Secciones
Citrus

Europa suspendió ingreso de citrus y Entre Ríos perderá unos 30 millones de dólares

La provincia es la principal exportadora de mandarinas y naranjas. A ese mercado destina 40.000 toneladas; recién partió el 20%.

Viernes 14 de Agosto de 2020

Por el riesgo fitosanitario relacionado a la enfermedad denominada mancha negra, que afecta la calidad externa de los cítricos, la Unión Europea decidió la suspensión de exportaciones de estas frutas argentinas por el resto de la temporada. La medida, que entrará en vigencia desde mañana y regirá hasta abril de 2021, se adoptó tras detectarse cargamentos de limones tucumanos y naranjas jujeñas con esta plaga.

La medida causó un fuerte impacto en Entre Ríos, que es la principal productora de citrus dulce del país, y es alcanzada cuando había despachado el 20% de las 40.000 toneladas que aproximadamente destina a ese mercado, donde se obtienen los mejores precios.

Con ese destino estaban partiendo las últimas mandarinas de la temporada y naranjas Valencia, explicó a UNO el dirigente Fernando Borgo, de la Federación del Citrus de Entre Ríos (Fecier).

“El citrus se produce todo el año. La cosecha arranca en marzo con las mandarinas tempranas, y sigue hasta cerca de diciembre. Para la exportación el período principal se da en agosto y septiembre.

La medida de la UE afecta a limones y citrus dulces. Borgo recordó que en limones, el 90% de la producción argentina tiene origen en Tucumán, mientras que el Noreste Argentino (NEA), solo el 7%, procede de Corrientes y Entre Ríos. En cambio, en citrus dulce (naranja y mandarinas), el 80% se produce en el NEA, siendo más de la mitad de origen entrerriano.

“Se desoyó una solicitud que se hizo desde la Argentina de aplicar el concepto de regionalización, excluyendo de la suspensión a los cítricos dulces de la región NEA que no han tenido ninguna intercepción de la enfermedad”, afirmaron ayer desde el Senasa.

Justamente, el ministro de Producción de Entre Ríos, Juan José Bahillo, se comunicó con su par de Agricultura de la Nación, Luis Basterra, y propuso que se realicen las gestiones necesarias para regionalizar la exportación de cítricos, teniendo en cuenta que las frutas del NEA no presentaron ninguna detección de mancha negra.

El planteo es que la decisión europea fue apurada, ya que desde el punto de vista normativo sanitario internacional no se hicieron las pruebas de laboratorio necesarias de las intercepciones en las naranjas detectadas como se hizo con los limones. Vale recordar que para los limones los mismos productores suspendieron sus envíos para lo que resta de 2020.

La medida que regirá desde este domingo y hasta abril de 2021, afecta significativamente al sector citrícola entrerriano, no sólo porque es una provincia que se posiciona en los principales puestos de producción nacional, sino además porque esta prohibición se da justo para uno de los principales mercados donde se destina la fruta y en plena temporada alta de exportación.

Según señaló el secretario de Agricultura y Ganadería de la provincia, Lucio Amavet, “Entre Ríos, exporta el 80% de su producción a la Unión Europea: unas 40.000 toneladas de cítricos dulces; y hasta el momento sólo había partido el 20% de ese total. De esta manera, si la cotización actual ronda los 800 dólares la tonelada; las pérdidas para la citricultura entrerriana alcanzarían a unos 30 millones de dólares aproximadamente”.

Y agregó: “Se están gestionando diversas acciones para dar solución a esta problemática con el Ministerio de Agricultura y Ganadería, a través del Senasa -órgano de control fitosanitario-; y de Cancillería; para realizar las gestiones necesarias de los agregados agrícolas argentinos en la Unión Europea e intentar buscar una solución”.

Características

También conocida como moteado negro o “black spot”, es una enfermedad que ocasiona daño económico a la producción citrícola al afectar la calidad externa de los frutos. En ataques severos también afecta los rendimientos, al provocar caída prematura de la fruta.

Se la conoce en el NOA desde hace años, causando daños en pomelos y naranjas en Salta y Jujuy y últimamente en limones en Tucumán.

Los síntomas observados en frutos de la zona, tanto de limoneros como de naranjos y mandarinos, coinciden con los descritos como típicos para esta enfermedad. Se caracteriza por diferentes tipos de manchas, lo que dificulta a veces su diagnóstico.

El limonero es considerado como la especie más susceptible y una importante fuente de inóculo en las distintas áreas citrícolas del mundo donde la mancha negra está presente. También causa importantes daños en naranjas tardías como la Valencia late y en pomelos. Hasta el presente, una vez establecida la enfermedad en un lote, la única forma de control es mediante tratamientos químicos, basados en el uso de fungicidas de acción preventiva y/o curativa.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario