La Provincia
Lunes 27 de Noviembre de 2017

En un imponente mural quedaron plasmados los derechos de los niños

El Colegio de Abogados impulsó la obra, que realizó el artista Carlos Larrosa. Chicos y adultos participaron y con un acto quedó inaugurada

En el marco del 28° aniversario de la Convención de los Derechos de los Niños, el tratado internacional de la Nacional Unidas firmado en 1989, el Instituto de Derechos de la Niñez y Adolescencia del Colegio de Abogados de Entre Ríos (CAER), junto a representantes de esta entidad y de la sección Paraná, organizaron una actividad para conmemorar esta fecha.

Además de las autoridades de estas instituciones, participaron referentes del Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia (Copnaf), y estuvieron presentes alumnos del Instituto Sur y de la escuela integral Nº 7 de Sordos e Hipoacúsicos Edith Fitzgerald; y a partir del programa provincial Por mis derechos en la Primera Infancia del Copnaf asistieron además chicos del Amparo Maternal de la capital entrerriana.

La iniciativa se desarrolló el viernes por la mañana. Entre las acciones que llevaron adelante, inauguraron un imponente mural en el estacionamiento del CAER, situado en Santa Fe 251, y realizaron una jornada recreativa y reflexiva por los niños, niñas y adolescentes.

"La idea de la jornada fue hacer un evento social para conmemorar este nuevo aniversario de la Convención sobre los Derechos de los Niños, y como una de nuestras funciones como Colegio de Abogados tiene que ver con inmiscuirnos con la construcción de ciudadanía, desde el Instituto de la Niñez siempre propiciamos no solamente conocer las herramientas y los recursos que debemos tener ante la vulneración de los derechos del niño, sino desarrollar acciones para promocionar estos derechos, y sobre todo sensibilizar en esta temática que nos involucra a todos", comentó a UNO Alejandra Ramírez, directora del Instituto de Derechos de la Niñez y Adolescencia del CAER.

En este sentido, indicó: "Procuramos reforzar cuáles son estos derechos que tiene todo niño, que sea considerado un sujeto de derecho y lo que implica esta situación, el respeto que como adultos le debemos y nuestra función no solamente de considerarlos como iguales sino acompañarlos en esta etapa de crecimiento que los coloca en una situación particular de vulnerabilidad, y garantizar que crezcan y se desarrollen dentro de su familia, de su comunidad y en la plenitud de sus derechos".

"Nos propusimos reflexionar desde esta perspectiva de derechos humanos a través del juego y el derecho a expresarse que tienen todos los niños", explicó.

Respecto del mural, señaló que fue diseñado para sensibilizar sobre esta temática, y contó que lo realizó el artista plástico Carlos Larrosa. "Lo hizo en forma desinteresada, tomando las ideas que le fuimos manifestando. La idea del mural es representar justamente los derechos de los niños, verlos en una actividad dinámica. Por eso en las imágenes del mural están haciendo algo, desde el juego, la escucha, la educación, la familia, el amor; quisimos plasmar eso y la conexión con el mundo".

Durante la jornada, los asistentes compartieron propuestas lúdicas para reflexionar sobre las cuestiones vinculadas a los derechos de los niños. "La inauguración del mural fue una excusa para que pudiéramos hacer una actividad en la que participaran los nenes. Los invitamos a ellos y también a los adultos para que pusieran sus manos en el mural, para que se sintieran parte del mensaje que estamos dejando. También nos acompañó una maquilladora, que les pintó las caritas y el pelo mientras esperaban el resto de las actividades, y se entusiasmaron. Y por otra parte, la gente del Copnaf, a través del programa Por mis derechos en la primera infancia, aprovechó la oportunidad para exponer todas las actividades y los trabajos que realizaron durante el año cuatro jardines: Amparo Maternal, Caminito, María Inmaculada y San Cayetano. Hubo dibujos, pinturas, figuras, mensajes, guirnaldas. Y en este marco los chicos que estaban pudieron trabajar en el dibujo, viendo lo que implica el derecho a expresarse, la recreación, el deporte", expresó Ramírez.

Al cierre de la jornada el coro de la escuela Maestro Entrerriano compartió una serie de canciones con los presentes y se efectuó una suelta de globos, simbolizando con ellos los derechos de los niños. "Cada globo significó un derecho y lanzarlos arriba fue como una forma de enaltecer el rol de cada uno en la construcción de ciudadanía, pensando en que los chicos siempre tienen que ser protagonistas de sus vidas", concluyó.



Comentarios