Secciones
Paraná

En pocos días el río Paraná mostrará la peor cara de la extrema bajante

En acelerado retroceso en los últimos días,el río Paraná está próximo a perforar la menor marca del actual período de aguas bajas iniciado en 2019

Martes 04 de Enero de 2022

Frente al Puerto Nuevo de la capital provincial, el río Paraná registró ayer una altura de -34 centímetros. Esos 30 centímetros son los que perdió desde el inicio del año 2020. Hace apenas un mes atrás, tenía una altura de 70 centímetros, y venía de dos meses de relativo alivio, con altura que oscilaron entre 1,50 metros y 50 centímetros, si bien la marca habitual o promedio histórico para estos meses ronda los 2,70 a 3,10 metros. Con sus actuales -34 centímetros, el río se encamina hacia un nuevo piso en el actual período de bajante iniciado en agosto de 2019: tras tocar los -46 centímetros el pasado 17 de agosto, los pronósticos advierten sobre un retroceso mayor en los próximos días.

Los bancos de arena afloraron nuevamente en toda su magnitud frente a la costa de la ciudad, y pone nuevamente en alerta la navegabilidad en el curso, en tiempos en que el creciente parque náutico se adueña de las aguas para disfrutar del verano.

En tanto que la potabilización del agua no cuenta por ahora con inconvenientes, teniendo en cuenta que el muelle donde se extrae el agua cruda para potabilizar se encuentra aguas adentro. Las dificultades en la provisión y distribución del suministro como las vividas en los últimos días, tiene fundamento en otros motivos.

De acuerdo con los pronósticos del Instituto Nacional del Agua (INA), en la capital provincial podría superarse entonces, en pocos días más, el piso de la actual bajante iniciada hace más de dos años. La marca histórica todavía se ubica en -1,44 metros, en 1944.

Según el último informe del organismo, el caudal entrante a Yacyretá registró, en la última semana, oscilaciones con tendencia levemente descendente, manteniendo un caudal en el rango acotado (entre 7.400 y 6.000 metros cúbicos por segundo). El promedio semanal de 6.500 metros cúbicos por segundo permanece en el orden de magnitud de la mitad del promedio de los últimos 25 años.

río paraná.jpg
En acelerado retroceso en los últimos días,el río Paraná está próximo a perforar la menor marca del actual período de aguas bajas iniciado en 2019

En acelerado retroceso en los últimos días,el río Paraná está próximo a perforar la menor marca del actual período de aguas bajas iniciado en 2019

Y la persistencia de aguas bajas, de acuerdo con las previsiones climáticas, se mantendrá al menos en los próximos dos meses.

El subgerente de alerta hidrológico del INA, Juan Borus, manifestó que la situación “no tiene vistas de cambio sobre lo que venimos viendo desde marzo del año pasado. Se hizo una reunión mensual en el Servicio Meteorológico Nacional en donde se analizan las tendencias climáticas y no hay motivos para ser optimista”.

“El nivel de la escala de Corrientes, que es donde entra el río Paraná en territorio argentino es la más baja desde que empezó la bajante. Inclusive deberíamos pensar que va a bajar un poco más de lo que está ahora en todas las escalas a lo largo del río”, afirmó el especialista en diálogo con Radio Nacional.

Partiendo desde la visión del experto del INA, el hecho que el Paraná pueda comenzar a repuntar a mediano plazo “dependerá de donde se dan las lluvias y la frecuencia, de manera que el patrón de precipitaciones sobre la alta cuenca del Paraná, la alta cuenca del Paraguay y la alta cuenca del Iguazú se vaya normalizando”.

“Una vez que eso ocurra hay que esperar que la condición de humedad de suelos en general también vaya normalizándose y a partir de ese momento se podría pensar que los afluentes menores del Paraná aportarán un caudal mayor y va a ir creciendo”, continuó al respecto Borús.

Desde que comenzó la bajante el INA se mantiene en permanente contacto con Cancillería y países vecinos que comparten la cuenca del río Paraná. Durante 2020 y 2021 los embalses de la alta cuenca del Paraná en Brasil tenían reservas con las que se pudo atenuar los efectos de la bajante en tres oportunidades, pero Borus sostuvo que “la persistencia de la sequía es tal que hace que las reservas ya no sean las mismas, están muy bajos los niveles”. Y concluyó: “Al suceder esto tampoco podremos contar con esa ayuda a futuro”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario