Secciones
Paraná

Exasesor presentó un amparo para cobrar un mes no trabajado

López Segura estaba incluido en el decreto por el que Varisco desvinculó a varios funcionarios el 6 noviembre, pero dice que no fue notificado

Sábado 21 de Diciembre de 2019

El exsubsecretario de Infraestrctura de la Municipalidad de Paraná, Eduardo López Segura, presentó una acción de Amparo contra el municipio reclamando el cobro de los haberes de noviembre en su condición de asesor del Departamento Ejecutivo encabezado por Sergio Varisco.

El polémico funcionario fue separado del cargo a fines de 2017 aunque recibió como compensación un nombramiento como asesor, establecido mediante el Decreto Nº 249/18.

En noviembre,Varisco decidió dar de baja el contrato de funcionarios y asesores el 6, argumentando la necesidad de reducir el gasto.

Mediante el Decreto Nº 2.516 , del 6 de noviembre, Varisco dejó sin efecto una serie de designaciones de subsecretarios y directores municipales, además de asesores. De acuerdo a la lista conocida en ese momento se trataba de 35 funcionarios, entre los que se encontraba López Segura .

Esa decisión de Varisco se enmarcó en la declaración de emergencia administrativa, económica y financiera que fuera establecida mediante la Ordenanza Nº 9878.

Pero el 18 de diciembre, las nuevas autoridades municipales recibieron la notificación de que el exfuncionario –patrocinado por el abogado Ramiro Pereira– interpuso el amparo contra la Municipalidad de Paraná reclamando el “inmediato pago” de los haberes correspondientes a noviembre de 2019 por su desempeño como “asesor técnico de la Presidencia de la Municipalidad de Paraná con rango de subsecretario”.

En el ambiente político se comenta que López Segura ya no realizaba ninguna función y que su designación como asesor fue “un gesto de Varisco” cuando decidió sacarlo del gobierno municipal para compensarlo por su desplazamiento.

De acuerdo al argumento del exfuncionario, nunca fue notificado de la caída de su designación.

El monto reclamado es algo mayor a los 65.000 pesos, pero al margen de su cuantía, el caso pone en cuestión al menos un par de aspectos de la conducta de dos dirigentes políticos.

Por el lado del exintendente Varisco y sus colaboradores, la injustificable desprolijidad de no haber notificado correctamente a la persona alcanzada por una decisión de esta índole, dándole la posibilidad de realizar un reclamo de este tipo. Incluso queda la duda acerca de si se trató de un error o de un olvido deliberado.

Y en cuanto a López Segura, cuál era su compromiso con la gestión de la que fue funcionario primero, y asesor después, que habiendo conocido la decisión de Varisco de dar de baja el contrato (lo que fue ampliamente difundido en los medios), aprovecha no haber sido notificado para reclamar un mes más de pago de su remuneración.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario