Secciones
merendero

En el merendero Misión Solidaria necesitan ayuda urgente

En el merendero asisten a unos 150 vecinos, entre chicos y adultos, en el barrio Balbi. Precisan donaciones de alimentos, ropa, calzado y frazadas

Domingo 23 de Mayo de 2021

En distintos barrios de Paraná, cada merendero cumple un rol fundamental al garantizar un refuerzo alimentario no solo para los chicos de los hogares más vulnerables, sino también para numerosos adultos mayores que requieren ayuda. Pero a para de esta acción solidaria, las necesidades se multiplican cuando llega el frío: además de un plato de comida, una taza de leche calentita acompañada de un pan, una factura, un torta frita o lo que se pueda, también aparece la demanda de ropa de abrigo y calzado entre los vecinos carenciados.

La mayoría de los merenderos surgieron por determinación de algún vecino conmovido ante las condiciones a las que están expuestas muchas familias, sobre todo hoy, cuando la changa escasea y hay cada vez más privaciones.

Casi todos funcionan en base a las donaciones que la gente les acerca, y estos días, en los que nada sobra, se hace difícil contar con la colaboración habitual, por lo que deben redoblar sus esfuerzos para brindar contención.

Merendero Misión Solidaria 2.jpg

Por este motivo en el merendero Misión Solidaria, que funciona en la zona de España y bulevar Sarmiento, en el barrio Balbi –conocido también como La Bolsa, que es el nombre que tenía antes– tuvieron que reducir la frecuencia en la entrega de la vianda: el año pasado le brindaban el almuerzo dos veces por semana a más de 110 personas de la zona, principalmente a niños y a adultos mayores con menores recursos; y los días restantes se servía una merienda. Pero este número fue creciendo, y las donaciones mermando

.“Se ha sumado un montón de gente. Ahora son aproximadamente unas 150 personas, entre chicos y adultos, a las que asistimos. Les dábamos el almuerzo y la merienda al menos dos veces por semana, pero ahora no podemos y tratamos de brindarles un alimento aunque sea una vez a la semana”, comentó a UNO Soledad Osorio, quien empezó con esta loable tarea hace tres años.

A su vez, lamentó: “Nosotros no tenemos ninguna asistencia del Estado para esto, sino que lo llevamos adelante solo con la ayuda de la gente. En nuestra página de Facebook lanzamos una campaña solidaria, pero está muy difícil conseguir abrigo, cobijas, frazadas. Y lo vamos sosteniendo como podemos. Estamos en una época muy difícil por la pandemia, en la que mucha gente no quiere salir de su casa y por eso el tema de las donaciones está muy complicado. Así que estamos preparando comida una vez a la semana y a rajatabla”.

Seguir trabajando Con todos los protocolos, esta semana van a organizarse para que la gente no busque la vianda, sino que van a llevársela a la casa. “Cuando se cocina se entrega la vianda para que todos coman, y con la leche pasa lo mismo”, explicó Soledad.

Entre los insumos que necesitan con mayor urgencia mencionó una lista en la que se incluye carne, verduras, aceite, fideos, salsa de tomate, leche. “Lo más esencial es lo más difícil de conseguir. La carne y la verdura es a lo que más nos cuesta acceder. Y con este tiempo se precisan alimentos más calóricos. Hacemos polenta, guisos con legumbres, hemos hecho estofados también”, señaló.

Asimismo, aseguró: “Leche también necesitamos. Es una de las cosas que más hacen falta, sobre todo en estos tiempos, para poder hacer una chocolatada, una leche con café o mate cocido. Es más que bienvenida la donación de leche, porque se la podemos llevar a la gente a sus casas para que llenen las pancitas, acompañada con una torta frita, facturas o galletitas. Para los nenes esto es un privilegio”.

Asistimos a la familia completa, pero nuestra prioridad son los niños y los adultos mayores. Les llevamos las cosas a la casa para que no tengan que andar en el frío, y sobre todo estos días en que no se puede salir”, dijo, y subrayó: “También se necesita mucho abrigo. Por los temporales, en las casitas que no están en condiciones se les ha mojado todo, la ropa, las frazadas. Y el tiempo no ayuda para que puedan lavar y poner a secarlas”.

“Estamos en calle España al final, en la zona baja, descendiendo unos 30 escalones a mano izquierda, primer pasillo, en un portón blanco está el cartel del merendero”, describió, por si alguien quiere ir a conocer el trabajo que hacen o llevarles alguna mercadería que pueda sumar para elaborar un menú para quienes lo precisan.

“El merendero está en la casa de la familia, en el terreno donde vive mi madre con mis hermanos, yo estoy en el fondo y al costado mi hermana. Al frente de la casa armamos el espacio para el merendero, y es mi familia la que me ayuda ahora. Lo que precisamos además es colaboración para comprar el gas, porque se gastan dos garrafas de 15 kilos al mes para cocinar”, indicó.

En Facebook figuran como: Merendero Mission Solidaria. O se pueden comunicar con Soledad llamando o escribiendo al (0343) 154467309.

Historia del merendero

Sobre los inicios de esta iniciativa, Soledad contó que fue su hermana la que dio el primer paso, con ganas de hacer algo por los demás.

Lo compartieron en Facebook, yademás de la familia se sumaron otras personas para tender una mano. Comenzaron con un festejo para el Día del Niño, y si bien el grupo luego se disolvió, ellas siguieron colaborando a través de este proyecto, incluso mandando ayuda a María Grande y otras localidades.

“Después empezamos dándole una copa de leche a 10 chicos del barrio. Y de ahí no paramos. Hemos hecho cosas para Navidad, Día del Niño y otras tantas actividades, hasta que nos limitó la pandemia. Pero seguimos trabajando de una forma distinta y con todos los cuidados”, contó Soledad.

Por otra parte, refirió que en el barrio organizaron una cuadrilla que realiza un trabajo de limpieza, que comenzó siendo una labor solidaria también, para mantener el barrio en mejores condiciones, pero ahora pudieron sumarse con esta labor al plan Potenciar Trabajo y lo expandieron hacia otros lugares de la ciudad. “Hacemos todo lo que es mantenimiento del barrio, limpieza de casas, desagote de emergencias, y la verdad es que estamos trabajando a full”, concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario