reafirmar y redoblar el compromiso en la tarea de construir un país justo y solidario", continuó el organismo gubernamental que conduce Julián Froidevaux.

El homenaje de HIJOS Paraná

"Despedir a una madre siempre es difícil. Siempre duele adentro, profundamente, porque es una vieja de las nuestras que se nos va sin justicia, sin haber encontrado los restos de su hijo, que hace a la muerte más leve, de alguna forma", expresó la agrupación HIJOS Regional Paraná mediante un comunicado.


"Nos toca decir que hoy falleció nuestra madre, abuela y compañera Carmen Salvay de Germano. Como muchas madres nuestras y cercanas, la enfermedad que hace olvidar le fue robando poco a poco sus recuerdos. Es extraño. Quizás esa enfermedad en realidad alivió un poco el terrible dolor de las pérdidas tempranas y aterradoras. Del no saber dónde están los restos de su hijo", añadieron.


Luego de recordar que Carmen era madre de Eduardo “Mencho” Germano, detenido-desaparecido durante la última dictadura cívico-militar, sostuvieron que "supo convertir el dolor, como tantas otras madres, en fuerza de lucha. Una fortaleza arrolladora que durante tantos y tantos años buscó justicia para su hijo".


"En estas líneas abrazamos profundamente a sus hijos y nietos. Es la madre del Ruso, de Diego y de Mencho (el negro Guillermo). También la abuela de nuestro compañero de HIJOS, Matías. A través de él nos llegaron las caricias, el ejemplo, la esperanza y fundamentalmente el amor a una lucha, la búsqueda incansable de justicia", añadieron.


Luego evocaron que "la muerte de la compañera Carmen Germano, nos reaviva la angustia de la temprana partida de su hijo Guillermo Germano en 2009, Coordinador del Registro Único de la Verdad de Entre Ríos y un militante de hierro, que supo ser germinador de semillas y luchador inquebrantable".

"Esta historia que nos toca, la de las muertes tempranas, las partidas de los nuestros sin justicia, es una historia que jamás tendría que haber sido. Hubiéramos querido que la familia Germano no haya tenido que crecer desmembrada, como las familias de nuestros 30.000 compañeros y compañeras", continuaron los militantes de H.I.J.O.S.


"Carmen, nuestra querida madre-compañera, nos enseñaste el camino, la terquedad de seguir luchando incansablemente por el juicio y el castigo a los asesinos. Carmen, nuestra queridísima Carmen, tu mirada ya es luz, se elevará al cielo, desde allí nos abrazará. Ahí estará la Patria. Sabremos descubrirla en tu abrigo, en nuestros abrazos, en la necesidad de seguir construyendo junto a otros, porque no existe otra forma de que seamos en el mundo".


"Tu abrigo, compañera, nos llenará de esperanza, un manto celeste lleno de luz que nos marcará el camino. Cuando tengamos justicia gritaremos tu nombre: Carmen. Adelante querida madre, hasta la victoria siempre", concluyeron.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario