Secciones
Guerra de Malvinas

Escuadrón Fénix: "Nos dieron. No podemos hacer nada para controlarlo"

Eran las 9:02 del 7 de junio de 1982 cuando el Nardo 1 se precipitaba sobre el estrecho de San Carlos. De la Colina, Falconier, Lotufo, Luna y Marizza, pasaban a la historia.

Domingo 07 de Junio de 2020

Este domingo se cumplió un nuevo aniversario del derribo del Nardo 1, el Lear Jet LR-35 matrícula T-24 del escuadrón Fénix, que cumplía misión en la Guerra de Mavinas.

El Escuadrón había sido creado en 1978, en el marco del conflicto con Chile, pero tuvo su Bautismo de Fuego en el conflicto armado del Atlántico Sur, en 1982.

La tripulación, comandada por el vicecomodoro Rodolfo Manuel de La Colina, fue abatida por un misil Sea Dart desde el destructor inglés HMS. Exeter, cuando sobrevolaban a 12.000 pies sobre el estrecho de San Carlos, mientras desarrollaban una misión de reconocimiento, junto el Nardo 2.

Ese 7 de junio, el comodoro De la Colina y parte de su escaudron partieron en misión de reconocimiento y relevamiento fotográfico en dos Lear Jet. Debían corroborar si los ingleses estaban construyendo una pista de aterrizaje para sus aviones.

El brigader Eduardo Bianco, que comandaba la otra nave, años más tarde relataba sus recuerdos del momento: “Aproximándonos a las islas, el teniente Casado, copiloto que estaba corroborando con un mapa nuestra posición, avisa que nos habían tirado dos misiles y uno habia impactado en el avión de De la Colina. Tomo el micrófono y le informo. Ellos iban delante y empezaban el viraje de regreso hacia el continente, sin cambiar de altura a 41.000 pies, mientras yo me mantengo formado”, contaba.

Al advertir esta situación Nardo-1 avisa a Nardo-2 pero la maniobra evasiva del viraje escarpado no fue suficiente para esquivarlo y uno de los dos misiles impacta en la parte posterior de su empenaje, luego de casi dos minutos de agonizante caída la aeronave se estrelló en la isla Borbón al norte de la Gran Malvina, bajo el seguimiento absorto e impotente de su compañero de escuadrilla.

“Luego de un segundo detona la parte trasera de su avión y se hace un gran hongo de fuego. La parte de atrás donde están los motores se desintegra. Él alcanza a decir ‘Nos dieron. No podemos hacer nada para controlarlo’. Conté tres vueltas de tirabuzón y ya no los vi más”.

Eran las 9:02 de la mañana del 7 de junio de 1982.

Junto a De la Colina perecieron su copiloto, mayor Juan José Falconier, aerofotógrafo capitán Marcelo Pedro Lotufo, operador de comunicaciones suboficial ayudante Francisco Tomás Luna y el mecánico de aeronave suboficial auxiliar Diego Antonio Marizza, oriundo de San Benito.

De la Colina, cabeza del escuadrón Fénix, tenía 42 años, fue el oficial de mayor edad que cayó en combate. Había elegido ir a la guerra a pesar de su rango y su edad. Hubiese podido delegar la tarea pero escogió aportar su concimiento, su experiencia, su ejemplo y valor.

Luego de esta importante baja, el Fénix, continuó dando lo mejor de sí, con responsabilidad, entrega personal y profesional. La actitud y el valor de sus miembros le valieron el respeto de sus enemigos. El almirante Woodward, en sus memorias, escribió sobre la valía de los pilotos argentinos reconociendo que su ejército “había subestimado a su enemigo” y que "desconocían el potencial de la Fuerza Aérea Argentina”. "Jamás pensé que sus pilotos hicieran lo que hicieron", reconoció.

Más información sobre la historia del Escuadrón Fénix

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario