Secciones
Juicio a la Carmelita

En la inspección ocular al convento se estableció el régimen de entradas y salidas

Por pedido de la Fiscalía se puso especial atención en el lugar donde se encontraban los llaveros y en uno de los portones de acceso al monasterio.

Jueves 27 de Junio de 2019

En la ciudad de Nogoyá se realizó la inspección ocular en el convento de las Carmelitas Descalzas, una de las medidas que estaban previstas en el marco del juicio oral y público por Privación ilegítima de la libertad agravada que tiene como imputada a la exprioria Luisa Esther Toledo. Una comisión que encabezaron los tres vocales del Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguay, junto a los integrantes del Ministerio Público Fiscal Rodrigo Molina y Gamal Taleb y los abogados defensores, Miguel Cullen y Guillermo Vartorelli, recorrieron ayer por la mañana las instalaciones del monasterio.

Embed

Tiempo después la actividad continuó con una audiencia en los Tribunales de Nogoyá, donde se escuchó el testimonio de tres carmelitas.

Embed

No es el primer procedimiento que se realiza en el Carmelo de Nogoyá, ya que en la etapa de investigación se realizó un allanamiento tras el cual se incautaron elementos de prueba para la causa: látigos, cilicios y pequeñas fustas de unos 40 centímetros. En aquel momento el operativo había sido ordenado por el fiscal de Nogoyá, Federico Uriburu.

Embed

Colaboración

Según pudo reconstruir UNO, las carmelitas de la congregación colaboraron en todo momento con los funcionarios judiciales, que se dedicaron a recorrer las instalaciones del edificio. La recorrida duró aproximadamente una hora, sin ningún tipo de inconveniente, y en compañía de la actual madre superiora, Itatí Miño. La inspección de las diferentes secciones quedó registrada a través de una videofilmación, se tomaron imágenes del ingreso, en el área donde se reciben las visitas y se observaron las actividades del coro.

La comitiva presenció las características de las celdas, no solo de las monjas sino también de la zona donde se encuentran las chicas del noviciado.

También se tuvo acceso a la parte exterior, donde se encuentra el cementerio de la congregación.

En el caso de la Fiscalía, se puso especial énfasis en el portón por el cual se dio a la fuga una de las víctimas en las circunstancias que se conocen. Allí se constató la existencia de los candados.

“Se logró establecer dónde se encontraban los llaveros y qué nivel de custodia podían a llegar a tener los mismos, un dato que para nosotros resultaba determinante”, ilustró el fiscal Rodrigo Molina.

El funcionario recordó que como parte de la diligencia se visitó la cocina, la sala de computación y los talleres de manualidades, tejidos, porcelana y esculturas.

Testimonios y alegatos

Luego de este procedimiento, la delegación se trasladó al Juzgado de Garantías de Nogoyá. Allí se tomaron dos testimoniales, la primera a la actual priora del convento, Itatí Miño, y la restante a la carmelita que durante la gestión de Toledo ejerció el cargo de subpriora.

La religiosa respondió a las preguntas de la Fiscalía sobre el conocimiento que tenía de la situación, y en la audiencia “brindó un relato amplio y detallado, que ilustró al tribunal sobre aspectos que hacen a la causa”.

A renglón seguido se escuchó la declaración de una de las carmelitas que actualmente se desempeña en el monasterio, pero que en la época del mandato de Toledo era subpriora.

“Brindó pormenores de algunas cuestiones vinculadas con el objeto de la investigación. De esa manera el tribunal pudo establecer aspectos esenciales a la cuestión que se desarrolla”, amplió Molina.

Si bien estaba previsto una tercera testimonial, por pedido de la defensa se desistió de ese trámite.

Mañana será el cierre del debate con nuevas testimoniales para luego darle paso a la etapa de alegatos de clausura.

Pedido de pena

Con la presencia de la expriora Toledo –está obligada a presenciar los alegatos– las partes desarrollarán sus argumentos para solicitar una sentencia condenatoria o absolutoria. En el caso de la Fiscalía, solo se adelantó que se pedirá una pena de cumplimiento efectivo, aunque no se quiso precisar el monto de la pena.

Es casi un hecho que los defensores pedirán la absolución de su asistida, y luego restará conocer la fecha en que se dará a conocer el adelanto de la sentencia.

La jornada de hoy comenzará con el testimonio de un sacerdote, decano de la Facultad de Derecho Canónico de la Universidad Católica Argentina (UCA).

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario