Robo
Sábado 13 de Octubre de 2018

Estatuas recuperadas podrían ser parecidas a las robadas en el Palacio San José

Hay muchas copias de las obras que no son únicas ni exclusivas de la residencia de Urquiza. Molestias por el procedimiento judicial

Lo que inicialmente se dio a conocer esta semana como un operativo judicial exitoso para recuperar dos piezas escultóricas que habían sido robadas del Palacio San José ha perdido mucho de su brillo inicial a la luz de la opinión de expertos en arte y hombres de la cultura que ponen en duda que las estatuas recuperadas sean las buscadas, y remarcan la falta de tacto y de criterios serios para llevar adelante un operativo de este tipo donde ha quedado manchada la imagen del museo de Victoria en el que se hallaron las supuestas obras robadas.


La base de la investigación realizada por Prefectura Naval fue una denuncia anónima. Alguien les señaló que en el museo Anadón de Victoria estaban las dos esculturas robadas en 1991 del Palacio de Urquiza. Con esta premisa se habría decidido realizar un espectacular y promocionado procedimiento en la Ciudad de las siete colinas, ya que las obras figuraban en un listado de Interpol con pedido de búsqueda internacional.

Como era de esperarse, desde el museo victoriense se alega que las obras son de su propiedad y señalan el trayecto histórico que han tenido esas piezas como parte del patrimonio, siempre exhibido, de la ciudad.

No obstante, la fiscal federal interviniente para lo que fue el procedimiento, Josefina Minatta, señaló: "Si bien el museo Anadón alega la propiedad de esas estatuas, en Interpol figuran robadas y las fotos de Interpol sin dudas serían las de esas estatuas de Victoria. Por eso conforme las bases de la Organización Internacional de Policía Criminal, las estatuas secuestradas son las robadas del Palacio".


Ni únicas ni exclusivas
Ahora bien, Mario Morasán, un reconocido escultor, investigador y escritor de Concepción del Uruguay, da por tierra una de las premisas no explicitadas por las autoridades que llevan adelante la investigación: "Estas obras nunca fueron únicas ni exclusivas de Urquiza ni del Palacio San José. Son parte de un grupo escultórico muy conocido y comercializado en el siglo XIX que tiene réplicas en distintos lugares del mundo y que, al parecer, era posible comprar por catálogo, por lo que las bases para asegurar que las halladas en Victoria son exactamente las del Palacio no tienen más argumento que las fotos que dicen que son iguales", analizó.

"Las del Palacio las robaron la madrugada del 1° de septiembre de 1991 y personalmente dudo que sean las que estaban en el museo de Victoria. De ese grupo de esculturas hay reproducciones en mármol por todos lados. Cuando yo investigaba el tema para mi libro encontré una docena de ellas, y puse fotos de tres, pero hay muchas más", señaló Morasán públicamente.

A su vez, afirmó que Los Cuatro Continentes están por toda América, en Chile, Guatemala, Perú, también en España".

"Todas son réplicas de obras francesas del siglo XVIII, las de Chile (en tres ciudades) supuestamente las hizo Virgilio Arias. Se puede encontrar América en Lima, Perú; en Angol, en Chile; y en Quetzaltenago, Guatemala. Hay muchas más", resaltó el artista.

estatuas1.jpg

Dos robos
Virginia Civetta, una reconocida investigadora de Concepción del Uruguay, remarcó a través de su perfil de Facebook que el robo en el Palacio San José fue en 1991, y que en Victoria se produjo un robo similar algunos años después, sobre el mismo grupo escultórico. Al respecto comentó: "Hace cuatro años visité el museo, justamente para ver dichas estatuas, y al presentarme me mostraron recortes de diarios del momento en que a la ciudad de Victoria le robaban también dos estatuas. Es más, nos quedamos pensando que tal vez fueron los mismos en robar en los dos lugares para completar el conjunto de estatuas".
En ese mismo sentido, Claudio González, coordinador a cargo del museo Anadón, confirma que las estatuas que se llevaron esta semana por una orden judicial están en Victoria desde 1874. "Hasta 1910 estuvieron en la plaza coronando la pirámide que en esa fecha fue trasladada a la plaza Libertad, reemplazándola por el monumento a San Martín. Luego fueron colocadas en la avenida Centenario, de donde fueron robadas el 23 de mayo de 2003, en la noche en que se abrió el puente que une la ciudad con Rosario. Eligieron las complementarias de las que habían robado en septiembre de 1991 del Palacio San José", afirmó.

Sin consultas
Artistas, investigadores e historiadores sumaron sus críticas a la falta de argumentación especializada para tomar una determinación como la que derivó en el procedimiento de esta semana. "Se ha dejado en una situación muy incómoda al museo Anadón, tratando de explicar que no tienen nada que ver con un robo y en el marco de un procedimiento agresivo desde el punto de vista cultural y social. Estas cosas no se hacen así, no se consultó a nadie, no hubo peritajes previos sobre las obras, los únicos especialistas que llevaron al procedimiento fue para el embalaje y la preservación, y con unas simples fotos pretenden conformar una prueba incuestionable cuando solo podrían ser parecidas. En muchos aspectos es una vergüenza", señalaba a UNO una fuente vinculada al Palacio San José.
Por lo pronto, la fiscal Minatta fue clara al destacar que para Interpol, que es la organización nacional especializada en robo de obras de arte, esas esculturas son las del Palacio Urquiza, pero explicó que se deberán realizar las correspondientes pericias, con la intervención de expertos de la División Patrimonio Cultural para determinar con exactitud el origen de las mismas.


"América" y "Asia"

A través de una investigación realizada por el escultor Mario Morasán, se sabe que las dos esculturas de mármol en cuestión fueron robadas de los pilares de la puerta del acceso este del Palacio San José, entre la noche del sábado 31 de agosto y la madrugada del 1º de septiembre de 1991. Estas esculturas formaban parte de un grupo llamado Los Cuatro Continentes. Existen varias réplicas de este grupo, algunas que se encuentran emplazadas en parques y jardines de Chile (Parque Italia de Valparaíso, Plaza de Angol, Plaza de Copiapó), y son atribuidas al escultor chileno Virginio Arias.
Posiblemente Los Cuatro Continentes son réplicas de obras francesas del siglo XVIII, e inspiradas en las alegorías del italiano Cesare Ripa (1555-1622).
También en Perú (Plazuela del Cercado) y en España (Jardín de la Tamarita de Barcelona, y en Cantabria) existen réplicas de mármol de Los Cuatro Continentes.

Comentarios