Finalizó la asamblea

Episcopado: una plenaria de obispos que tuvo todos los condimentos

Denunciaron maltrato al Papa Francisco, leyeron misiva de las Carmelitas Descalzas y enviaron carta a primado ucraniano

Sábado 07 de Mayo de 2022

Un centenar de obispos participó de la 120ª Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) que se llevó a cabo desde el lunes hasta el viernes 6 de mayo en la casa de retiros El Cenáculo-La Montonera, de Pilar, presididos por monseñor Oscar Vicente Ojea, obispo de San Isidro.

De la misma participaron 5 Arzobispos, 81 Obispos titulares y Auxiliares, y fueron invitados a participar el Nuncio Apostólico y 43 Arzobispos y Obispos Eméritos. Allí estuvieron sesionando monseñor Juan Alberto Puiggari, obispo de la Arquidiócesis de Paraná; Luis Armando Collazuol, obispo de Concordia y Héctor Luis Zordán de Gualeguaychú.

Las sesiones del plenario episcopal se desarrollaron en el espíritu de diálogo fraterno al que el prelado sanisidrense llamó en la misa de apertura en la noche del lunes 2. “Nos encontramos hoy en un contexto nacional y mundial reticente al diálogo y afecto al monólogo. En la escena nacional todo es controversial. La primacía de las emociones y las pasiones dividen familias y amigos. En este clima se hace muy difícil pensar y escuchar”, describió monseñor Ojea y subrayó: “Tenemos la responsabilidad de dialogar para llegar juntos a la manifestación de algunos indicios del querer de Dios para nosotros, para su pueblo que peregrina en la Argentina. Es una responsabilidad, pero sobre todo es una gracia para la que hay que disponerse y abrirse porque supone nuestra naturaleza y el Señor no es de avasallar libertades”.

El martes 3 los obispos dedicaron la jornada para hacer una nueva lectura de Fratelli tutti, la encíclica del papa Francisco. Guiados por la Comisión Episcopal de Fe y Cultura, reflexionaron sobre este texto importante del magisterio del Santo Padre, y cómo llevarlo a la práctica en los distintos espacios de evangelización.

El miércoles, los prelados tuvieron una jornada de trabajo en torno al Sínodo sobre la sinodalidad en la Iglesia, al que convocó el papa Francisco. En primer lugar, dedicaron el espacio a realizar un trabajo de diálogo entre ellos, al que definieron como “un verdadero ejercicio de sinodalidad”. La actividad comenzó con un momento de oración comunitaria durante parte de la mañana.

Por la tarde, vía Zoom, los obispos tuvieron un encuentro con monseñor Luís Marín de San Martín OSA, subsecretario del Sínodo de los Obispos.

Los obispos comenzaron la cuarta jornada de la 120ª Asamblea Plenaria con una misa en la que rezaron especialmente, por la paz en Ucrania. La Eucaristía fue celebrada según el rito de la Iglesia Católica Maronita y fue presidida por monseñor Juan Habib Chamieh OMM, obispo de la eparquía maronita. La homilía fue pronunciada por el obispo de la eparquía ucraniana, monseñor Daniel Kozelinsky. Participaron como concelebrantes, monseñor Ibrahim Salameh MSP, obispo de la eparquía greco melquita; monseñor Pablo Hakimian, obispo de la eparquía armenia San Gregorio de Narek; y monseñor Vartán Waldir Boghossian SDB, obispo emérito de la eparquía armenia.

Durante la mañana del jueves se presentó y aprobó el balance de la CEA, mientras que por la tarde los obispos estuvieron abocados al trabajo de las distintas comisiones episcopales. En este tramo, se contó con la presencia de laicos que viajaron a Pilar para encontrarse y trabajar con los obispos.

Durante la asamblea los obispos recibieron la visita fraterna del presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), monseñor Miguel Cabrejos, que compartió con el plenario los puntos principales de las conclusiones y el desarrollo de la Asamblea Eclesial para Latinoamérica y el Caribe. También enumeró aspectos del camino sinodal en el marco de la renovación eclesial que está llevando adelante el organismo regional.

En el marco de la asamblea plenaria, los obispos participantes decidieron enviar una carta a Su Beatitud Sviatoslav Shevchuk, arzobispo mayor de la Iglesia Greco Católica Ucraniana, expresando la cercanía con el pueblo ucraniano que sufre las consecuencias de la guerra. Además, rogaron al Señor Resucitado que siembre la paz entre los pueblos cristianos de Ucrania y Rusia, llamados a ser, como recuerda el papa Francisco, Fratelli tutti, todos hermanos. Su Beatitud es recordado con gratitud y gozo en el episcopado argentino, dado que lo integró cuando era obispo de la eparquía ucraniana en la Argentina.

Durante la mañana de la última jornada, el obispo de Orán, monseñor Luis Antonio Scozzina OFM, compartió las noticias sobre la próxima beatificación de los Mártires del Zenta y presentó el programa de las celebraciones previstas para el 2 de julio.

foto 1.jpg
Un centenar de obispos participó de la 120ª Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina

Un centenar de obispos participó de la 120ª Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina

Asimismo, los obispos enviaron una carta al papa Francisco, en la que expresan: “Tus hermanos obispos de la Iglesia que peregrina en la Argentina, reunidos en Asamblea Plenaria, deseamos hacerte llegar nuestra cercanía, afecto y adhesión. Nos duele el maltrato injusto a tu persona y a tu misión, sobre todo en nuestro país, movidos seguramente por intereses de poder y hasta mala intención que buscan manchar tu imagen y confundir a nuestro pueblo. Pero vos sabés bien que ésta es la manera más preciosa y misteriosa que el Señor Jesús tiene de asociarte a su Cruz redentora. Quisiéramos que nos sientas muy cerca tuyo en esta prueba, sosteniendo tus brazos que en perseverante oración le piden al Padre de la humanidad por la paz y la justicia”.

Carmelitas, presentes

Por su parte, las Carmelitas Descalzas en la República Argentina enviaron una carta al presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Vicente Ojea, a raíz de los problemas acaecidos entre religiosas de esa comunidad con el arzobispo de Salta, que el prelado sanisidrense compartió durante la asamblea.

Las carmelitas le transmitieron al obispo de San Isidro la “adhesión filial a la persona de nuestros obispos, de quienes siempre hemos recibidos cordiales muestras de amistoso afecto y paternidad, manifestadas en múltiples oportunidades y de diferentes modos".

“Como hermanas en la misma Orden y como carmelitas, sin entrar en juicio sobre las pares, afirmamos que para todas nosotras es prioridad la comunión eclesial, y consideramos junto a Nuestra Madre Santa Teresa, quien tuvo como su mayor gloria el título de ‘hija de la Iglesia’, que todas las diferencias han de resolverse para juzgar en cada caso, y así poner el remedio que fuere necesario”, escribieron.

“Abogamos por el diálogo y no por la confrontación, que solo nos lleva a ahondar las heridas y dañar la caridad fraterna en un mundo dividido por el odio y las guerras, que espera nuestro testimonio de amor y respetuo mutuos”, subrayaron.

Las carmelitas se comprometieron a orar “intensamente” por la solución de este conflicto y aprovecharon la ocasión para agradecer “vivamente” el ministerio y el afecto de todos “nuestros obispos” sus consejos, exhortaciones y enseñanzas.

Asimismo, le pidieron “muy de corazón” a monseñor Ojea que las siga “acompañando y apoyando como lo vienen haciendo hasta ahora”.

La próxima Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina está agendada para la semana del 7 de noviembre.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario