Agroecología
Martes 21 de Agosto de 2018

En Paraná demostraron que hay una nueva manera de producir, comer y curarse

Remo Vénica e Irmina Kleiner de Naturaleza Viva fueron parte de la Cátedra Abierta de Soberanía Alimentaria que se desarrolló en la escuela Normal.

"Como decía Hipócrates: 'Que la comida sea tu alimento y el alimento, tu medicina'", reflexionó Remo Vénica sentado en una ronda de mates que compartió junto con su compañera de toda la vida, Irmina Kleiner, Emiliano, su hijo menor; Tincho Martínez y les integrantes de la Cátedra Abierta de Soberanía Alimentaria: Belén Kranevitter, Sabrina Stang y Joaquín Martínez.

Al costado de una casa de madera de la granja Agroecológica "La Porota", Martínez, el anfitrión, cebaba mientras que Irmina y Remo, dos personalidades de la historia reciente argentina, explicaban el momento que transitan en Naturaleza Viva.

Embed
"Nosotros, con la edad que tenemos ¿Qué más podemos esperar de la vida? Si nos sentirnos útiles, seguimos brindando, los conocimientos, las historias, buscando que sean un servicio a la comunidad, a la humanidad", remarca ella mientras intentaba resguardarse del sol de agosto.

Irmina y Remo, los creadores de Naturaleza Viva "una pareja de agricultores, dos sembradores en el más amplio sentido de la palabra, porque se plantan con el ejemplo del amor a la naturaleza en toda su extensión"; fueron invitados a participar de la Cátedra Abierta de Soberanía Alimentaria que viene aportando voces fundamentales para los que buscan el camino alternativo al agronegocio.

La exposición, que unas horas más tarde iban a dar en el sótano de la escuela Normal tenía dos ejes: Prácticas y Resistencia.

A Irmina, Resistencia, la remontó a los "primeros años cuando nos trataban de locos por recoger lo que en otros campos prendían fuego, para nosotros era materia orgánica que compostábamos en nuestro campo".

Remo dijo que la palabra Resistencia lo sorprende porque "ya no me gusta ir a la resistencia sino que me gusta ir a los lugares de demostrar la realidad de lo que se hace, que es un fenómeno nacional e internacional, de mucha envergadura y de distintas áreas: construcciones naturales, la producción de alimentos y agrícola".

Antes de repasar frente a un auditorio repleto la experiencia que llevan adelante en Guadalupe Norte, Santa Fe; Remo le explicó a UNO: "entiendo lo que significa para la Cátedra (Abierta de Soberanía Alimentaria), es una resistencia al modelo, al pensamiento hegemónico, estamos en un momento histórico muy interesante para convocar a una nueva manera de producir, comer y curarse".

remo.jpg
Irmina y Remo en la escuela Normal de Paraná.
Irmina y Remo en la escuela Normal de Paraná.


Los dos saben que Naturaleza Viva es reconocida por ser el ejemplo más claro de que es posible pensar en un pueblo libre, alimentado y feliz.

Consultados por lo que siente, Remo responde: "Siento una gran satisfacción de encausar una tarea que muchos vienen haciendo desde hace años. Nosotros lo abrimos a la comunidad, no le esquivábamos a las corporaciones, siempre estuvimos abiertos a las escuelas y a las universidades del país. Hoy seguimos abiertos en un lugar en donde la agroecología funciona perfectamente. Los jóvenes, chicas y muchachos, que están incómodos en las ciudades vuelven al campo para estar en contacto con la pachamama, con una cosmovisión diferente y que se sienten parte de los procesos transformadores".

Irmina, reconoció una parte del plan: "Desde el comienzo visualizábamos que solos no íbamos a poder modificar el modo de producir. Siempre trabajamos abiertos, sin programar, recibíamos a todos porque no teníamos otra manera".

Mirá una parte de la conferencia en la escuela Normal.

Embed

Embed

Embed
Embed









Comentarios