Secciones
dosis

En Entre Ríos 36% de la población pediátrica tiene dos dosis

Sólo cuenta con esquema completo con dos dosis el 36% de los niños y niñas. Alertan que este grupo es igual de propenso que los adultos a contagiarse.

Jueves 13 de Enero de 2022

La vacunación contra el Covid-19 genera posiciones a favor y en contra mientras la pandemia global sigue poniendo en tensión diferentes áreas del sistema sanitario. Al margen de las características de las vacunas y su eficacia puesta al servicio de salvar vidas, algo que debería ceñirse al campo científico, Entre Ríos está siendo uno de los distritos con mayor adhesión a la campaña de inmunización. Pero llamativamente esta misma conducta no se está replicando entre el grupo poblacional de entre 3 a 11 años. Según información proporcionada por el área de Atención Integral de la Niñez de la Dirección de Salud Infanto Juvenil de Entre Ríos, desde que comenzó el operativo hay una cobertura estimada del 63% con la primera dosis y del 36% con el segundo componente de la vacuna. Se trata de cifras del seguimiento de dosis aplicadas que realiza el Ministerio de Salud de la Nación.

“Preocupa la muy baja cobertura con segunda dosis, porque con una dosis no alcanza para tener una inmunidad deseada. La cobertura con dos dosis está por debajo del 40%, que es un valor bajo para cualquier vacunación, pero es más bajo en relación a la cobertura que sí se ha logrado con otros grupos etáreos para coronavirus”, alertó en diálogo con UNO la titular de la repartición provincial, Valeria Rodríguez Alcántara.

A diferencia de las otras dos olas de coronavirus, en este nuevo rebrote la irrupción de la variante Ómicron está generando modificaciones en los síntomas y en los pacientes. “Con las cepas previas que conocíamos de coronavirus, sobre todo en los chicos más pequeños, no se veía ni tanta frecuencia de enfermedad ni de transmisión del niño enfermo a otra persona en la comunidad. En cambio con Ómicron se ha visto que tienen igual predisposición que los adultos a infectarse y también son muy transmisores en la comunidad. Esto preocupa actualmente porque si bien Ómicron es una cepa que está teniendo un impacto leve en cuanto a internaciones, porque la población está bien vacunada, no significa que es un resfrío común que podamos minimizar”, explicó la médica pediatra. Y alertó por las consecuencias que puede deparar un contagio en personas de riesgo o que no estén protegidas por las vacunas.

“No se puede minimizar”

Las cifras hablan por sí solas respecto de la baja cobertura de la vacunación entre la población pediátrica. Esto los convierte en una franja etaria altamente expuesta, porque por un lado no están inmunizados, y por otro representan un vector de transmisibilidad del virus. “Los chicos son hoy el grupo con menor nivel de vacunación, por lo tanto termina siendo un grupo muy expuesto. Contagian más que las personas que contraen la enfermedad y están inmunizadas. La mayoría de los chicos contagiados no cursan cuadros graves, pero no se lo puede minimizar porque hay niños y adolescentes que pertenecen a grupos de riesgo, que pueden tener una evolución tórpida”, ilustró Rodríguez Alcántara.

vacunacion menores.jpeg
Sólo cuenta con esquema completo con dos dosis el 36% de los niños y niñas. Alertan que este grupo es igual de propenso que los adultos a contagiarse.

Sólo cuenta con esquema completo con dos dosis el 36% de los niños y niñas. Alertan que este grupo es igual de propenso que los adultos a contagiarse.

Si bien los casos han sido poco frecuentes, en pacientes pediátricos sin antecedentes de riesgo presentaron un cuadro clínico posterior a la enfermedad llamado Síndrome Inflamatorio Multisistémico. “En los chicos vemos estos cuadros respiratorios graves, en poco porcentaje, principalmente en niños con enfermedades neurológicas de base o en pacientes inmunosuprimidos oncológicos. Todos los niños, con o sin factores de riesgo, pueden presentar después de la infección por Covid-19 un cuadro poco frecuente y usual que mencionamos anteriormente. Se caracteriza por tener fiebre, síntomas gastrointestinales e inflamación de todos los órganos, incluyendo el corazón”, describió.

La realidad del mapa epidemiológico demuestra que en la actualidad no hay niños internados en terapia intensiva o con cuadros graves asociados al virus en los hospitales tanto del sistema público como privado. Pese a ello la profesional insistió con la importancia de la vacunación. “No es una infección banal que es preferible tenerla a estar vacunado y tanto del Ministerio de Salud de Entre Ríos como desde la Sociedad Argentina de Pediatría transmitimos el mismo mensaje. Es mejor prevenir la enfermedad que tenerla”, subrayó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario