Vecinales
Jueves 19 de Abril de 2018

En Lomas del Sur buscan mejorar el polideportivo que distingue al barrio

Los vecinos recuperaron el espacio hace cinco años y piden colaboración del municipio para mantenerlo limpio para el disfrute de toda su gente

Hace casi cinco años y medio los vecinos de Lomas del Sur recuperaron el polideportivo situado entre las calles Rosario Vera Peñaloza, Maestro Alberdino, Arroyo Cazuela y Calle de la Revolución. Se trata de un predio inaugurado a principios de la década del 80, que en la actualidad cuenta con canchas de básquet, vóley y fútbol, y congrega a niños, jóvenes y adultos dispuestos a realizar alguna actividad física.
Luego de mucho tiempo de abandono y desatención, en noviembre de 2012 lograron ponerlo en valor con ayuda del municipio y de una cruzada solidaria, y la iniciativa trajo aparejadas además otras mejoras para la zona, como trabajos de asfaltado y luminarias, bancos nuevos para que la gente pueda sentarse a disfrutar del lugar en los días lindos, parquizado y juegos para chicos. También desde entonces se instaló una garita policial, que aporta mayor seguridad a quienes habitan este sector de la capital entrerriana.
Es un espacio que defienden y anhelan mejorar, ya que en la actualidad no cuentan con un placero o alguien que se ocupe del mantenimiento. Beatriz Carelli, vicepresidenta de la comisión vecinal, confió a UNO que es un tema que los preocupa, ya que el polideportivo es un emblema para el barrio y quieren cuidarlo. "El barrio está bastante bien, pero al polideportivo viene mucha gente y le está faltando mantenimiento y limpieza. Hace bastante tiempo que no viene nadie de la Municipalidad y a veces somos los vecinos los que tratamos de hacer algo y colaboramos un poco, pero se nos complica. Antes armábamos grupos de mujeres, nos ayudábamos y lo limpiábamos, pero en la actualidad es más difícil ocuparnos porque trabajamos", sostuvo.
Son personas de todas las edades las que hacen uso de este espacio, y aunque no tienen una propuesta con profesores de las áreas municipales vinculadas al deporte, al predio asisten grupos particulares que entrenan en distintas disciplinas. Por otra parte, en la actualidad los alumnos de la escuela Secundaria N° 54 Jorge Luis Borges realizan actividad física en el predio, ya que existe un acuerdo entre la comunidad educativa y la vecinal, que les presta las instalaciones. Ayer un nutrido grupo de estudiantes jugaba al básquet en el lugar, disfrutando del deporte y de un día diáfano que invitaba a realizar acciones al aire libre. "Fue algo que decidimos cuando se hizo la escuela y los chicos ocupan el playón para hacer deportes. También colaborábamos de esta forma con la escuela Santa Lucía, de calle Sarobe", indicó Carelli.
Además de la limpieza que precisan para que el predio se mantenga, la mujer contó que a los vecinos les gustaría disponer de una senda peatonal demarcada en el predio del polideportivo para que la gente que va a hacer caminatas lo haga con mayor comodidad y seguridad. "Siempre la gente que nos visita nos dice que es uno de los que está en mejores condiciones, y son muchas las personas que utilizan este circuito, pero no hay vereda", explicó, y adelantó que dentro de unos meses pintarán y arreglarán el lugar con el grupo de trabajo que viene realizando tareas en la comisión vecinal desde hace más de una década.

Problemas con baldíos
Beatriz Carelli destacó la belleza del barrio que habita desde su niñez, con calles anchas y arboladas, donde los vecinos trabajan e impulsan que la zona siga progresando, pero sin perder su idiosincrasia.
Delimitada por las calles Sarobe, y las avenidas Ramírez y De las Américas, forma parte de los barrios pintorescos del sector sur de Paraná, que conserva la tranquilidad de las siestas.
Con un alto sentido de pertenencia, quienes crecieron en la vecindad y decidieron quedarse a forjar su porvenir en la zona, recordaron que el lugar empezó a poblarse en las épocas en que existían las Quintas al Sur, hace más de 50 años, donde se cultivaban muchas de las frutas y verduras que abastecían al mercado local antes de que la población se fuera expandiendo.
En cuestiones de infraestructura no tienen mayores inconvenientes, pero sí conviven con una problemática que es común en muchos barrios, que es la de los baldíos que persisten sin que los propietarios se ocupen. Al respecto, Carelli señaló: "Lo que le pedimos a la Municipalidad es que nos ayude con este tema. Hace falta desmalezar los terrenos. Necesitamos que intimen al vecino que incumple y le cobren multas, aunque no les guste".
"No puede ser que haya familias que tengan que convivir acá con yuyales impresionantes, porque los dueños de los terrenos lindantes los cierran, dejan que los yuyos crezcan, y eso provoca la aparición de ratas y otras alimañas. A ese problema lo tienen varios vecinos", reclamó por último a la espera de una respuesta de parte de las autoridades que les posibilite a los habitantes del lugar resolver este inconveniente.

Comentarios