Secciones
pandemia

Fabrican viseras con impresoras 3D para ser donadas a hospitales, a la Policía y al sector mercantil

La iniciativa solidaria surgió de un grupo de desarrolladores entrerrianos. Cuando la inteligencia colectiva se une por un fin solidario.

Domingo 22 de Marzo de 2020

La solidaridad siempre aflora en tiempos de crisis y con redes que se tienden en forma silenciosa para ayudar a los que más lo necesitan. Cuando la inteligencia colectiva se pone al servicio del bien común todo puede resultar menos traumático. Y si se hace con compromiso, mucho mejor. En esta historia se conjugan todos esos factores donde la ayuda desinteresada prevalece en tiempos de pandemia y cuarentena global. La empresa Minna 3d, dedicada al diseño y fabricación aditiva en tecnología FDM (impresoras, repuestos e insumos) y Minnalabs, un polo de educación tecnológica para niños y jóvenes, impulsó un proyecto para imprimir viseras 3D que serán donadas a hospitales, empleados de seguridad, municipales y mercantiles.

Según pudo saber UNO, ya se imprimieron las primeras 50 viseras -confeccionadas en acetato- que tienen como objetivo ayudar a proteger al personal que cumple con servicios esenciales en la prevención del coronavirus. Para ello se formó un grupo comunitario para invitar a las personas que imprimen en 3D (makers) con el objetivo de elaborar estas piezas. “El grupo está formado por gente común y de diferentes edades y profesiones, que tienen impresoras 3D y que quieran colaborar con la sociedad”, informó Gabriel Ramírez, coordinador del grupo UbuntuER 3D de Entre Ríos.

El especialista aclaró que las viseras tienen como principal insumo el filamento 3D PetG o Pla, láminas de acetato y elásticos de 1, aunque se está investigando con profesionales la utilización de botellas de plástico. “Recolectamos una idea que se hace global y que se hace masiva en toda la comunidad, y lo tomamos para una ayuda contextual de la zona”, recalcó.

Algo para tener en cuenta -aportó el educador- es que el uso de las viseras debe estar acompañado de un barbijo, gafas; y en el caso del personal de salud se le debe agregar una cofia.

Demanda y logística

En principio el proyecto colectivo estableció una lista de prioridades para distribuir el material: hospitales, centros de salud, personal de seguridad, de limpieza y empleados de supermercados y farmacias. “En cada espacio se necesita mucha cantidad de viseras, porque lo puede usar cualquiera: desde una secretaria hasta un médico, y las personas que están en vinculación con otras que vienen de afuera”, precisó acerca de la demanda.

Ramírez mencionó que en principio se abastecerá a los hospitales más grandes de Paraná, y planteó que el pedido inicial se recibió de la localidad de Lucas González. En cuanto a la primera etapa de la producción sostuvo que las viseras primero requieren de un proceso de desinfección y que luego serán entregadas desarmadas a cada institución. Aunque previamente deberán permanecer guardadas en bolsas durante cuatro días.

“Terminamos una camada de 50 impresiones, las cuales serán guardadas en bolsas durante las 90 horas que recomienda la Cámara de Impresores 3D de la Argentina. Entre mañana y el miércoles estaríamos entregando el equipamiento. Nos enfocamos en la seguridad y en la logística del transporte. No podemos pedirles a todos los chicos que imprimen que vengan caminando y nos dejen las impresiones, con el riesgo que ello implica”, consignó Ramírez.

En este proyecto solidario diagramar la logística del transporte será uno de los desafíos más importantes. Por eso la idea es buscar ubicaciones céntricas para acercar las impresiones 3D, y en principio uno de los puntos de recepción será en la sede de Minna 3D, en calles Colón y San Juan.

“Estamos buscando que el trasporte autorizado traslade las piezas, para nosotros hacernos cargo del packaging, embolsar todo y desde ahí destinarlo a los hospitales”, aseguró.

Reconoció que en este nivel es donde tiene mayores dificultades, pero estima que se irán organizando con el correr de los días.

viseras.jpg
Serán donadas a hospitales, empleados de seguridad, municipales y mercantiles.

Serán donadas a hospitales, empleados de seguridad, municipales y mercantiles.

Donaciones

El vocero de la comunidad solicitó a la población la colaboración con los insumos básicos para realizar las viseras, como por ejemplo el acetato y otros elementos que ayudarían a que la distribución sea de alcance provincial. “Estamos haciendo un grupo de coordinadores de Entre Ríos y que tiene la particularidad de que se juntan un maker y un profesional para trabajar en conjunto. Porque la persona que se dedica a imprimir también necesita una motivación, necesita mantenerse activo, porque si esto dura mucho se va a necesitar material, se necesitan repuestos para las impresoras”, añadió.

Aquellas personas, entidades o empresas interesadas en colaborar con donaciones o económicamento con el proyecto se pueden contactar con el siguiente correo electrónico: ubuntuer.makers@gmail.com.

Piden ayuda para poder sostener el proyecto

El grupo UbuntuER 3D solicitó a la comunidad la colaboración para mantener activo este proyecto solidario. La ayuda se puede concretar mediante el acetato con el que se producen las viseras y repuestos para las impresoras que con el tiempo y el uso se van deteriorando. También se necesitan guantes descartables y alcohol. “Estamos elaborando un documento donde están poniendo a todos los colaboradores. Es importante decir que todas las donaciones serán detalladas en un Excel, que será de acceso libre para aquella persona que quiera verlo. La idea es que todo el procedimiento sea lo más transparente posible y si en algún momento hay algo que se escapa, se pueda verificar”, consignó

Ramírez contó que han recibido diferentes donaciones, como por ejemplo de una conocida librería de Paraná, que aportó acetatos.

El acetato tiene que ser de cualquier medida de 200 micrones o el que se usa en las carpetas.

La tecnología para hacerle frente al Covid-19

Comunidades de usuarios de impresoras 3D se organizan para garantizar suministros médicos a los sistemas sanitarios de todo el mundo. En Italia, la empresa con la patente de las válvulas de un respirador se negó a compartir el diseño con dos personas, que finalmente las diseñaron a un costo de alrededor de 1 euro.

Así nació la idea de “evaluar, diseñar, validar y resolver la fabricación de suministros médicos de emergencia médica libres de patentes por todo el mundo”. Código abierto implica un producto cuyo diseño esté liberado para que cualquiera pueda hacer uso de los planos.

Cuando la población más vulnerable afectada por el Covid-19 se encuentra en un estado crítico el respirador es el aparato que puede marcar la diferencia entre la vida o la muerte, ya que asiste artificialmente la respiración. No obstante, de todos los tipos de válvulas que se pueden encontrar en los hospitales tan solo unas muy específicas son aptas para el tratamiento de pacientes. Este hecho ha provocado que la demanda de estos componentes se haya disparado, publicó Salto Diario.

En Chiari, localidad italiana en la región Brescia, un hospital declaró que se encontraba sin válvulas para utilizar en los respiradores de la terapia. La empresa que suministraba estos materiales anunció que no tenía tiempo suficiente para suplir la demanda. Desde el hospital decidieron recurrir a la comunidad maker. En cuestión de horas dos miembros de la comunidad, Massimo Temporelli y Cristian Fracassi, consiguieron crear las piezas necesarias para imprimir en 3D, diseñando la estructura desde cero con un costo ínfimo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario