Acceso a la educación

Escuela Almafuerte: el transporte volvió a ser un problema

Actualmente solo una empresa de transporte ingresa al predio. Cuando sale llena de su lugar de origen, no sube más pasajeros y los chicos quedan varados

Sábado 11 de Junio de 2022

En la actualidad son 220 estudiantes los que concurren a la escuela Normal Rural Almafuerte, que depende de la Facultad de Humanidades Artes y Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER), que ofrece el Bachillerato en Humanidades y Ciencias Sociales, y la Tecnicatura Agropecuaria. Como el transporte urbano de pasajeros que forma parte del área metropolitana no va hasta ahí, muchos de los alumnos deben trasladarse en colectivos de media o larga distancia, y esto les genera una serie de dificultades para llegar, ya que, pese a que está solo a un kilómetro y medio de la ruta, solo hay una línea de colectivo que ingresa hasta el predio en los horarios de entrada y salida de clases.

El establecimiento educativo está situado dentro del parque escolar rural Enrique Berduc, a unos 23 kilómetros de Paraná, a cuatro kilómetros de La Picada y a tres de Sauce Montrull. Hasta allí llegan estudiantes que provienen de diferentes localidades, entre las que se cuentan Diamante, Nogoyá, Hernandarias, Tabossi, que habitualmente son los que se quedan de lunes a viernes en la residencia que la institución tiene; son unos 60. El resto llega a diario desde Sauce Montrull, La Picada, Colonia Avellaneda, San Benito, y un gran porcentaje de Paraná; y cuando este colectivo se llena en el lugar de origen del viaje, muchos de los estudiantes quedan varados en la ruta, porque los choferes no se detienen para que aborden la unidad.

La escuela Almafuerte pide que se garantice el derecho a al educación.jpg
La escuela Almafuerte pide que se garantice el derecho a al educación.

La escuela Almafuerte pide que se garantice el derecho a al educación.

Hace unas semanas una persona que es familiar de dos de los alumnos que viven en Sauce Montrull expuso en las redes sociales la situación y refirió: “Quiero hacer público lo que pasa con algunos chicos que concurren a la escuela Almafuerte: mi sobrino y un vecino hace días que no van a clases porque no tienen quien los lleve y no tienen transporte. Cuando comenzaron las clases iban y venían en el Expreso Hernandarias; después los acercaba gratis un colectivo de Colonia Avellaneda, que luego les comunicó que no los podía llevar más. Hoy no tienen en qué ir porque el Expreso Villa Urquiza que entra a la escuela no los levanta. Muertos de frío esperando y el colectivo no para. Ojalá puedan encontrar una solución, porque sería una pena que pierdan el año”.

No es la primera vez que existen dificultades para arribar al predio de la institución por inconvenientes con el transporte. Autoridades de la misma lo definen como “un problema histórico". Ya en febrero de 2017 UNO publicó el drama de tener que abonar un boleto de media distancia a diario para ir a estudiar, lo que genera un costo significativo para las familias. En ese entonces, tras hacerse visible la situación, desde la escuela Almafuerte lograron que el Instituto Becario aportara una ayuda; pero en 2018 hubo otro reclamo. Ahora el problema es más complejo, y a pesar de las gestiones que se están haciendo, las soluciones no llegan.

El reclamo por el transporte hacia la escuela Almafuerte es histórico.jpg
El reclamo por el transporte hacia la escuela Almafuerte es histórico.

El reclamo por el transporte hacia la escuela Almafuerte es histórico.

Sobre este punto, Daniela Burkhard, la actual directora, contó a UNO que hace alrededor de 10 días presentaron una nota a la Dirección de Transporte de la Provincia solicitando que el colectivo urbano que llega a Sauce Montrull a las 6.50 pueda extender su recorrido tres kilómetros e ingrese al establecimiento. Y que los mismo haga en el horario de las 15, previo al retorno a Paraná. “No nos han respondido nada”, lamentó.

Si bien aclaró que los estudiantes que viven en Colonia Avellaneda disponen del transporte gratuito dispuesto por el municipio de esa localidad, a través de un convenio con la Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales de la Uader, está destinado para quienes residen allí. “Los estudiantes de Colonia Avellaneda pueden venir a la escuela, ya que los traen en el horario de ingreso y los buscan en el horario de la salida. Las complicaciones se dan con los chicos de Paraná, ya que la única línea de colectivo que está ingresando a la escuela es el Expreso Villa Urquiza, que es además la única empresa que nos facilitó abonos para que los estudiantes tengan un boleto más accesible, y cuando sale lleno no los sube a los chicos. Lamentablemente esto generó que haya estudiantes que falten a clases, no porque deseen hacerlo, sino porque la línea de colectivo viene ya llena y no los traslada y no pueden llegar a la escuela”, explicó.

También señaló que pasa algo similar a las 15, en el horario la salida, ya que si la unidad viene con pasaje completo los estudiantes tienen que esperar el siguiente, que pasa recién a las 17.

Una opción que barajaron con la empresa fue la de disponer un refuerzo, pero al no llenar una segunda unidad no fue viable, debido a los costos. Solo les ofrecieron disponer de esta alternativa los lunes y viernes, que es cuando viaja más gente.

También hasta hace un tiempo ingresaba la empresa San Vicente, pero dejó de hacerlo, así que las posibilidades de llegar o irse a horario se redujeron. En este caso les ofrecieron un servicio exclusivo, con un costo superior que las familias no pueden afrontar, por lo que también se descartó.

“Desde la escuela Almafuerte, junto con las comunas de La Picada y de Sauce Montrull presentamos una nota a la Dirección de Transporte solicitando que el colectivo urbano que va hasta Sauce Montrull pueda llegar hasta La Picada. Son solo tres kilómetros más y eso facilitaría no solamente resolver este tema del traslado de los estudiantes de Sauce Montrull y de Paraná para que puedan llegar a la escuela, sino que además abarataría los costos, ya que ahora, con descuentos incluidos, gastan más de 200 pesos por días”, indicó la directora.

“En la nota que hicimos y presentamos a este organismo apelamos a la posibilidad de pensar esta situación en clave de derecho: nosotros, como institución, y ambas comunas, trabajamos en proyectos compartidos, garantizando el derecho a la educación. Pero ese derecho a la educación necesariamente tiene que estar ligado a una política de Estado que permita el traslado de nuestros estudiantes, dando mayores posibilidades”, expresó, dando cuenta de la importancia de las clases presenciales tras las restricciones por la pandemia, y a la espera de que pronto reciban una resolución favorable a la solicitud que realizaron y que podría resolver los serios inconvenientes de muchos estudiantes para llegar a la escuela.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario