Secciones
Transporte público

Esperan por los colectivos, y por las garitas

El mal estado o la ausencia de refugios sigue siendo una de las principales quejas de los usuarios de las líneas de colectivos urbanos

Jueves 31 de Enero de 2019

El mal estado o la ausencia de las garitas sigue siendo uno de los principales motivos de quejas de los usuarios del transporte urbano de pasajeros de Paraná. Esa falencia se hace más notoria en temporadas cuando el sol pega más fuerte o cuando no hay dónde refugiarse cuando llueve, pero también aporta confusión en tiempos donde aún muchos pasajeros –fundamentalmente al querer utilizar alguna línea que no toman con asiduidad– no saben dónde se detienen los colectivos.
Se trata de una problemática tan histórica y crónica en Paraná e irresuelta, como las frecuencias del paso de las unidades.
En las últimas reuniones del Órgano de Control del Sistema Integral de Transporte Urbano (SITU) el tema volvió a estar presente, a la par de la discusión de la calidad del servicio y del aumento del precio del boleto.
Integrantes de esa comisión estimaron que mucho más de la mitad de las 600 paradas que aproximadamente hay habilitadas, no tienen un refugio para pasajeros sin contabilizar las existentes en las localidades del área metropolitana que atiende el servicio, como Oro Verde, Colonia Avellaneda y San Benito.
En los últimos años hubo una renovación de estructuras en la zona céntrica, que se extendió durante las últimas dos gestiones municipales; en total se agregaron más de medio centenar. Así fue que sobre fines de la gestión anterior, algunas garitas eran denominadas "paradas inteligentes", porque informaban con sonido e imagen, la llegada y demoras de las líneas. Eso funcionó un tiempo cuando los colectivos se detenían en Plaza 1° de Mayo.
Con el cambio de recorridos dispuesto tiempo atrás, algunas de las viejas garitas sin uso se relocalizaron en los barrios; otras aún quedan en la vía pública sin función.

Compromiso
Pero aún lejos está de alcanzar a cubrirse la demanda existente.
Ante los planteos de la Defensoría del Pueblo, en el marco de la reunión del SITU, el secretario de Servicios Públicos, Ricardo Frank, adelantó que este año se licitará la compra de 50 nuevas garitas. Ese compromiso estaba pendiente para encararse previo a la modificación de los recorridos de las líneas urbanas. Ayer, ante la consulta de UNO, el defensor Luis Garay confirmó que la falta de garitas sigue siendo una de las principales quejas de los usuarios, e indicó que le adelantaron a los funcionarios municipales que 50 garitas "son insuficientes" para cubrir ese déficit.
En las paradas de los barrios proliferan garitas de todo tipo y variedad, colocadas en los últimos 20 años; la mayoría, claro, en mal estado. En otras paradas –como la ubicada en Almafuerte y Cinco Esquinas, aún puede leerse sobre el poste de identificación, el paso de las Líneas U y E, desaparecidas hace más de una década y media.
En medio de esta falencia, persiste el incumplimiento de la Ordenanza Nº 9.599, que establecía que si no existiera garita en la parada, deberá haber un cartel con el afiche correspondiente. Algo más precario que ello, por el cambio de recorridos se han pintado números en la calzada –cuyo color ha perdido fuerza por el paso de los vehículos y las lluvias–, de las líneas que circulan por la zona.
Del mismo modo que sucede con las frecuencias, los miles de usuarios que a diario utilizan el transporte público aguardan por la prestación de este servicio complementario, que alguna vez estuvo concesionado, posteriormente pasó bajo la órbita de las empresas del transporte, y finalmente su colocación y mantenimiento quedó bajo la responsabilidad del área de Transporte de la Municipalidad.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario