Secciones
La Provincia

Estafas por compras a través de Internet están a la orden del día

En sitios de Paraná ofrecen electrodomésticos que no llegan a domicilio, viajes truchos y hasta créditos que terminan en robos. Recomiendan utilizar medios conocidos y hacer la denuncia.

Sábado 15 de Noviembre de 2014

Pablo Felizia/De la Redacción de UNO
pfelizia@uno.com.ar

 

La compra y la venta a través de Internet creció con el paso del tiempo y se instaló como una de las formas cotidiana de adquirir algún tipo de producto. Con las redes sociales, llegaron también sitios donde se ofrece de todo como si fuera un clasificado gratuito y virtual. Pero también, con la novedad, apareció la estafa: advierten que en el último tiempo crecieron las denuncias sobre este tipo de trampa comercial.
Uno de los últimos casos conocidos fue en una compra y venta de una página de red social de Paraná. El mecanismo para el robo fue la publicación de imágenes de un departamento amueblado donde ofrecían todos o algunos de los electrodomésticos y muebles que había en la fotografía.
Quien atendía en el número que habían dejado como contacto ofrecía gratis el envío de cualquier producto, pero antes había que pagarlo en un domicilio particular y esperar que llegara desde Córdoba.
En las redes, quienes estuvieron cerca de ser estafados advirtieron que las imágenes de aquello ofrecido eran robadas de una página de una inmobiliaria; es decir que el departamento amueblado y los electrodomésticos eran de otro. Las denuncias en este caso y en principio solo la hicieron los mismos usuarios en Internet y al darse a conocer los estafadores desactivaron sus cuentas.
Ante otras situaciones similares, UNO consultó con Defensa del Consumidor de Paraná y con Delitos Económicos que es una dependencia de la Dirección de Investigaciones de la Policía. En ambos organismos advirtieron que los casos son comunes.  
“Ha ocurrido que alguien compró una olla y en su lugar llegaron dos piedras en la caja que simulaban el peso. En casos así han venido a hacer los reclamos y hemos logrado que se dejara sin efecto la compra, esto es cuando son con tarjeta de crédito”, dijo Zulma Cabrera, de Defensa del Consumidor de Paraná.
También dio otros ejemplos donde se logró devolver el producto cuando no era igual al publicitado en la página de Internet. “Se han dado situaciones donde tratamos de buscarle la forma de llegar a la empresa que ofrece un producto y estafa, pero en algunos casos puede que no exista nadie”, agregó.
Armar una cuenta trucha de Facebook con fotos y todo puede demorar no más de cinco minutos, la ingeniería para el robo cuesta más, pero tampoco es difícil, ya que hay  páginas de compra y venta por Internet, como clasificados virtuales, que no tienen ningún tipo de control.
Otro tipo de estafa que se dio en el último tiempo en Paraná y con un mecanismo similar fue la promoción de un viaje que ofreció una supuesta empresa local. El caso llegó a Delitos Económicos de la Policía y Diego Jazmín, uno de los responsables del área, contó a UNO: “Se inició una causa. Una empresa te vendía el paquete de un viaje por adelantado y en él incorporaban la entrada a un recital en Rosario. Pero al llegar a esa ciudad te encontrabas con que no había nada: ni lugar para alojarte, ni siquiera las entradas”.
Tanto Cabrera como Jazmín señalaron que las trampas económicas, el robo mediante Internet, son más comunes de lo que se piensa y a diario surgen reclamos donde a veces deben llevar a cabo investigaciones para poder llegar a un estafador escondido detrás de una vidriera virtual e inventada.

Consejos

* De comprar por Internet, recomiendan asegurarse que la empresa  que publicita sea seria o esté reconocida, aunque esto tampoco es una garantía.
* Consultar por las características del producto a comprar, todos sus detalles y pedir imágenes en el caso de no poder ir a verlo por la distancia.
* Comprar en empresas o vendedores locales, que estén habilitados y pedir factura.
* Conocer al ofertante: saber qué tipo de usuario es, la valoración que tiene por otras operaciones, si tiene denuncias de otros compradores, su reputación y los años que lleva como miembro del sitio donde ofrece sus productos. En las páginas más serias, esa información está al alcance.

Algunos mecanismos comunes de trampa virtual

* Armaron cuentas truchas de Facebook y ofrecieron entre otros, un televisor LCD: sin poder ver el producto, había que pagar un precio más barato que en el mercado y esperar a que llegara. Las imágenes con el que pretendían venderlo eran de un departamento de alquiler de una inmobiliaria. Ante la denuncia pública, desactivaron las cuentas.

* Una empresa ofreció todo un paquete de viaje donde estaba incluido la estadía y una entrada para ir a un recital. El conductor de la combi donde eran trasladados los estafados ni siquiera sabía a dónde los tenía que llevar: al llegar a destino no contaban con el alojamiento y ni siquiera el ticket para el ingreso al concierto.

* Ofrecen créditos en el acto y muchas de las publicidades aparecen en páginas y redes sociales de Internet. Para obtenerlo hay que llamar a un 0810 de Buenos Aires. Al comunicarse piden datos personales, de la cuenta bancaria –el CBU– y luego un depósito de 2.000 o 3.000 pesos. Se llevan esa plata y el crédito nunca aparece. 


Advierten robo de depósitos a través de mecanismo crediticio

En la división de Delitos Económicos de la Policía –en Paraná está en Ayacucho y Churruarín–, advirtieron que una de las formas de estafar que más se observa en los últimos dos meses es a través de la oferta de créditos. El mecanismo no es sencillo y tiene varias aristas, pero igual es posible explicarlo.
En palabras simples, Diego Jazmín, uno de los responsables de esa división, explicó cómo funciona.  En cualquier página de Internet o clasificado publicitan un número de teléfono 0810 que no pertenece a ninguna empresa de telefonía. Cuando uno se comunica le informan que recibirá el crédito en la cuenta bancaria por cualquier red.
“Cuando hablás te atiende alguien muy amable y te asegura que la acreditación es automática, pero te piden datos personales, recibos de sueldo, fotocopias de DNI y luego te dan otro número telefónico al que debés llamar, donde también te piden datos y el CBU –Clave Bancaria Uniforme que sirve para que el titular de una cuenta bancaria pueda realizar transferencias de dinero– . Con esos datos solicitan que deposites 2.000 o 3.000 pesos y aseguran que al otro día acreditarán 15.000 o lo que se solicitó. Es ahí donde te sacan los 3.000 que uno aporta y nunca te dan el crédito”, explicó.
Contó además que muchas veces el dinero pasa de una cuenta a otra, aprovechan los datos para sacar hasta el sueldo cuando es depositado o incluso son capaces sacar tarjetas de crédito que utilizan en algún lugar del país a nombre de aquel que dio los datos.
“La clave para esto es trabajar con entidades bancarias, financieras y productoras crediticias locales”, remató Jazmín.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario