Producción
Miércoles 20 de Febrero de 2019

Escasez estacional en la producción de leche generó un aumento del 12%

La actividad tambera suele mermar con las altas temperaturas. En supermercados locales se advierten la baja de stock y la suba de los precios

La leche es uno de los alimentos primordiales en numerosos hogares. Y si bien integra la dieta en cuantiosas familias, sobre todo con hijos en edad de crecimiento, la suba de los precios de los productos lácteos provocó que el consumo cayera drásticamente en los últimos años: muchos hablan de una baja que ronda el 40%.
Según el relevamiento de la Dirección de Seguimiento de Precios de la Provincia, en enero la leche fluida subió alrededor de un 12%, y el precio de algunos quesos trepó entre el 32% y el 35%. Javier Schnitman, su titular, señaló a UNO: "Los lácteos y la leche en particular han superado el 44% de aumento el año pasado".
A su vez manifestó: "Advertimos que en determinadas horas puede haber faltantes y el abastecimiento no es suficiente estas semanas. Esto puede deberse a los inconvenientes climáticos que han sufrido las cuencas lecheras, que alcanzan a además a otros sectores: se ha dado en las hortalizas, verduras y demás, y consecuentemente han tenido un incremento de precios que tiene que ver con esta problemática".
"En el caso de la leche, impacta también el cierre de empresas lecheras en Santa Fe en diciembre y una concentración mayor en una compañía en particular. No se puede decir que en esta oportunidad la variación de precios sea producto de un conjunto de incremento de costos. Sí puedo garantizar que los efectos climáticos han hecho mucho daño. Hay faltante de quesos y esto generó subas que promedian el 32% y el 35%; hay poca leche y escasean los subproductos también", dijo a UNO.
Hoy en día la faltante en los supermercados se nota. Las cantidades exhibidas no alcanzan a cubrir los espacios de las góndolas. En cuanto a los valores se puede conseguir el litro a un valor promedio de 35 pesos, con variaciones según la marca y las propiedades agregadas, como hierro, calcio, entre otras; y si es descremada o entera, deslactosada, o larga vida.
Consultado sobre el tema, Eduardo Tonutti, empresario tambero de Entre Ríos y vicepresidente a nivel nacional de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas (Apymel), explicó a UNO que se debe a una cuestión estacional: "Es normal que baje en esta época. Estamos en la etapa en que menor producción de leche en todo el país y con un verano muy atípico, con mucha lluvia y ahora con mucho calor, que profundiza la situación; no es el clima ideal para que se produzca leche".
En este marco, analizó: "Este hace que el precio suba, porque hay menor oferta, y lógicamente cuando empieza a faltar la leche hace que al productor se le pague más. Hoy en día está cobrando entre 9 y 11 pesos más IVA el litro, o sea un precio final en una franja entre los 11 y los 13 pesos. Siempre al supermercado llega con un valor bastante más alto por dos razones: la primera es fundamentalmente la carga impositiva, que finalmente termina pagándola el consumidor; y segunda es que a veces los supermercados por política marcan con un porcentaje importante los productos".
A su vez, comentó que en primavera se da el momento de mayor volumen de producción y el otoño es la época de menor producción, con una oscilación que alcanza el 30%. "Los tambos están preparados para que las pariciones empiecen a partir de febrero cuando empieza a hacer menos calor. El calor afecta mucho al rodeo,las vacas comen menos", indicó.
No obstante, refirió que también en la temporada estival cae habitualmente el consumo de leche, pero se incrementa el de queso en barra, y destacó: "La Argentina tiene un promedio de consumo de alrededor de 200 litros por habitante por año, que es un índice alto para la región". No obstante, aclaró que en la actualidad se advierte una baja, debido a la caída del poder adquisitivo.

Panorama
Tonutti, quien está a cargo de una empresa con más de 55 años en el mercado que no solo abastece a la provincia y al país, sino que además ha logrado exportar muzzarella a Brasil, comentó que la suba de la leche y productos derivados es un efecto principalmente de los incrementos en los insumos: "Necesariamente el productor ha tenido que aumentar con la devaluación. El problema es que todo está dolarizado: los insumos, los granos, los agroquímicos, el gasoil, todo es a valor dólar, y ha hecho que el tambero haya sufrido un desfasaje en sus costos". sostuvo, y aclaró: "A partir de la devaluación se ha ido recuperando todos los meses y hoy ha llegado un precio equilibro, por encima de los 10 pesos más IVA. Con esto puede lograr tener la posibilidad de tener un margen de ganancia, si no se le modifican los precios relativos".
El dirigente mencionó que en Entre Ríos hay unos 1.500 tambos actualmente. En este marco, evaluó: "Ha habido bajas. Venimos viendo en los últimos años que algunos tambos han ido cerrando, pero a la vez hay algunos otros establecimientos que mejoraron su eficiencia y el volumen de leche no se modifica, tanto en la provincia como en el país. Se ha mantenido en los últimos 10 años una producción de 10.000 millones de litros anuales en la Argentina, en la cual Entre Ríos representa el 3% o el 4% de lo que se produce. La cuenca importante la componen Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba,que generan el 90% del total".
Por último, Tonutti destacó que en el territorio provincial fundamentalmente hay muchas empresas queseras: "Salvo una que produce leche chocolatada y larga vida, y otra que fabrica leche en polvo, además de los tambos hay una amplia franja de queseros".

Comentarios