Secciones
Paraná

En operativos nocturnos detectan casi la mitad de conductores en infracción

Bajaron los casos de alcoholemia positiva, pero se acentuaron anomalías por faltantes de documentación. Se retienen unos 20 autos

Viernes 25 de Octubre de 2019

En los operativos nocturnos de control de tránsito que se realizan los fines de semana en la capital provincial, los inspectores controlan en promedio unos 150 vehículos: de ese total, cerca de la mitad presenta alguna anomalía con la documentación obligatoria.

Sin embargo, el dato saliente –según evaluaciones oficiales– es que en los últimos tiempos se ha reducido la cantidad de automovilistas o motociclistas que se les detecta alcoholemia positiva.

“Pasamos de unos 20 casos positivos a alrededor de cinco o siete. Creemos que tiene que ver, en parte, con una mayor conciencia de los automovilistas luego de lamentables episodios vividos en la ciudad”, dijo el director de Tránsito de la Municipalidad de Paraná, Marcelo Ferro.

El funcionario explicó que los operativos nocturnos se extienden poco más de tres horas en las madrugadas del sábado y del domingo, y se sitúan en corredores viales como avenida Ramírez, Almafuerte y Gualeguaychú.

Por fin de semana, agregó, la grúa municipal traslada unos 15 rodados. Las causas son por controles positivos de alcoholemia, pero también se secuestran las unidades por falta de registro de conducir o de la tarjeta azul. “Bajó mucho el nivel de traslados”, apuntó el funcionario municipal, ya que comparó con lo que sucedía el año pasado. Así, acotó que durante 2018 en promedio se retenían unas 30 unidades.

“Hay muchos otras faltas leves, por las que se libran multas. En promedio, unos 60 o 70 vehículos presentan alguna irregularidad, aunque no todas obligan a retenerlos, sino que se labran las multas pertinentes”, explicó el titular del área municipal.

Tránsito diario

Desde hace varios años el tránsito en la ciudad es caótico y proliferan infracciones de todo tipo: la más común es estacionar en doble fila. Por día se labran entre 65 y 85 actas.

“El paranaense está mal acostumbrado y eso viene de hace rato. Es una cuestión cultural, de querer llegar hasta la puerta del lugar donde tiene que hacer un trámite en el centro, pero es cierto también que no hay lugar para estacionar. Es muy grande el parque automotor, todo está en el centro, hasta las escuelas. Entonces lo más grave es la falta de lugar para estacionar, y parar en alguna playa es caro. Como son dos minutos que va a parar a dejar o comprar algo, se detiene en doble fila.

Por eso Ferro insistió en la idea de ampliar la capacidad de dársenas de estacionamiento en la vía pública, del mismo modo que se instrumentó para la salida de alumnos en el Instituto La Salle: estacionar en 60 grados. “Eso ha funcionado muy bien, y favorece la posibilidad de contar con más espacios”, planteó.

Recordó que con esa modalidad podrían detenerse 22 autos, contra los 12 del modo en fila, paralelo al cordón. Pretenden aplicarlo en calle Gualeguaychú, entre Illia y avenida Francisco Ramírez; en avenida Alameda de la Federación, desde Mitre hasta Buenos Aires, sobre la acera norte, y la continuidad por calle Gardel y Colón; y también en Salta, desde Andrés Pazos hasta Colón.

De todos modos, reconoció el alto nivel de infracciones que se detectan en el casco céntrico. Pero con una sola grúa no es posible atender todas las denuncias por ocupación de salidas de garajes o lugares prohibidos. “Hay una sola grúa para atender una población de casi 300.000 habitantes; deberíamos contar con tres grúas para hacer un promedio de 35 traslados diarios”, explicó finalmente.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario