Secciones
La Provincia

Este mes crece la búsqueda de departamentos de un dormitorio

En enero numerosos estudiantes de otras ciudades que iniciarán una carrera en Paraná buscan dónde vivir y esto hace subir la demanda.

Martes 07 de Enero de 2020

Si bien enero es un mes de poca actividad comercial en muchos rubros, las inmobiliarias registran un incremento de alquileres de departamentos, sobre todo de un dormitorio, impulsado por la búsqueda de estudiantes universitarios que están por iniciar una carrera o que se mudan de vivienda.

Los precios de mercado varían según el tamaño del inmueble, su ubicación y sus características. En un lugar céntrico situado cerca de alguna facultad, oscilan entre 7.000 y 12.000 pesos, y en algunos casos a este importe hay que añadirle el valor de las expensas e impuestos.

Sobre este punto, José María Armándola, presidente del Colegio de Corredores Públicos Inmobiliarios de Entre Ríos y propietario de una inmobiliaria, señaló a UNO: “En esta época hay bastante demanda, y también hay oferta y se están consiguiendo alquileres sin problemas. En general los estudiantes buscan el departamento de un dormitorio, aunque algunos se dan cuenta de que les sale un poco más barato alquilar entre dos un inmueble de dos habitaciones”.

“Varían mucho los precios, porque hay distintas calidades y también hay que considerar la cantidad de metros cuadrados, que pueden ir de 30 hasta 60 metros. Cuestan entre 7.000 y 12.000 pesos los departamentos en zona de facultades. Algunos propietarios incluyen en el importe final las expensas y en otros los inquilinos las tienen que pagar aparte. Depende de la idea de cada propietario”, comentó.

Por otra parte, indicó que habitualmente se requiere un garante propietario o dos con recibo de sueldo “que sean suficiente para garantizar el monto” y que al concretar la operación, además del valor del mes en curso el locatario tiene que abonar los honorarios de la inmobiliaria, que son del 5% más IVA sobre el total del contrato.

Si bien hay locadores que prefieren ajustar el precio cada seis meses en un 15%, hay otros que lo actualizan recién al año en un 30% en el caso de los alquileres de vivienda, aunque es un porcentaje que se ubica por debajo del índice inflacionario anual registrado. Esto se especifica de una manera particular estableciendo los montos en el contrato referido al valor total que suman los dos años que dura el acuerdo, ya que por ley no se puede indexar el precio: por ejemplo, para un alquiler que se paga 7.000 pesos durante los primeros 12 meses y al año siguiente se abona 9.100 mensuales al aplicarse el 30%, el monto final del contrato será de 193.200 pesos. Sobre este importe se calculará el sellado del 1,5% y los honorarios del 5% más IVA de la inmobiliaria. O sea que el inquilino deberá abonar al mudarse 7.000 pesos para el primer mes de alquiler, más 2.898 de contrato, y 11.688,60 de honorarios, lo que suma 21.586,60 pesos.

Por su parte, Roberto Ruiz, quien hace 43 años que se dedica al rubro inmobiliario, sostuvo: “Desde el fin de año anterior y durante enero sobre todo, atendemos la demanda de los estudiantes universitarios. Es un mercado de todos los años. Respecto a quienes buscan alquilar una vivienda permanente, como un matrimonio o una familia, está un poco más difícil, porque han aumentado los alquileres y hay un doble movimiento: el propietario quiere en un principio mantener su valor y la gente no lo puede pagar, entonces estamos con esa situación”.

En este caso, un departamento de dos dormitorios ubicado en zona céntrica arranca en 15.000 pesos, y sus valores varían también teniendo en cuenta ubicación, tamaño y particularidades de la vivienda. “El retorno de un alquiler cuando empecé a trabajar en el rubro inmobiliario era el 1% del valor de la propiedad y hoy no llega al 0,30%”, explicó.

Por último, evaluó: “Lo que nos está costando a nosotros hoy es convencer a un inversor que compre una propiedad y la vuelque al mercado locativo, porque no se sostiene la rentabilidad que había hace muchos años. Además las nuevas leyes que se impulsan preocupan mucho a los inversores”.

La venta de inmuebles sigue paralizada y hay desconcierto

Si bien en el mercado inmobiliario local la mayor parte de la oferta de inmuebles se tasa en pesos, el panorama económico incierto generó que cada vez más propietarios dispuestos a vender lo coticen en dólares.

En este contexto, el cepo que permite adquirir solo hasta 200 dólares mensuales en el mercado oficial complicó considerablemente la posibilidad de realizar operaciones en esta moneda; y ahora se suma el impuesto PAIS, que incrementa en un 30% el valor de la divisa para operaciones de compra.

Consultado sobre este tema, José María Armándola analizó: “El sector inmobiliario no ha sentido la aplicación de esta medida porque el mercado está parado, y en realidad las pocas operaciones en dólares se hacen con dólares que ya están atesorados de antemano. El crédito en dólares no existe y la actividad de comprar dólares es imposible, porque son poquitos los que se pueden adquirir y hace inviable comprar una propiedad”.

“Hay muy pocas operaciones y no se ven signos de reactivación”, evaluó, y refirió que para reactivar las ventas inmobiliarias hace falta “primero estabilizar la economía; bajar la inflación y también bajar los intereses, que van atados a la inflación, y debe haber créditos accesibles”.

Por otra parte, reflexionó: “Los precios de la oferta son muy variados y esto significa que los vendedores están un poco desconcertados. No hay variables estables como para poder fijar valores concretos. Se buscan precios un poco caprichosos o se atan a otro mercado como el del dólar, que tampoco está directamente relacionado para formar el precio”

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario