Secciones
Escuelas para jóvenes y adultos

ESJA: muchos jóvenes y adultos se reinscribieron en 1° Año

En 2020, las limitaciones en la conectividad fueron un problema para que varios alumnos de las ESJA cumplan con las tareas. Y muchos decidieron recomenzar

Jueves 04 de Marzo de 2021

La vuelta a las aulas en todos los niveles para definir de qué manera se implementarán los protocolos sanitarios y cómo se organizará el cursado, que será de manera escalonada y con modalidad mixta, alcanzó también a las escuelas secundarias para jóvenes y adultos (ESJA), que el año pasado enfrentaron el desafío de contener a numerosos estudiantes que volvían a estudiar, ante la falta en la conectividad en una gran cantidad de hogares.

ESJA Escuela Jóvenes y Adultos.jpg
Muchos de los estudiantes de las ESJA son papás que tienen hijos en edad escolar

Muchos de los estudiantes de las ESJA son papás que tienen hijos en edad escolar

Si bien la realidad de cada institución difiere, por su situación particular, todas convergieron en el esfuerzo de brindar las herramientas a quienes se matricularon en 2020 para que pudieran finalizar el año.

Juana Lera, rectora de la ESA N° 32 Vicecomodoro Don Juan José Falconier, que funciona en calle Racedo, en la zona del ferrocarril, comentó a UNO que ayer concurrieron los alumnos inscriptos hasta ahora en Primer Año, hoy seguirán con Segundo, y lunes con Tercero. Si bien aún no está definida la matrícula, porque siguen anotando a quien quiera incorporarse, contó: “Estamos por ahora con un 20% menos de inscriptos respecto de la capacidad que siempre tenemos”.

No obstante, observó: “Hubo cuantiosas personas que se reinscribieron a Primer Año, y explicó: “El principal problema lo tuvimos justamente con el 1° Año, porque el año pasado ellos ingresaban y no pudieron hacer una adaptación, o forjar un sentido de pertenencia con la escuela. Así que de ese grupo, la mayoría se ha vuelto a inscribir”.

Sobre este punto, indicó que fueron muy pocos los estudiantes de este nivel que habían cumplido con las entregas de los trabajos solicitados. En muchos casos los problemas de conectividad generaron los mayores inconvenientes. “También hubo alumnos que entregaron las tareas, pero igual quisieron empezar de nuevo con esta modalidad que contempla la presencialidad, y a ellos le hicimos firmar un acta de reinscripción”, acotó.

Lera subrayó que en Segundo y Tercero Año la realidad fue diferente y manifestó: “El resto de los cursos se manejó bastante bien y hubo egresados, aunque sin acto de colación todavía, ya que hasta el 30 de abril tienen tiempo de entregar sus trabajos aquellos alumnos que todavía los adeudan y ahí sabremos cuántos son los que finalmente culminan”.

Embed

Asimismo, indicó que muchos de los estudiantes de las ESJA son papás que tienen hijos en edad escolar, lo que limitó aún más la disponibilidad de recursos tecnológicos para hacer las tareas, ya que hay hogares en los que se cuenta con uno o dos celulares, o con una sola computadora, y los chicos debían usarlos para cumplir con sus trabajos. “El tema de la conectividad fue un problema para alumnos y para muchos docentes también. Por eso les pedimos a los profesores que contemplaran esta situación al solicitar actividades, que les den más tiempo para la entrega de tareas a los alumnos, o que hablaran y le preguntaran cuál era el inconveniente por el que no estaban entregando las cosas. Si bien el año pasado se dio contenido, el principal objetivo que nos planteamos desde lo institucional fue mantener el vínculo, que el estudiante no se nos vaya, que esté, que se conecte, que vaya entregando las tareas”, dijo, y remarcó: “Sabemos que este año, con la unidad pedagógica, ellos tienen la posibilidad de tener una promoción acompañada, es decir que a los espacios que no aprobaron en 2020 los pueden ir transitando de manera paralela este año”.

Si bien advirtió que “esto es un día a día”, y que siguen las indicaciones el Comité Organizador de Emergencias de Salud (COES), esperan tener continuidad en el cursado y explicó cómo se organizarán: “Vamos a establecer burbujas, dividir a cada curso en dos, para que una semana empiece un grupo a asistir presencial y se vaya con actividades para hacer la siguiente semana, cuando entre el segundo grupo”.

Esta modalidad es la que implementarán otras instituciones también habida cuenta de que la conectividad ha sido un verdadero escollo para muchos estudiantes, y además de este modo se evita sobrecargar a los docentes con más trabajo.

En este marco, José Somer, rector de la ESJA N° 155 Supremo Entrerriano, situada en avenida Ramírez y Juan Báez, sostuvo: “Todos como sociedad nos hemos dado cuenta de algunas falencias que tenemos y de la diferencia social existente, más en nuestras escuelas. En particular, en la que estoy como directivo, la mayoría de los alumnos es gente muy humilde, y en este marco solo un 25% pudo tener continuidad”.

“Hubo otro porcentaje que está ahora entregando cuadernillos para que los evaluemos, que es lo que les está faltando para que hagan una promoción acompañada. Y hay personas que trabajaron en su casa pero nunca pudieron presentar las tareas porque no tenían conectividad, porque de repente en una familia había dos o tres celulares pero tal vez eran dos o tres chicos en escuela Primaria y contaban con pocos datos en el teléfono. En una casa capaz no hay tanto efectivo para cargar crédito y cumplir con todo lo que se mandaba. Y para ser sincero, por ahí debían priorizar entre la educación de los hijos o la de ellos”.

Embed

Al igual que en otras ESJA, en esta escuela también hay una importante cantidad de alumnos que se volvió a reinscribir en el mismo curso que el año pasado, por no poder seguir la modalidad online de cursado. Somer señaló que ante la problemática de la falta de conexión a Internet o su poca disponibilidad, no van a implementar este año clases virtuales y refirió: “Sabemos que a la virtualidad no podemos exigirla, porque no está presente en todos los hogares. Y como vamos a trabajar con burbujas, como dice el protocolo, el grupo de alumnos que termine la semana presencial se va a llevar fotocopias entregadas por los docentes para hacer tareas en sus casas. Cuando les toque volver al aula, regresarán con dichas tareas hechas”.

“Está previsto por la normativa, que dice que debemos priorizar contenidos, ir despacio. De este modo, vamos a poder recuperar, en las promociones acompañadas, los saberes anteriores y nos permitirá que el trabajo puede ser un poco mas tranquilo”, concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario